Rosvita @ Octubre y Betunizer @ La residenzia , 04/05/2010

Este pasado viernes se alinearon los astros para que tocaran en Valencia dos bandas con propuestas arriestagas y difíciles de clasificar. Rosvita en el Octubre y Betunizer en la residenzia. Fue como una especie de festival de avant-garde musical.La jornada la abría el trío madrileño Rosvita que presentaba su disco “Grandes tormentos“, un grupo del que se dice que se encuentran entre sonic youth y chiquito de la calzada y no les falta razón.  Sólo hay que ver al cantante-batería ataviado con pantalones de basket, medias a rayas de rugby, una camiseta sin mangas de lentejuelas y una cinta del pelo con un hielo que hace luces. Raro de cojones. Los Rosvita son el resultado de poner en una batidora pop, rock, psicodelia, post Rock, un chorrito de free jazz y una cucharada de las de café de tropipcalismo. Todo esto bien removido y servido en calices sagrados para saborear el toque surrealista del que hacen gala en canciones como “perro mono” (baladón!) o cuando el cantante canta con voz distorsionada sonando a los graznidos de una gaviota.
Durante 55 minutos hicieron un derroche de energía y ruido, tanto que acabaron sudadérrimos, el hombre del teclado no paró de lagartijear mientras aporreaba unos teclados muy chulos, como muy antiguos que sacaban un sonido casi circense. Para acabar, invitaron a subir al típico batería que hay en todas las salas (en cualquier sala no puede faltar un batería y un médico por lo que pueda pasar) a hacer ruido con ellos parte de la última canción mientras el batería cogía un trombón de varas y se paseaba por el aiditorio. Sin duda un grupo y un concierto totalmente distinto a todo.
La siguiente parada del día era la presentación del disco de Betunizer en la Residenzia. Los Valencianos acaban de sacar disco con BCORE sello del que ha salido gente que nos gusta tanto como Nueva Vulcano, Madee, New Raemon y como no, StandStill. Precediendo a los Betunizer tocaron dos grupos de corte Punk, nunca mejor dicho,  Sr. Colegiado y Capaje. Los primeros destacaron por los descacharrantes visuales que proyectaban sobre una sábana arrugada. Los segundos (que eran los primeros pero con un cambio en la alineación) salían con batas blancas manchadas de sangre y hacían mucho más ruido, no estaban mal. Punki, punki.
Llegó la hora de los de Benetusser y la pequeña sala se convirtió en un hervidero, se les queda pequeña la residenzia deberían cambiar al wah wah la verdad. Menos mal que había un aire acondicionado que no funcionaba pero mirarlo era reconfortante. Betunizer son el gran descubrimiento de Valencia, una apisonadora en concierto, pura adrenalina. Etiquetarlos me resulta difícil así que haré como la Rock De Luxe que se inventa estilos , Betunizer son avant post-punk-kraut-rock fagocitante. Lo de fagocitante no significa nada, pero mola. La propuesta del trío es arriegada, una especie de punk geométrico , percusión rápida y entrecortada, casi tribal y sobre ella guitarra y bajo rabiosos, tanto como la voz del cantante que chilla como Dios, o como el Diablo, porque como digo aquello era un infierno del calor que hacía.
Con los primeros trallazos y ritmos entrecortados de la batería, el público comenzó a zozobrar hasta sintonizar la vibración con la  del del grupo y convertirse en un gran moshing rezumante de sudor. Era muy divertido ver como parte del público interactuaba con ellos al estar al mismo plano, cogían los micrófonos, caían, se agarraban. Se nota de donde vienen los componentes porque ni se inmutaban. De todas formas estaban rodeados de amigos. Durante unos 50 minutos más o menos despedazaron el breve pero intenso disco (quien nace para morir ahorcado nunca morirá ahogado) mientras el público iba mermando por el clima insoportable que se creaba, calor mucho calor….exhaustos acabaron el concierto, bueno exhaustos es poco, casi sin aliento. Al final el público salimos a la terracita donde, no me preguntéis porqué, había un tío cortando un jamón e invitaba al público, seguramente para retormar fuerzas. Buen detalle.
Mención especial a cierto miliciano local que armado con un ukelele de los pros gozó de los conciertos de tarde y noche, y amenizó el cotarro con provocaciones a los artistas y arengas al público. Una risa. Mítico fue el momento cuando se giró y dijo gritando, “no aplaudáis que son de Benetuser“. Buenísimo.

Ir al inicio de página...

Comentarios:

Lo dijo Bekapop el 07.06.2010 a las 20:16

bekapop, t’has equivocat de post

Lo dijo Fabreta el 08.06.2010 a las 23:41

ahhh!!! pues si …

Lo dijo Bekapop el 10.06.2010 a las 11:39

Deja tu comentario...