The Spinto Band y Maxïmo Park en el Wintercase 2006

Como si de un cocktail de Red Bull y Nocilla se tratase, la jornada del pasado sábado del Wintercase San Miguel 2006 supuso un auténtico desmelene energético. Eso sí, como el blanco y el negro: dos extremos bien diferentes.

Los jovencísimos The Spinto Band derrochan testosterona en cantidad desmesurada. Y digo derrochan, porque no se puede vivir de la desmesura energética cuando detrás no hay mucho más. Un rato después Maxïmo Park lo explicarían mucho mejor que yo. Porque es que la saturación de los Spinto llega a irritar casi tanto como la robótica oligofrenia espasmódica de su repelente bajista. Cómo sería que en los momentos de mayor subidón, los tres guitarristas (no sé para qué, pero eran tres), y el bajista, parecían sacados de un concurso de air guitar para erasmus, pero con instrumentos de pega. La juventud es muy traicionera, y un par de pajillas antes de aparecer en escena no les vendría nada mal a estos chicos. Por supuesto pueden contar conmigo para ello en próximas visitas, si es que no están de exámenes o castigados sin postre.

   thespintoband.jpg

A decir verdad, y superando esta traumática sensación, los Spinto despiertan cierto interés. Incluso podrían convertirse en una buena banda si consiguen canalizar los excesos hacia la emoción, que falta les hace. Son como beatles primerizos que juegan con los coros y escupen las canciones como si estuvieran a punto de reventarles dentro, y eso no es malo si evoluciona como toca. Luego es que cuando un grupo tiene una canción tan redonda como “Oh Mandy”, pues se nota mucho que las demás no lo son. Y eso duele.

Y si encima teloneas a Maxïmo Park, pues ya puedes darte por muerto. Porque lo de Maxïmo es en esencia, todo lo contrario. Con una sola guitarra, un teclado usado inteligentemente y una sección rítmica impecable, demostraron como sacar adelante un sonido contundente, de arreglos difíciles y millones de matices a disfrutar. El sincero magnetismo de Paul Smith en escena es incomparable hoy por hoy en la familia indie. Poseedor de un gran estilo y de un muy hábil manejo de recursos, su presencia es arrebatadora. Casi como sus estrechísimos pantalones blancos, que le marcaban hasta el frenillo poniendo a prueba mi capacidad de concentración. A mí me encanta. No el frenillo, que también, sino ese look new wave de camiseta y sombrero, y ese porte de personaje irrepetible. Vamos, que le comerías desde el frenillo hasta el flequillo. Y de postre, el teclista.

maximo.jpg

Pero es que Maxïmo Park son mucho más que eso. Sus canciones me siguen pareciendo arriesgadas y efectivas, porque huyen de los estribillos fáciles pero levantan al público, y conectan por cómo consiguen sonar, y por lo rematadamente bien interpretadas que están. Por eso creo que vienen a ser el futuro del rock. Bueno, el presente. Pero abren una puerta que parecía inexistente, porque la modernidad viene haciendo evolucionar al rock hacia actitudes post que llevadas al límite, aburren (¿no te parece, Tom Yorke?) o si no hacia el puro revival, siempre resultón pero siempre fácil (¿o no es así, Jake Shears, guapa?). Lo de Maxïmo es tan básico y tan sustancial, que todavía está por construir. Que se lo digan a Lambchop, que en un estilo bien diferente viene a significar lo mismo, y ahí está una evolución modélica y una decena de discos impecables. Maxïmo Park no ha hecho más que empezar. Veámoslo crecer y disfrutemos de haber estado por una vez en el lugar y el tiempo adecuados.

La siguiente cita del Wintercase, el próximo jueves 23 con The Magic Numbers y su flamante nuevo disco, Peter, Bjorn and John, una de las sensaciones de la temporada, y unos Goodbooks a descubrir. A ver.

Ir al inicio de página...

Comentarios:

La verdad es que me gustó mucho Maxïmo Park. Especialmente el guitarrista, que desde un segundo plano lleva el peso de los temas con las florituras justas (que no pocas). Es difícil destacar cuando tienes un cantante que llena el espacio y tiene tanto carisma como el muchacho este. Además juegan mucho con los cambios de ritmo y con los silencios… me pareció un directo muy completo y potente.

Sin embargo Spinto Band me dijo muy poco. No digo que no tengan futuro, pero lo que oí y vi el sábado no me convenció en absoluto, a excepción de 2 ó 3 momentos puntuales… y estoy totalmente de acuerdo con lo que dices sobre Oh Mandy… deja en evidencia el resto de su repertorio… y vaya hostia que tenía su bajista

Lo dijo tonino el 20.11.2006 a las 11:31

lo que molaba de los spinto es el rollo ese “todos hacemos todo”, que si ahora hago coros, que si ahora toco el bajo, que si ahora los teclados, que si ahora cantamos todos… menos el de la batería que iba a su rollo y bastante tenía con seguir tanto cambio de ritmo trepidante. A mí me gustaron también los momentos instrumentales esos tan intensos, con todos a lo bestia aporreando los instrumentos pero muy bien coordinados.
Lo malo de su concierto para mí (aparte del excesivo histrionismo) eran las propias canciones, que eran muy difíciles de seguir para los no iniciados o los que no habíamos escuchado el disco, o lo habíamos hecho hace tiempo. Y oh, mandy es el temazo buen rollo de la temporada, pocas canciones te pueden poner de tan buen humor.

Maximo Park tremendos, mejor que en el fib, se les ve más rodados, y el bajo era como la antiestrella del grupo pero era el que llevaba todo el peso de las canciones, qué crack, y cómo sonaba. El cantante era pura adrenalina, porque ya no es que no parara quieto mientras cantaba, saltando gesticulando, viviendo las canciones, sino que no perdía la voz ni por un momento, y no se tenía que apoyar en coros o en el recurso fácil de poner el micrófono al público para coger aire como hacen la mayoría de cantantes latinos muevecaderas. Aunque claro, el público también es distinto.

Y qué caña, no? la cantidad de extranjeros que había en ese concierto, parecíamos una ciudad importante y todo, jajaja.

Lo dijo maiquel_nait el 20.11.2006 a las 13:55

Hombre, llamar histriónicos a Spinto Band después de ver a Paul Smith…

Lo dijo Grijander Meremorner el 20.11.2006 a las 17:38

ejem, histriónicos y niñatos añadiría. El guitarra – bajista poseido por el baile de sambito como diría un abuelo nuestro era un plasta. No estoy de acuerdo con el rollo nos cambiamos los intrumentos que sabemos tocar de todo, de hecho el más enano de todos dismulaba en el teclado, de hecho el teclista le corregía lo poco que hacía. Ah! solo fui capaz de escuchar al teclista en la de Mandy, ¿erá el de la fragoneta y le dejan hacer como toca?

Por cierto, a Morcillo Park le faltan canciones, necesitan un repertorio mayor.

M lo pasé bien que conste en acta…

Lo dijo Kramp el 20.11.2006 a las 18:12

En realidad es antes de ver a Paul Smith. Y es precisamente al verle, cuando caes en que lo de Spinto Band es pura pose adolescente y poco más.
Lo de Paul Smith también es pose, pero pose de estrella, como Mick Jagger, o David Byrne o Costello, en su primera época. Se mueven mucho y gesticulan más, pero cantan, interpretan y llenan el escenario con personalidad propia.
Eso es una rockstar, y lo otro, convulsiones varias…

Lo dijo Acid Queen el 20.11.2006 a las 18:17

Parece que el de El Pais no opina lo mismo:
Ver aquí

Lo dijo Chema el 20.11.2006 a las 20:04

Ahora ya sabes que mis críticas no las copio de El País… jejjejjejje… Ëste se quedó con la estrechez del pantalón y no pasó de ahí…

Lo dijo Acid Queen el 20.11.2006 a las 21:11

Ya lo sabía de antes (peloteo).


Esto es una prueba, para ver como funcionan las etiquetas html ya que he visto que funcionan: aqui.

Lo dijo Chema el 20.11.2006 a las 21:20

¿Mick Jagger? ¿Byrne? ¿Costello? Pues no le queda al Smith camino ni nada… Veremos dónde está el año que viene (ya no digo dentro de cinco). En lo que sí estoy de acuerdo es en que lo suyo es pose. Pero no hagas caso, porque Maxïmo Park me parecen tan infumables como Kaiser Chiefs, Kasabian, Scissor Sisters y otras modernas de temporada que, imagino, deben ser el colmo de lo cool. En fin…

Lo dijo Grijander Meremorner el 20.11.2006 a las 22:53

Ah! Y mucho me temo que el sombrero ocultaba lo mismo que el que lleva el tipo de Los Rebeldes… Habrá que ver lo que le dura el estrellato a Paul Smith cuando se le amplíe la frente hasta la coronilla. A mi es que me parece que tenemos hambre de conciertos, y cualquier medianía con denominación de origen fashion inglesa nos la pega.

Lo dijo Grijander Meremorner el 20.11.2006 a las 22:56

Madre mia!! el Grijander este no se entera!!, hambre de conciertos!! ni que hubiesemos tenido pocos en este mes, pero si no damos a vasto!!, al menos mi bolsillo,… tengo que mirar muy mucho a que me apunto y gracias que fuí a Maximo Park, pues me encantó. “Sobreactuado”!! madre mía, estoy de acuerdo con ácid, el del pais debio de quedarse mirándole el paquete y no le culpo….
The spinto Band no digo nada porque ya lo habeis dicho todo, les falta rodaje y el bajista podía hacerselo mirar.

Lo dijo La gatita norte el 20.11.2006 a las 23:04

Las cosas han cambiado mucho desde los tiempos de Costello o Byrne, querido Grijander. Ahora todo funciona de otra manera, y que una estrella tenga continuidad o no, depende de muchas más cosas. No me parece tan importante lo que esto vaya a durar, la historia está llena de cosas maravillosas que duran dos días.

Yo los comparo porque creo reconocer artistas de escenario muy parecidos, nada más. Esto no es OT, aquí no buscamos un producto.

Fíjate, en lo de Kasabian y lo de Scissor estoy de acuerdo contigo.

Lo dijo Acid Queen el 20.11.2006 a las 23:39

Jajaja… Me alegro de que coincidamos en algo, Acid. El caso es que deduzco, por tus estupendas Memorias a 45, que no eres precisamente un pipiolo, y por eso me sorprende más que los Maxïmo Park te la metan doblada. Y que conste que no me parecen lo peor, simplemente no les veo nada del otro jueves.
Perdona la pedantería, gatita, espero que no te enfades, pero se dice “dar abasto”. Y no creo que se pueda medir el rasero anual de conciertos por el superavit de noviembre, que efectivamete ha estado cargadito, aunque el Greenspace me haya parecido bastante penosillo. Véremos cuánta gente hay en Sparklehorse, que no vienen ni con San Miguel ni con Heineken ni con Caramelos Pictolín.

Lo dijo Grijander Meremorner el 21.11.2006 a las 00:49

Quizás sea por que tengo la horrible sensación de haber llegado tarde a todo. A los 70, que era cuando se inventaba todo. Y ahora, pues tengo mis necesidades… Maxïmo Park son un gran grupo. En medio de la New Wave, en el NY de finales de los 70, hubiera sido un buen grupo. Ahora, para como está todo, son un grupo de la hostia. Y ahí estoy yo para disfrutarlo.

Si consigo que me llegue el presupuesto, que no sé no sé, nos “veremos” en Sparklehorse, otros que también…

Lo dijo Acid Queen el 21.11.2006 a las 01:43

maximo park tienen que demostrar mucho en su segundo disco. y lo que sonó no fue muy allá, no? me pareció demasiado… anodino.
y yo creo que en el primer disco sí tienen canciones, tienen un buen puñado de canciones de las de disfrutar mucho en directo.
pero bueno, cada año el reino unido nos da un porrón de grupos, de los que al final te das cuenta que valen muy pocos. que son los que al final se quedan. yo creo que de la hornada de 2005 estos pueden valer, porque entre otras cosas, tienen cierta personalidad y no son tan clónicos como el mogollón que les rodea, donde producciones, guitarras, voces y peinados son iguales.
eso sí, la presión del segundo disco por aquellas tierras debe ser criminal.

Lo dijo maiquel_nait el 21.11.2006 a las 01:59

Deja tu comentario...