Josh Rouse @ Loco Club

No había más que escuchar el precioso “Josh Rouse & The Long Vacations”(2011), para suponer que la presentación de esta noche en Loco Club iba a ser una auténtica delicia. Sin embargo Rouse ha ofrecido un concierto correcto, de pop de autor con buen gusto y pegadizos temas de siempre.

Yo la verdad es que esperaba un set con contrabajo, percusión y guitarras varias, a medio camino entre el pop delicado y jazz embrujado de bossa nova y otras selectas raíces, algunas por supuesto, mediterráneas, y desde luego mucho más íntimo de lo que ha resultado ser: mainstream para todos los públicos que no ha dejado brillar los últimos temas como merecen, pero que ha hecho las delicias de un nutrido público más Black Note que Loco Club, que conoce al personaje y sus canciones aunque le cueste callar, escuchar, y finalmente entregarse y disfrutar.

Porque solo con canciones como “Lazy Days”, y ese aire cabaretero de ambiente ahumado y decadente, la frágil y bellísima bossa nova “Fine fine”, o “Movin On” que parece querer convertirse en la banda sonora del inicio de cada mañana, puede conseguirse un ambiente tan acogedor y emocionante, como el de la grabación.

Esta noche, la intención de Rouse ha sido bien diferente. Y eso que la imperecedera “Quiet Town”, un maravilloso “Come Back” o el “Winter in the hamptons”, que cerró el concierto, y que sigue pareciendo sacada de unos primerizos pero domesticados The Smiths, son incontestables. Y una cosa más: a estas alturas uno esperaba que la dicción de Rouse en castellano fuera inteligible. Pero no, porque “Las voces” pareció cantada en sánscrito, y “Valencia” (un tema que me horroriza en disco, pero en el que hoy he creído ver una cierta ironía reconfortante), casi que también. Por cierto que me pregunto si el selectivo uso del castellano por Mr. Rouse, se ciñe solamente a “un toque folclórico y jajajá”, o piensa tomárselo en serio, porque empieza a ser mosqueante.

Quienes siguen sorprendiendo son Caio Bellveser y Chema Fuertes (Maderita, Alondra Benthley), que crecen de un año a otro hasta ser ya definitivamente imprescindibles, brillando incluso en los coros missyou que son parte importante en muchas de las canciones.

En definitiva, un buen concierto aunque decepcionante para quien como yo, esperara la presentación de un último trabajo que merece mucha más atención. Yo no pierdo la esperanza.

Ir al inicio de página...

Deja tu comentario...