The GoodBooks, Peter Bjorn & John, y The Magic Numbers, en el Wintercase 2006

Estaba anunciado para las ocho, y una hora y media después, abrieron las puertas.
Inmediatamente aparecieron los GoodBooks. Asquerosamente jóvenes, suenan como a los Style Council de Paul Weller, pero acelerados y un poco destarifados. No tienen malas canciones y lo que pronto será su primer disco, puede estar muy bien. Habrá que seguirles la pista, por si acaso.

Peter, Bjorn and John demostraron que son algo más que la encantadora “Young Folks”. Con una formación básica, guitarra, bajo y batería, y unas armonías vocales más que notables, sonaron muy bien. Muchos pregrabados, demasiados, y muchos efectos en voces y guitarra, demasiados también, para una banda que sabe estar en escena y sabe crecer poco a poco hasta derrochar energía en un final artificioso pero espectacular. Ellos lo pasaron bien, y nosotros también.

Pero las estrellas de la noche eran The Magic Numbers. Y con ellos se desató la magia.

magicnumbers.jpg

No se puede hacer sonar mejor semejante repertorio de canciones magníficas, llenas de cambios de ritmo y de vueltas de tuerca. Y qué buenos arreglos.
The Magic Numbers son una banda en blanco y negro, y repleta de matices. Blanco, porque sus voces perfectas sobrevuelan la mejor tradición americana de Crosby, Stills, & Nash o Buffalo Springfield, porque su sonido es clásico, pulcro y navega entre en rythm’n’blues y el country, muy Creedence Clearwater Revival, pero sin dejar de ser pop brillante. Y negro, porque su excelente y espectacular bajista juega con líneas complejas muy funk, y porque la cadencia soul de buena parte de sus temas es irresistible y deliciosamente elegante. Qué buenos cantantes y qué buenos músicos. Y cuánto me gusta que tan gordos, fofos y melenudos, les vayan bien las cosas. Casi no recordé la pequeña decepción que, en sus primeras escuchas, me produce su nuevo disco. Si a eso le añades un estupendo talante en el escenario, el resultado es un concierto perfecto.
Yo que siempre fui de letras, ahora soy más de números. Eso sí, mágicos.

Y encima nos compramos el estupendo último disco de Jarvis Cocker, por diez euros.

En fin, que el Wintercase San Miguel 2006 acaba el próximo domingo con Surfin’ Bichos en plena forma. Allí estaremos.

Ir al inicio de página...

Comentarios:

Ains!! solo puede decir SNIF!! y BUAAAAAAAAAAAAH!!!! y que me alegro por vosotros… Bueno, no, no me alegro por vosotros que estoy muy envidiosa y rabiosa HIJOSDEPUTAAAAAAAAAA!!!

Lo dijo farrah, de un tono verde botella de passport el 24.11.2006 a las 19:01

pues te habrías puesto negra con los fotologgers chillones de al lado. ves? si todo fue para bien, estás mejor física y mentalmente.

Lo dijo maiquel_nait el 24.11.2006 a las 19:21

Deja tu comentario...