El suicidio de Michael Jackson

mj.jpg

La muerte física de Michael Jackson parece sorprender más de lo que imaginaba. Leo y escucho estos días, cómo nadie se esperaba algo que yo creo, venía anunciándose desde hacía muchos años. Las habituales cohortes de aduladores y charlatanes televisivos que campan a sus anchas y creen saber de todo y de todos así lo aseguran, mientras vierten barbaridades como lo de “inventor del pop” o “músico revolucionario”.
La prensa del corazón y la víscera está de suerte: ahí tienen un temazo en formato culebrón que llenará los espacios de televisión, y podrán dejar en paz a Soraya y su dicción para el resto del verano. Y eso que no hablaban de un Jackson desde que Janet enseñó una teta en aquella emisión televisiva. Esa es la importancia que le dan a la música, una teta, o una muerte anunciada en la que muchos se empeñan en ver misteriosos enigmas por resolver. Si no, ni la nombran.

No me importa. Posiblemente el pequeño Jackson se ha ganado a pulso esta feria mundial de la gilipollez, donde hasta Belén Esteban tiene algo importante que decir.
Me importa que la muerte física de Michael Jackson, no sea más que el desenlace de un suicidio asistido por todos. Y Michael, el artista, necesita ser tratado con la dignidad que merece. Ni más, ni menos.

Por eso me revienta ver por TV a Berry Gordy, fundador de esa cárcel-hospicio llamada Motown, que tantas alegrías nos dio en forma de canciones, pero que tanto exprimió a sus esclavos y manipuló sus talentos, hablando de Michael como si hablara de un hijo. Valiente sinvergüenza.
Pero ante todo, alucino con la ligereza con la que se trata la carrera artística del músico. Seamos realistas: si nos ceñimos a lo estrictamente musical, Michael nunca se inventó nada, ni revolucionó nada, ni influyo prácticamente en nada. Porque si no, va a resultar que cuando muera Stevie Wonder, uno que sí se lo inventó y revolucionó todo, no vamos a saber qué decir. El propio Michael admitía haberse apropiado de lo mejor de los mejores, algo que en sus mayores éxitos resulta evidente y lógico, y además no les resta importancia ni valor. Porque Michael pertenece a esa estirpe de artistas, como Madonna o David Bowie, que han sabido beber de las mejores fuentes, y rodearse de los mejores talentos, para potenciar una personalidad propia y crear una marca. Pero revolucionar la manera de hacer música, la manera de sonar, eso es otra cosa. Michael fue un gran revolucionario en cuanto al sentido del espectáculo. En eso sí fue el primero, el único, el más grande y el más imitado. Y es por eso, y por unas cualidades interpretativas insuperables y un estilo propio, por lo que se convirtió en eso que todos llaman “rey del pop”.

Porque no nos engañemos: entre los primeros éxitos teledirigidos al frente de los Jackson 5, y las fantásticas grabaciones de finales de los 70 como The Jacksons, la carrera paralela en solitario de Michael es más bien mediocre, rozando en ocasiones lo ridículo. Fue a partir de la edición de On The Wall, ya en 1979, para mí su mejor disco, y gracias a la mano mágica del gran Quincy Jones, cuando Michael se convierte en el Michael que todos conocemos y admiramos. Una racha de grandes canciones y espectaculares campañas que solo le duró un disco y medio más, Thriller (1982) y, haciendo un esfuerzo, Bad (1987). Eso es todo. Porque a partir de ahí empieza el suicidio artístico del gran Michael: megalomanía y excentricidad patológica que se refleja en el color de su piel, y lo que es mucho peor, en sus grabaciones repletas de composiciones vulgares y producciones chirriantes. Un suicidio asistido por sus millones de fans que siempre justificaron sus salidas de tono, y por los que le rodearon y se beneficiaron ante un declive artístico y personal de cuyo final ahora todos se lamentan.

No me importa si Michael fue un pederasta. No se si se beneficiaba a los niños, o los padres de esos niños se beneficiaban más que él; aunque sospecho que esta segunda opción es mucho más inmoral y precisa. No me importa si su piel se clareó espontáneamente o inducida por extraños experimentos. Me importa que su música y su talento palideció hasta pasar de “rey del pop” a “bufón de la corte”, hasta parecer un mal fake, una broma.

Siempre adoré al Michael Jackson que compuso Beat it o Don’t Stop Til’ You Get Enough, al que interpretaba Blame It on the Boogie junto a sus hermanos haciendo bailar a medio mundo, o al que hipnotizaba a todos con sus bailes en el vídeo de Smooth Criminal. Y ese es el Michael que pienso recordar y reivindicar siempre que sea necesario. El genio creador que compuso, puso voz y coreografió, una sencilla canción de solo 117 golpes de bombo por minuto, con una línea de bajo grandiosa, una orquestación contenida, y un estribillo memorable: ese monumento a la música de baile, de raza y de pasión, que se llamó Billie Jean.

Cinco minutos escasos, que serían suficientes para agradecerle su paso por este mundo.

Imagen de previsualización de YouTube
Ir al inicio de página...

Comentarios:

Aysss… qué a gusto m’he quedao…

Lo dijo Acid Queen el 29.06.2009 a las 21:46

Joder Acid, que bueno y que bien escrito, leche!

Lo dijo antoinette el 30.06.2009 a las 00:31

La verdad es que es una pena. Este hombre no necesitaba para triunfar ni ser Blanco, ni casarse con la hija de Elvis, ni tener tres Hijos, ni nada de todas las tonterías que ha hecho. Él ya había triunfado.

Lo dijo bekapop el 30.06.2009 a las 10:49

después de Bad el personaje se comió al artista, cierto, y ya al final de la carrera (hablo de sus últimos discos), la parodia o el esperpento se lo comió todo.
Aún así hay que reconocer que hubo ciertos hitos en la carrera, como el hecho de anunciar su nuevo vídeo mucho antes, y tener expectante a casi todo el mundo. Black or White a mí nunca me acabó de gustar como canción, pero el video fue todo un fenómeno, con sus morphings finales y la polémica de chichinabo de la pantera-hombre rompiendo el coche. vaya chorrada.
y luego sacó otro video, más caro todavía, e igual de “hítico” que no acabó de cuajar tanto, y que a mí me parece de lo mejor que ha sacado, que fue “Scream”, con su hermana Janet, el primero grabado en digital y “montado” enteramente por ordenador o algo así.
Y yo, a los quince años, era superfan de sus cajas de ritmos. Ahora creo que no las soporto.

Lo dijo maiquel_nait el 30.06.2009 a las 13:57

De lo mejor que he leido sobre esta enorme pérdida que a tantos nos ha dejado k.o.

Lo dijo josep m. fernández el 30.06.2009 a las 19:22

Yo siempre he flipado, sobre todo desde que se le fue la chapa, que ése tío, con las pocas luces que parecía tener, moviera el imperio de pasta que movía, revolucionara el mundo del vídeoclip y de las producciones y todo eso… no sé, de Madonna, Bono , Springsteen y toda esa gente te lo crees porque son tíos centrados , pero de Jacko… no lo veía capaz. Debe haber estado bien aconsejado y/o manipulado durante toda su vida.

Hasta tuvo unas zapas, os acordáis de las L.A Gear de Jacko?.

Lo dijo Antoinette el 30.06.2009 a las 20:59

Si señor! Lo mas lúcido que he leído en estos días.

Lo dijo sais el 30.06.2009 a las 21:12

No podría Florentino devolverle a la vida…?
Jacko se hizo blanco por le madrid fijo.
Que si, que si puede.

Lo dijo Antoinette el 30.06.2009 a las 21:25

Seguro que MJ debía una pasta a Florentino… jajja…

Lo dijo Acid Queen el 30.06.2009 a las 22:45

sí senyor, Rafaelín, ho has encertat de ple.

Lo dijo Dj Pay el 01.07.2009 a las 01:04

Aunque Acid sea partidario de que los propios de la pagina no nos demos autobombo, es imposible no felicitarle por este artículo porque es impecable!

Lo dijo Templeton el 01.07.2009 a las 08:34

Gran post, sí señor
felicidades
;-)

Lo dijo Tonino el 01.07.2009 a las 13:51

MICHAEL FUE UN EXCELENTE CANTANTE PADRE MUSICO HIJO Y HERMANO QUISIERA SER COMO EL

Lo dijo JOSE ALEJANDRO el 15.07.2009 a las 16:51

pues de lo que no queda duda es del gran dominio escenico y psicologico que tenia y con eso podia hacer gigante todo lo pequeño. De admirarse.
A pesar de las sombras de su vida, la luz de su talento artistico brillara por siempre aunque a muchos les encandile esa luz.
Ahora nadie podra apagar su brillo por mas que quieran. Su vida privada era eso :privada.Solo nos debe interesar lo que nos lego: placer,musica,baile,canto y enseñanza del domino escenico EN TODOS LOS ASPECTOS.
Por siempre MICHAEL JACKSON la nueva leyenda insuperable.

Lo dijo jacky patsy el 07.08.2009 a las 20:06

El Show del Vacío se presentará este fin de semana, IRONICAMENTE el sábado en el monumento A la Revolución y el domingo en el Ángel de la Independencia.
no se sabe si como “celebración” del bicentenario de estas dos mentiras, o como homenaje al icono contemporáneo de la soledad, el maltrato infantil y desestimación del propio ser, consecuencia de la descomposición social de su país. Sin embargo entre más necrosado, más apestoso y nauseabundo sea el tejido mas aspira la gente sin sueños, sin valores, sin cultura, sin oportunidades a adquirirlo y a querer ser parte de algo que no sirve para nada.
Como se requiere mucho mayor esfuerzo ser uno mismo, el saber quien se es, aceptarse como tal y que es lo que se puede y se quiere hacer para uno mismo y para los demás y esforzarse para ser mejor e incluye una alta dosis de desolación, desilusión pero también de fuerza y valor, es mucho mas fácil sumarse a la nada, se cree que así por lo menos si uno no se reconoce a sí mismo, alguien los reconocerá en bola, pero la nada es la nada.
Esqueletos sin carne, sin rostro, asfixiados, desahuciados, sin propia voluntad, danzaran anónimos y ajenos al verdadero y demagógico objetivo de este evento, seguramente usando un tapabocas y bañados en antiséptico.

Lo dijo dickacco el 26.08.2009 a las 05:07

Deja tu comentario...