Crónica Wintercase 2008, Valencia.

wintercase.jpg

Bueno, ya ha terminado el San Miguel Wintercase 2008, y ahora es buen momento para hacer balance y plantearse, de paso, una serie de cuestiones.

Lo primero es hacer balance de lo importante, que en este caso, es lo musical. En este aspecto, como ocurre en este tipo de eventos, ha habido de todo, aunque el regustillo final es francamente positivo.
El cartel de este año mostraba cambios con respectos a los de otros años y sobretodo dejaba ver una apuesta por grupos menos conocidos, muchos noveles, de menos caché y menos tirón. Época de vacas flacas sin duda, que obliga a buscar nuevas alternativas de cara a ofrecer algo que apetezca, algo rentable, y sobretodo y lo primero, poder celebrar el festival.

las imágenes están sacadas de la web oficial del Wintercase 2008.

A la fiesta de presentación no fui, pero Templao me ha hablado maravillas de My Brightest Diamond, que se ve que dio un concierto intimista, emocionante y muy bien ejecutado.

wintercamp.jpg

El festival en sí se abrió con Ra Ra Riot, una jovencísima banda novel norteamericana, que mostró sus carencias y sus virtudes ante más de media entrada en el Mirror. Sus carencias son por un lado la falta de rodaje, por otro los fallos de sonido (el técnico o no conocía las canciones o estaba durmiendo) y por otro la falta de algún gran hit que haga llegar su propuesta más lejos. Aún así, esto lo suplieron gracias a sus virtudes, personificadas en un animoso dueto de cuerda que daba a las canciones un toque “diferente”, y las ganas que le pusieron los miembros del grupo. Todo lo contrario que los cabezas de cartel de ese día y del grupo con más tirón popular (sobretodo para gente más joven) del festival, tras salir victoriosos del Summercase, los británicos Los Campesinos!. En el Wintercase se mostraron ramplones, sosos y lo peor de todo para un grupo como ellos, aburridos. Nadie entiende por qué han sacado dos discos tan poco separados en el tiempo, sobretodo cuando el segundo es una especie de versión aburrida del primero, copiando estructuras e ideas, pero con resultados peores. Las canciones sonaron todas muy similares, con mucho efecto especial pero poca diversión. Sólo durante los hits más conocidos del grupo, lograron animar al público, que, por otra parte, estaba bien receptivo. Una pena. Lo del cantante entre el público al final, sonó a pantomima. Decepción.

wintermaga.jpg

La segunda jornada se abrió con los madrileños Hola a todo el mundo, todavía sin disco publicado. Extraña formación, extensa y poliinstrumentista, para cantar canciones largas y cambiantes, buscando la sorpresa. Todo esto aderezado de cambios de instrumentos, percusiones varias (desde tambores y bombos a triángulos, castañuelas y platillos), acordeones, violines, guitarras… Partiendo de un folk algo alocado con momentos vocales interesantes. Les falta ensayar bastante, y tener cuidado en dirigir y controlar el barroquismo de su propuesta, pero por lo pronto son un grupo a tener en cuenta, por singularidad y proyección.
Maga fueron los segundos espadas de ese día, con un concierto en formación power trío de grandes éxitos. Sin programaciones ni efectos especiales: bajo, guitarra y batería y la voz como instrumento más característico. Tuvieron algún problema con el sonido del bajo, pero se notaron las tablas y no fue un serio hándicap. De hecho, sonaron espectaculares, contundentes y precisos. Con la voz perfecta, y la banda eléctrica y enérgica, fueron desgranando éxitos de ayer, hoy y siempre, y presentando un temazo de su próximo álbum. Los mejores momentos se vivieron al son de Diecinueve, Agosto esquimal, Medusa o Una piel de astracán. Conciertazo.
Seguidamente fueron los supuestos cabezas de cartel del día, los suecos The Radio Dept, que venían a presentar su último EP. Y no se entiende que un grupo con su experiencia (tienen 3 discos y una pila de EP’s) dieran un concierto tan… malo. Por muchas cosa. Porque sonaban muy mal, con esa percusión de lata que parecía de karaoke ochentero. Porque tocaron mal, con varias equivocaciones imperdonables. Porque sonaron planos, muy planos, planísimos. Y por la actitud que mostraron, haciendo parecer aquello más un ensayo con público que un concierto por el que habíamos pagado. Ful de Estambul y de los grandes.

winterscott.jpg

Y el último día se presentaba como el más tranquilo de todos, el más minimalista, y el más… adulto, por decirlo de alguna manera. Se notó la falta de gran reclamo, nacional o internacional porque fue el día con menos público de todo el festival (ser domingo ayudó). Sin embargo, fue de largo el mejor día.
Empezaron Cuchillo y su eterno show de 30 minutos (cuándo les dejarán tocar 45 por lo menos?). Set list corto (4 canciones) pero muy bien elegido, y bien interpretado. Propuesta minimalista a caballo entre el folk (o el post folk que mola más) y la experimentación, con batería y guitarra más voz en el escenario, y un conjunto de pedales y loops que hacían crecer y desarrollarse a las canciones poco a poco. Propuesta muy interesante, con buenas canciones bien llevadas al directo. Con un poco de suerte y apoyo deberían tocar fuera en breve. Lo merecen.
A continuación los suecos El Perro del Mar salieron a escena. De nuevo un dúo a escena, esta vez sin percusiones, con chica a la voz, guitarra y piano y chico con guitarra y xilófono más coros,… y fuelle al final. Propuesta arriesgada, muy íntima, muy delicada, que sonó estupendamente pero no llegó a conmover como desearía que hubiera hecho. Aún así, buena nota para los suecos.
Y la sorpresa final fue el australiano residente en NY Scott Matthew, del que seguramente, si la vida es justa, en 2009 no dejaremos de escuchar hablar. A medio camino entre Antony, Elvis Costello y Bowie, y con una apariencia entre curiosa y repelente, Scott fue desgranando su disco dejando con la boca abierta al personal en cada canción. Con su ukelele, y acompañado de piano, bajo (y un instrumento curioso, como un xilófono de bolsillo) y violoncello, y sobretodo con su voz, nos fue acongojando lentamente, con momentos de piel de gallina de los buenos. Hacía tiempo que no escuchaba una voz tan cálida y expresiva a la vez, y unas canciones que sabían como aprovecharla. Conciertazo. Y el público entregado y sobrecogido, y rendidos al humor, la personalidad y la apariencia del cantante. El final con versión de Moonriver, y el dueto con El Perro del Mar fue ya para enmarcar. Qué gusto da cuando estás en un sitio y piensas que menos mal, porque es de las cosas que no se olvidan, y de las que siempre dirás: yo estuve allí. Gran punto y final al Wintercase 2008, sin duda.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Extramusicalmente surgen algunas cuestiones de las que debatir largo y tendido. Las más importantes sin duda competen a la continuidad del propio festival, y a la idoneidad de la sala elegida.
La continuidad del festival, este año más que nunca se vuelve a poner en duda viendo los resultados de público que ha habido. Es cierto que los cachés no serían tan altos como otras veces, pero solamente con Los Campesinos! se vio una más que buena entrada. La segunda jornada fue más floja (sobretodo tras terminar Maga), y el último día éramos poca gente, pero, y hacía tiempo que no me daba esa impresión, todos habíamos ido a ver los conciertos. Eso último está muy bien para el público presente, pero no se si para los organizadores y los patrocinadores es buena señal.
Desde aquí animamos a quien sea a que se repita la cosa, ya que es de lo poco que saca a Valencia del letargo conciertil, y siempre trae cosas interesantes, y por descubrir.

Por otro lado podríamos comenzar un debate sobre la idoneidad de celebrar el mismo en la sala Mirror. Por comodidad, accesos, sonorización y tamaño, obviamente, la respuesta es sí. Sería dificil encontrar un sitio mejor acondicionado para un evento como este en Valencia.
Por otro sería estupendo que hubiera un jefe de sala competente y unos empleados los suficientemente profesionales e inteligentes como para no hacer ruido ni hablar en los momentos más íntimos y bajos de volumen de los conciertos. Que picar hielo o contar monedas se puede hacer en los descansos entre canción y canción, y hay que tener pocas luces para no darse cuenta que eres la única persona de la sala hablando en ese momento, y que las caras que te miran no es por lo bien que llevas el peinado, sino porque molestas.
Los conciertos son lo que tienen: existen las canciones lentas. Una pena y un terrible descubrimiento, pero existen. Así que si ya nos metemos con el público que va a hablar a los conciertos, ya es patético que existan también camareros que molesten. Y más en momentos de la delicadeza de Scott Matthew, el Perro del Mar o Maga.
He dicho.

Ir al inicio de página...

Comentarios:

Vaya, al final ayer no pude ir, parece que me perdí una buena. Lo de las camareras del Mirror clama el cielo… menudas mamarrachas!

Lo dijo Feer el 02.12.2008 a las 02:28

Lo de Los Campesinos no tiene nombre, son de lo más sobrevalorado que he visto, aunque no me sorprendió porque tampoco les veo gran cosa a los discos. Lo de Radio Dept. es una tomadura de pelo a todos los niveles. Sin más. Y lo de Scott Matthew es todo lo contrario. Matthew es uno de esos tipos que han debido vender su alma para poseer ese genio. Por su garganta desfila toda la escuela de otro Scott, Scott Walker (Bowie, Costello, Hannon, Jarvis…), y por su sensibilidad campan a sus anchas tanto Bacharach como Karen Carpenter… Una maravilla que seguro tiene mucho más por decir, y que seguro seguro, no nos vamos a perder.

Lo dijo Acid Queen el 02.12.2008 a las 10:49

Desde Micah P. o Antony , no me emocionaba tanto con la música… que joya. Empieza la era Scott ..

Hasta a Acid que no le gusta nada ni nadie, le gustó…

Lo dijo Antoinette el 02.12.2008 a las 12:57

Ay, yo llevo dos días enchufada al disco en el ipod y me encanta.

No se si será porque estoy algo sensiblona pero su voz y las letras me ponen los pelos de punta…

Lo dijo Farrah el 02.12.2008 a las 14:14

Dos cositas: Lo del bullicio en los bolos no es sólo cosa de Mirror. Da grima vayas donde vayas. Y Cuchillo ya han tocado fuera varias veces (gira USA incluída), y con éxito.

Lo dijo Grijander Meremorner el 02.12.2008 a las 14:27

Para que sigáis reviviendo al genio otra vez
http://www.fabchannel.com/es/scott_matthew_concierto/2008-05-01

Que vuelva a Valencia ya! o si no se ha ido, que toque actúe otra vez!!

Lo dijo Antoñita la Fantástica el 03.12.2008 a las 00:07

jur, grijander, pues no sabía lo de la gira de cuchillo. yo me esperaba que los llevaran al SWSF ese o como se llama, la feria deiscográfica-festival que hacen en EEUU que es un escaparate de grupos, y que la SGAE y la Generalitat de Catalunya patrocinan a grupos para que toquen. Lo malo es que la SGAE lleva a grupos como Dorian y la imagen debe ser buena…
Y sobre el bullicio, yo es que me refiero a que estaba el público callado, y el bullicio lo montaban las camareras y los seguratas. inaudito.

Lo dijo maiquel_nait el 04.12.2008 a las 10:22

Por cierto, en el rockdelux de este mes viene un reportajillo escrito por uno de los Cuchillo sobre la gira americana (por lo que cuenta acabaron bastante contentos).

Lo dijo Farrah el 04.12.2008 a las 10:39

ves? eso me pasa por no haberme comprado la rockdelux todavía.

Lo dijo maiquel_nait el 04.12.2008 a las 14:30

Qué buenos son Maga, diosssssssss

Sonaron perfectos incluso cuando el inalámbrico del bajo cascó

Ayssss

Lo dijo Tonino el 04.12.2008 a las 18:15

Deja tu comentario...