La trampa de Prison Break

prison-break.jpgReconozco que al principio me enganchó. Algo que no tiene mucho mérito teniendo en cuenta lo que me pone el ambiente carcelario, multirracial y descamisado, lo guapo guapísimo que me parece su protagonista, un Wentworth Miller tatuado y descamisado también, y aquel entrañable detalle en que uno de los presos más descamisados decide provocar un motín cantando a voces por toda la galería aquel “Eres tú” que compuso Juan Carlos Calderón para Mocedades y para gloria de la música popular española. Claro que me enganchó. Ni siquiera me importó que el ambiente carcelario estuviera repleto de tópicos rancios y camisas Giorgio Armani, ni que el guapo guapísimo, de nombre impronunciable Wentworth, fuera más inexpresivo que la China Patino en pleno coma irreversible. Ni me pareció sospechoso que un montón de presos depilados se supieran de memoria el “Eres tú” en castellano y en pleno siglo veintiuno.

Pero ahora es momento de reconocer la verdad: Prison Break es una mierda. Nada se sostiene por ningún lado. Cuando yo era joven y superfan de Melrose Place, no me importaba que el guión fuera inverosímil, ya que con cuatro golpes de efecto Michael Mancini se tiraba a su cuñada en la casa de la playa, y Kimberly con su cara desfigurada tras aquel accidente, intentaba ahogar a Amanda en la piscina y todos éramos televidentes felices. Pero a Prison Break se le supone una buena dosis de realidad. Es lo que cabe esperar de una tan planificada fuga, unos planes tan minuciosos y una trama política tan supuestamente sofisticada.
Pero es tanto lo que parece en Prison Break, y tan poco lo que finalmente es, que se hace evidente la decepción capítulo tras capítulo. Absurdos giros de guión con el único objeto de andar preparando la segunda temporada, personajes que adquieren artificial relevancia para luego ser olvidados como si no existieran, supongo que por la escasa audiencia que despertaban, o cuestiones puramente técnicas que sonrojan a cualquiera por lo falsas que resultan, empezando por la codificación de los planos en forma de tatuajes figurativos y terminando por el mágico uso de sustancias químicas con efectos milagrosos…
Y lo que es aún peor: muy poca actitud de clásico, y sí mucha de situaciones manidas, infantiles y tontorronas, que no es lo mismo. De todas las grandes producciones para televisión que gozan de gran éxito en los USA, Prison Break es de las que más pronto se desinflan: carece del gancho de la ciencia ficción desmelenada de Perdidos, o de los ingeniosos diálogos y situaciones de Mujeres Desesperadas, y se apoya en una intriga hueca y una acción torpe y tremendamente tramposa.

Hoy la Fox emite los dos últimos capítulos de la primera temporada. Y espero que la vicepresidenta de los EEUU termine siendo un lagarto extraterrestre de V empeñado en dominar el planeta, el preso por asesino pederasta se revele como un concursante de un reality a punto de ganar el millón de dólares, y la doctora resulte ser lesbiana promiscua y agente del Mossad, porque como se empeñen en concluir la historia como si fuera un drama de superación y coraje entre hermanos duramente golpeados por la vida, no me quedará más que repetir lo dicho: una mierda.

Ir al inicio de página...

Comentarios:

y recordar que todos los presos son unas personas excelentes, y ya lo eran fuera de la prisión. lo que pasa es que fueron traicionados por alguien y acabaron en el trullo por las buenas.
los malos malísimos con oscuros pasados e intenciones son siempre los carceleros y funcionarios de prisiones, que merecerían estar todos en la silla eléctrica por lo menos.
por malos.

a ver cómo termina la temporada; en eeuu ya van por el 10 de la segunda, pero depende del final de esta me dignaré a continuar o la olvidaré para siempre.

Lo dijo maiquel el 13.11.2006 a las 14:30

Cuando me hablábais maravillas de la serie intenté verla pero la verdad es que me empecé a aburrir bastante. Menudo rollo para salir del trullo. Con una miniserie hubiese bastado.

Yo con mi rollo de siempre: Battlestar Galactica.

Lo dijo Chema el 13.11.2006 a las 16:05

Vale, es cierto que cansan bastante “las coincidencias o casualidades” que aparecen siempre para evitar que los pillen y que por tanto la serie acabe, pero oye!! era un buen motivo para quedarse en casa los lunes noche, te recuerdo Acid que nos enganchamos a “motivos personales”… ja,ja,ja… También es verdad que hay series mucho mejores pero antes que ver “el comisario” me trago esto.

Lo dijo La gatita norte el 16.11.2006 a las 20:20

Añadir que el peor con creces de la serie es el hermano del prota, ese si que no cambia de expresión, siempre tiene la misma cara….. ¿vendrá de familia? porque ahora que recuerdo al hijo del hermano (del que ya no se sabe nada) también le pasaba lo mismo…. y que me dices del guiño a Frankestein cuando el loco roba la bici…. lo comentamos y fue muy curioso.
Igual pasa como en Melroseplace (al principio era moña) y ahora es cuando se pone interesante, la vicepresi mira que nos ha sorprendido!!….

Lo dijo La gatita norte el 16.11.2006 a las 20:24

Deja tu comentario...