Crónica resúmen Primavera Sound 2008. El Viernes.

El Viernes es el primero de los días grandes del Festival. Aunque cada vez más, por cartel, se igualen las cosas (de hecho me atrevo a decir que había más gente el jueves que el viernes), este día era el primero en el que se ponían en marcha todos los escenarios (el jueves ni auditori ni escenario Estrella Damm (el grande) tuvieron programación).
Así que allí que acudimos, con la lluvia amenazando (no en vano ya nos llovió saliendo del hostal) y con ganas de ver qué nos deparaba el festival. El grueso de los alababarada and friends llegó pronto, lo que hizo que pudieran comprar entradas-reservas para ver a Portishead en el Auditori. De hecho, pillamos las últimas, y gracias a que poco antes de nosotros dejaron de vender 2 por persona. De esta manera, el planning dio un vuelco, se tacharon cosas y se abrió la puerta a Portishead de nuevo, ou yeah.
Lástima que las colas y el retraso en el Auditori hicieran que nos perdiéramos más de lo programado, pero en todas partes no se puede estar.

Ahí va la crónica de lo visto el Viernes del Primavera Sound 2008.

VIERNES 30 DE MAYO DE 2008.

The Right Ons 18:15 Escenario CD Drome
right ons
¿Alguien recuerda aquel flamante primer disco de Black Crowes donde versioneaban el “Hard to handle” de Otis Redding? Pues así son los Right Ons. Una banda de rock vigoroso metida a soulera con morro y con oficio. El resultado es arrasador. Y si a eso le añades que son todo un combo completísimo, con sus metales, y su hammond, y que sus cantantes son auténticos animales de escena, ya empieza a parecer imposible. Y siendo españoles, más. Animaron la a escasa clientela de primera hora de la tarde y se dejaron la piel luchando contra el sonido saturado hasta la crispación, que colapsó ese escenario durante todo el festival. Y regalaron maracas voladoras. Que sí, que sí, que la Gatita tiene una.
ACID QUEEN

The Cribs 19:10 Escenario Estrella Damm

Pues qué pena da empezar mi crónica con uno de los chascos -para mi- del festival. Men’s needs, Women’s needs, whatever es uno de los discos que más he oído de este 2007. ¿Por qué? Facilitos, hits breves pero contundentes, y pop guitarrero con aire melancólico, aunque sea chillando, son algunos de mis motivos.

Cuando uno se los encuentra con actitud de superstar, tirando los micrófonos al suelo cada dos por tres para que vinieran los pobres asistentes a colocarlos de nuevo, con un cantante en atuendo excesivamente moderno (ya sabéis lo que toca ahora, camiseta de algodón blanca superfina, pelo a lo cazo, zapatillitas rollo Victoria… faltaban las Wayfarer)… Pues los desgarros vocales que en el disco pueden llegar a intimidar se quedan en chiquilladas.

Si a eso le sumamos un exceso de verborrea -uno de los hermanos soltó (traducido) ‘¿por qué no te callas ya y cantas?’); tocar sus hits al principio (Men’s needs y Moving Pictures), y no al final, estar medio concierto de espaldas al público, un final tirando las guitarras y la batería por el suelo por el suelo… No era para tanto.

En fin, me temo que pasarán a ser uno de tantos grupos, que nos dejarán un par de canciones chulas, y poquito más. Snif.
SR. CRUS

The Mary Onettes 19:30 Escenario VICE
the mary onettes
No son el típico grupo sueco. Sonido achentero de solvencia contrastada y notable ejecución. Les falta algo de garra para tener más nombre. Toma ya.

Bishop Allen 20:15 Escenario Rockdelux
bishop
Bishop Allen forman parte del gran pop. Una de esas razones para levantarse cada mañana de buen humor. Como Belle & Sebastian o los New Pornographers. La banda de Brooklin ofreció un buen concierto en el Primavera. Principalmente porque suena bien y sus estupendas canciones lucen como merecen en vivo. Hay joyas como “Rain” que son imposibles de estropear. Cierto es que su directo no se esmera en ofrecer la orfebrería sonora de sus discos, repletos de campanillas y percusiones juguetonas, y arreglados con delicadeza, pero no aburre porque no se repite, porque siempre hay una melodía mejor en la siguiente canción. Precioso.
O eso, o que tengo tal devoción por su último disco, “The brooken string”, y ese aire a Bacharach preadolescente de pianos de juguete tan irresistible, que el concierto me pareció una auténtica delicia. O que tras las decepciones del jueves, el viernes no podía, no debía empezar mal. En qualquier caso, que tome todo el mundo buena nota: Bishop Allen.
A.Q.

Portishead 21:45 Auditori del Fórum
Portishead

Las diferencias básicas entre este concierto y el difrutado el día anterior se resumen en los siguientes puntos:
- La falta de sorpresas, ya que tocaron el mismo set list en el mismo orden. Lo cual no es bueno ni malo. Esto sólo afecta, claro, a los que ya vimos el concierto del jueves. Claro que aquí no apareció ningún componente de Public Enemy para rapear un ratillo. Vale, hubo un cambio en el set list.
- El continente, magnífico, del Auditori del Fórum. Por su sonido, más perfecto y espectacular si cabe que el del jueves en el escenario Rockdelux. Había momentos en los que el suelo y las cajas torácicas vibraban; las butacas; los fans, entregados pero respetuosos, ni una palabra durante las canciones. Y, sobretodo, el poder disfrutar mejor de la escenografía, el montaje, los visuales y el juego de luces y sombras con el que juegan, tan sencillo como efectivo.
- La cercanía con ellos y ellos con el público, claro. Aquí los momentos de devoción se escuchaban desde el escenario. Y también se veían mejor las caras de los músicos.
- Para terminar, el jueves Beth Gibbons bajó a tocar al público, y en el del viernes, también lo hizo, y después invitaron a las primeras filas a subir al escenario. El concierto acabó con una fiesta encima del escenario y un mar de cámaras grabando el momento. Youtube tiene la prueba, lo podeis ver desde innumerables ángulos.
MAIQUEL NAIT

Why? 23:30 Escenario CD Drome
Viniendo de Anticon merecen, por lo menos, una escucha. Un grupo que comienza con rap, y evoluciona de esta manera, añadiendo indie, folk, y multitud de instrumentos resulta, cuanto menos, interesante.

Y así fue: pasaban de un montón de samples aparentemente inconexos, a canciones melódicas, cargadísimas de sonidos preciosistas: xilófonos, melodías tatareadas… Y vuelta a empezar.

Tener un brazo escayolado no pareció ser impedimento para su líder, y así se colocó al frente del escenario, manejando la percusión (había otra batería detrás, y cajas de ritmos). Muy bonito, oye.
Sr.C.


DEVO
23:45 Escenario Estrella Damm
devo

Por estos no pasan los años. Misma energía, misma locura, y mismo espectáculo que en el FIB 2007. We’re still not men, we are Devo. Siguen ganando adeptos para la causa.

A Place to Bury Strangers 1:00 Escenario Vice
APTBS

Los autodenominados “el grupo más ruidoso de NY” se presentaba por estas tierras en el Primavera Sound. Formación clásica en trío: bajo, batería y guitarra-voz. Y claro, un carro de pedales, etapas y multiefectos (algunos de fabricación propia, dicen) con los que crear un muro de sonido que ríete tú de las mascletás. Básicamente se podría definir el concierto de dos formas:
- Un concierto de power-rock con toques ochenteros (yo me entiendo), detrás de una zona de obras.
- Un concierto donde el ruido es el protagonista, quitando matices a las canciones pero aportando otros nuevos, haciendo de las canciones una experiencia física y emocional más que sensitiva.
Personalmente me entra la venilla cafre y me quedo con lo último. Vamos, que me lo pasé como un enano, mientras estos tres chicos se empeñaban en añadir capas y capas de distorsión a sus canciones con reminiscencias de Joy Division + The Jesus and Mary Chains + My Bloody Valentine featuring Nirvana. Insisto que yo me entiendo. La melodía de todas formas estaba allí, y no se pasaban el rato chillando. Pero es que hasta “The falling sun”, su temazo lento y atmosférico a más no poder, fue un trallazo a mil revoluciones. Y con las proyecciones apuntando a la banda, distorsionando su imagen, quedaba un cuadro dantesco y casi apocalíptico.
Entiendo a quien le pudieran parecer un horror, pero para mí fue de lo mejor del festival sin duda. Y su disco es bien recomendable.
M.N.

Cat Power 1:05 Escenario Rockdelux
Puede que Chan Marshall venga arrastrando, al parecer, una afección de garganta toda esta temporada, puede incluso que su fiebre por las versiones se la esté comiendo viva, y puede que aparezca en escena como si se hubiera esnifado hasta lo derramado por la alfombra. Pero lo indudable es su capacidad de emocionar. La Marshall no canta, vomita expresión pura casi sin proyectar. Es tal la contención de su voz, igual a la de la exquisita banda que le acompaña, y los arreglos perezosos y libres de sus adaptaciones, que su espectáculo es todo tensión a la espera de un arranque o desparrame que nunca llega. Ahí está su dificultad, y su encanto. Y es eso lo que la convierte en única.
Chan se arrastra por el escenario disfrazada de secretaria de dirección, inquieta y agitada como un felino colocado y al borde de la explosión arterial. Asusta sí, pero es precisamente ese derroche energético, casi excéntrico, el que coloca a su voz en un plano interior de sensibilidad espeluznante. Chan Marshall es la prima colgada de PJ Harvey, la sobrina loca de Patti Smith, la nieta biológica de Janis Joplin, y la amante secreta de Nico.
Una pena que casi no entrara en su imprescindible “The Greatest”, aunque a cambio nos regaló un rosario de versiones irreconocibles, deconstruídas valientemente hasta rescatar lo básico de cada una, y crear con ello “nuevas” canciones. Hasta un “Satisfaction” de los Rolling Stones sonó, tan reprogramado que casi ni pronuncia la palabra satisfaction (por cierto, curiosamente sonó una hora después de que en otro escenario, DEVO hicieran lo propio con su versión histriónica del mismo tema). En definitiva, un gran concierto que hubiera ganado enteros de haberlo aislado de la maraña de sonidos de todos los escenarios, llevándolo a su habitat natural: el auditorio.
A.Q.

Eso sí, si vienes a un sitio donde se habla castellano… Y piensas tocar en directo los “Angelitos Negros”, pues coñi, prepáratelo un poco, guapa… Cantando con un papel, y (des)pronunciando palabra por palabra, se cargó en gran parte el feeling de su directo. Aunque me quedo con el recuerdo de todo lo demás, que sí valió la pena.
Sr.C.

The Go! Team 2:15 Escenario Estrella Damm
go team

Uno de esos grupos que cubrieron las expectativas que se pudieran haber depositado en ellos, con creces. Las dosis justas y necesarias de cada uno de sus discos, las dos baterías sonando a la vez, perfectamente conjuntadas, y friqui-bailes como un auténtico Go!Team (grupo de animadoras).

Conseguir que sonaran dignas canciones como Ladyflash, Huddle Formation o Grip Like a Vice, con tanto ruido, ya es un logro. Conseguir mover al público era ya fácil con estos temas. Guitarras por aquí, bailes por allá, una canta por aquí, la otra rapea por allá… Lograron crear la histeria colectiva entre las primeras filas de un festival como éste, y demostraron que su último disco se disfruta mucho más en directo (alegría para el concierto, pena para el día a día, snif).
Sr.C.

White Williams 2:30 Escenario Vice
Una pena que un tipo que en cd parece tan creativo e interesante, en vivo se convierta en el típico plasta que se sube al escenario en las verbenas de los pueblos. Un tipo incapaz de colocar los pedales y el teclado en el mismo lado del escenario para no tener que andar pegando carreritas de pusilánime a toda hora. Un tipo capaz de tocar la melodica con una sola mano porque con la otra lleva el-micro-y-entonces-las-teclas-no-suenan-porque-el-micro-se-cae-cuando lo-sueltas… y en fin: decepcionante y hasta ridículo.
A.Q.

Ellen Allien 03:15 Escenario CD Drome
En un festival, muchas veces uno se plantea el ver o no una sesión de un dj. Yo por lo menos. El ver que Ellen Alien presentaba su nuevo disco Sool llamaba un poco la atención… Y menos mal que lo hizo…

En constante y plena comunicación con el público que a las tres de la mañana estaba bajo las placas solares, Ellen Alien presentó una sesión por la que fue aclamada una y otra vez. De muestra, dos momentazos:

Momentazo 1: ‘The Dull Flame of Desire’, del ‘Volta’ de Björk. Su versión original ya es transportadora, con más de siete minutos en los que Björk dialoga lángidamente con Antony (sí, Antony Hegarty), repitiendo un estribillo una y otra vez… Pero ese white label que Ellen Alien poseía, y compartió con el público, se alargaba más y más, y mantenía la tensión de reservarse la voz de Antony hasta bien pasados unos minutos… ¡Guau! Eso… Eso… Eso es un temazo. Y un momentazo. Quien estuvo allí lo supo, llevándose las manos a la cabeza. Pongámonos en lista de espera para cuando Bjork se aventure a sacar este single, esperemos que cargadito de otras remezclas.

Momentazo 2: llega la hora de irse (para Ellen Alien, claro). Ha ido bajando el ritmo, y empieza a sonar ‘Machine Gun’, de Portishead. De principio a fin. Y sí, fue solamente poner una canción. Pero en ese momento, en ese justo momento, Ellen Alien subió al podium de los triunfadores. Después de haber disfrutado de Portishead en directo, después de haber sido transportados a ritmos más y más lentos… el final de ‘Machine Gun’ sonó, en ese momento, a triunfo y a victoria. Ellen Alien se despidió con el brazo en alto. Buen trabajo.
Sr.C.

El Guincho 3:15 Escenario Vice
guincho

Uno de los platos fuertes en cuanto a expectación era el Guincho, la nueva sensación patria, lo más parecido a hype que tenemos por aquí. Contando con tantos detractores como admiradores, y habiendo sido confirmado para varios festivales de nivel europeos y estadounidenses, pues como mínimo había curiosidad por ver qué tal la propuesta, y cómo la plasmaba en directo.
Tras 15 interminables y absurdos minutos que se tardaron en montar dos pantallas (y hacer que todo saliera del lado correcto) y ecualizar un cacharrito, un micro y un tambor, la cosa empezó (fuerte) gracias a uno de los sus hits más conocidos, Kalise, bastante pasada de revoluciones y con la voz sonando demasiado bajo.
La propuesta era sencilla: El Guincho ante un cacharrito que soltaba las bases y los loops, más un micrófono y un timbal, nua darbuka y algo más de percursión que tocaba con su mano derecha. La puesta en escena se completaba con dos pantallas a ambos lados del artista, que daban algo más de empaque visual al asunto, con unos visuales sencillos, resultones y por momentos hilarantes.
El Guincho no se limitó a tocar su disco de debut, sino que además presentó nuevo material. Los grandes momentos fueron los esperados, como la comentada Kalise, Antillas o la muy pegadiza y bailable Cuando maravilla fui. El sonido fue de menos a más, con las bases sonando con más beats (y éstos más marcados) que en el disco y la voz igual de lejana e integrada en la música. La percusiones que tocaba daban más consistencia al sonido, y más energía simplemente de verlo tocar.
El Guincho tiene carisma; se le ama o se le odia; no ha inventado nada y sin embargo suena distinto a todo; está claro que la propuesta es limitada y no para todos los públicos, pero desde luego, a altas horas, provoca mover el esqueleto con alegría al respetable, haciendo bailar a todo el mundo de una forma distinta a lo habitual a esas horas en ese tipo de eventos. Sonrisas había a montón. En vez de un disc jockey machacón o zapatillero, o un capo del minimal aburreovejas, no está mal poder optar por esos ritmos africanos, ese toque calypso y tropicalista para dar nuevo enfoque a la noche. No me esperaba escribir algo así nunca, pero así es.
M.N.

Holy Fuck 04:30 Escenario Vice
holy fuck

El cierre de conciertos al uso del viernes les tocó a Holy Fuck. Según he leído, son una banda un tanto mutable, donde bien tocan 3, bien tocan 7. Aquí aparecieron 4: batería, bajo y dos a los mandos de decenas de cachivaches: teclados, sintetizadores, maquinitas, loops, multiefectos… Era genial ver los cambios a toda prisa, entre canción y canción, mientras el bajo y batería daban la entrada, de los sintetizadores y cacharritos electrónicos: cable por aquí, cacharro por allá, dejo el teclado en el suelo, cojo esto de aquí y le doy al on…
Y cómo sonaban? Pues como una especie de psicodelia electrónica megabailable con un bajo llevando el peso de la canción y una algarabía de sonidos sintetizados sobre él, y una batería añadiendo un sinfín de ritmos bailables a la par que mutantes. Algo difícil de explicar, algo difícil de imaginar. Como Battles pero con más ruido, más rabiosos, más bailables y sin guitarras. Vale la pena escuchar el disco e imaginarse la fiesta que se montó ahí abajo, pegados al mar, con el cuerpo ya cansado pero sin poder para de moverse. Al final, invitación a invadir el escenario (otros más), y corte de sonido para que no fuera a mayores.
Fiestón. Sí, y con calidad. Al año que viene estarán en todas partes. O se les pedirá que estén.
M.N.

Supermayer 04:30 Escenario CD Drome
Y otra sorpresa más. Superpitcher y Michael Mayer juntos para golfear, y así lo hicieron. Espectáculo audivisual, con vídeos en los que pululan superpersonajillos que supuestamente han venido a salvar al mundo (hilo conductor del disco).

Con portátil, vocoder, y alguna que otra campanita (poco más), dieron una lección sublime de techno, mínimo, épico, y cargado de sonidos analógicos. Bajaron el ritmo hasta ‘The Lonesome King’ (no sé cómo, pero estaba todo el mundo bailando), pasando por ‘The art of letting go’, hasta llegar a ‘Two of Us’, en el que Superpitcher tocó la campanita hasta la saciedad.

A las 5:30, hora de cierre, se aventuraron a hacer un bis, que en unos minutos fue disuelto por el personal de la organización. A la salida, podíamos ver a Michael Mayer reclutando gente, corriendo no sabemos hacia dónde, puño en alto… La fiesta, imaginamos, no acabó ahí… ¿Alguien sabe algo?
Sr.C.

Ir al inicio de página...

Comentarios:

Ah ¿que quien acabó con el “Machine gun” de Portishead, fue la Allien? Es que resulta que andaba yo vagando a solas por el festival, huyendo de mis tortuosas cervicales, y acabé en el escenario CD Drome, y vi como la media hora final y cuando puso el tema para acabar pensé: ¿quien coño puede intentar hacer colar este tema como para bailar, cuando es una canción intensísima pero sin posibilidad de baile? Luego observé las primeras filas, repletas de mascachapas de l’Hospitalet, intentando bailar lo imbailable, con sonrisa encocada y brazo en alto con dedito percutor, y se despejaron todas mis dudas… un gran momentazo, sí.

Lo dijo Acid Queen el 13.06.2008 a las 10:17

he añadido más fotos al artículo; ahora queda más vistoso.
a comentar, a comentar…

Lo dijo maiquel_nait el 15.06.2008 a las 19:35

Nadie vio a los viejunos The Sonics, ni al superlativo Nick Lowe, ni a la deliciosa Holly Golightly, ni al siempre en forma Bob Mould?

Lo dijo Grijander Meremorner el 16.06.2008 a las 09:53

Sí, yo tengo una maraca voladora de The Rigths Ons, más bien, mientrás yo saltaba. aquí… aquí… Maiquel, con su habitual destreza (a mí se me cae seguro), alargó el gachetobrazo y la cogió al vuelo…. que momento!!… ji,ji,ji

A Place to Bury Stranger fue espectacular, fueron como Lisa Bo el año pasado, que hay que verlos en directo….. uno de los directos. más sorprendentes para mí de este año.

El Guincho, me pareció interesante, espero verlos de nuevo en el FIB, el chaval es muy gracioso y te hace bailar aunque te estes durmiendo (me dió uno de mis ataques de sueño, no fue culpa de él, son imprevisibles)

Que pena lo de Ellen Allien y Supermayer, yo los hubiera visto pero coincidía con el Guincho, creo, y me hacía más gracia el segundo…. Cuando saliamos, escuché algo de Supermayer y sonaba muy bien. Pena que el cuerpo no me diera para más…

Lo dijo Gatita Norte el 16.06.2008 a las 11:45

Grijander, ya que eres el único por estos lares que vió esos grupos, dinos que te pareció, más que nada por saber si vale la pena escuharlos a posteriori….

Lo dijo Gatita Norte el 16.06.2008 a las 11:48

Pues sí, a ver si encuentro un hueco y me hago el ánimo…

Lo dijo Grijander Meremorner el 16.06.2008 a las 13:46

Bueno, pues The Sonics fueron un poco pachanga, porque con sesenta y pico años (y sin tocar desde los años 60), pues ya me dirás… Aún así, Psycho y demás hits pusieron a la gente patas arriba. Nick Lowe es la clase, el savoir faire, la elegancia y el pop en estado puro. Enorme. Y con una banda estupenda. Holly Golightly estuvo entrañable (el Auditorio debe ser el mejor sitio del mundo para ver conciertos, lo de Tom Waits va a ser un lujo). Rock con sabor lo-fi y mucho encanto. Y Bob Mould arrasó, gracias a una banda brutal y a un repertoiro en el que se acordó, y bastante, de Hüsker Dü y Sugar.

Lo dijo Grijander Meremorner el 17.06.2008 a las 14:39

Bien a gusto hubiera yo visto a Nick Lowe, pero no se puede estar en todo oye…

Lo dijo Acid Queen el 17.06.2008 a las 20:41

Grijander, estas muy equivocado con que los Sonics no tocan desde los 60, yo los vi esta semana santa en Londres, era su tercer concierto en tres días y de pachanga nada, que ya me gustaría ver a muchos grupitos de estos jovencillos con la mitad de actitud
que estos señores, ejmplo: Artic monkeys el año pasado en el fib (que soseras!!!).
Y que conste que todo esto lo digo sin ningún tipo de acritud. Un beso.

Lo dijo bekapop el 18.06.2008 a las 19:25

Vamos a ver, Bekapop, cuando tú los viste en Londres llevaban 40 años sin tocar. Era su primer concierto en Europa (en toda su historia!) tras haberse reunido a finales de 2007 para el Cavestomp de Nueva York (busca entrevistas, no lo digo yo, lo dicen ellos). Ya puestos, te diré que, en realidad, sólo estaban Gerry Roslie y Larry Paripa de los miembros originales (así que hasta se podría cuestionar que sean The Sonics) y, por último, no dudo que en un recinto de otro tipo funcionen mejor, pero en un escenario tan grande, parecían unos yayos de veraneo, por mucho respeto que les tengamos (que yo, personalmente, se lo tengo). Otra cosa es que flipemos (y me apunto) con un repertorio (por cierto, más de la mitad, versiones) que es de toma pan y moja. Es lo que les salva, pero a mí me decepciona que un tipo al que se ha comparado con Little Richard no cante “Lucille” (lo hizo el bajista) y se apoltrone detrás de los teclados, que ni siquiera se le veía. Sinceramente, yo vi muy poca actitud. Para sesentones con actitud (año arriba, año abajo), Neil Young, Tom Waits, Iggy Pop, Lou Reed o hasta la mojama de Bob Dylan.

Lo dijo Grijander Meremorner el 18.06.2008 a las 19:34

Deja tu comentario...