Crónica FIB 2017 – Viernes

Viernes
Llegaba el segundo día de FIB, el día polémico por la carencia de cabeza de cartel, o por la inclusión de una tripleta como cabecera. ¿Cómo funcionaría la cosa? La respuesta le sorprenderá.
Comenzamos con ELLA RAE, más que nada porque siempre comenzamos por lo primero. No se sabía nada de esta chica, y resultó ser aquella que se trajo Vince Power como protegida, un par de veces. Es simpática y tal, no canta mal, pero nos fuimos a los SHERLOCKS. Y como viene la juventud. Sonidazo de escándalo, y cuatro chicos jovencísimos haciendo rock puro y duro. Mejor en los momentos menos Arctic Monkeys, donde demostraban más personalidad. Tienen futuro si no se pasan al disco de madurez demasiado pronto. La gente también quiere bailar.
viP1290609

De ahí fuimos a ver a CHILDHOOD, para mí un grupo injustamente tratado, quizás por sonar demasiado poco británico y demasiado poco joven pese a ser de Londres y terriblemente jóvenes. Allí se presentaron en formato sexteto y salieron a por todas, tirando de nuevo disco aún sin publicar, y tocando sólo dos canciones del anterior, dejándose además Solem Skyes. Toma ya. Pues nada, discazo de soul-rock, muy muy americano, muy de bailar lento, muy de (de nuevo) arrimar cebolleta. Unos cracks. Siguen siendo de mis favoritos. No se los pierdan si tocan cerca.
viP1290611

Corriendo nos vamos a MIKKI BLANCO al South Beach, aconsejados por gente que lo había visto recientemente, y nos encontramos un show brutal de los de: “Yo estuve allí”. Mikki Blanco es un rapero-performer transformista, que apareció con tutú, peluca y maquillaje, rapeando a grito pelado sobre bases bien gordas. En nada ya estaba entre el público, que hicimos corro alrededor, se subió al pódium de las escaleras, cantó a capella desde el balcón del South Beach porque no le llegaba el micro, se fue quitando ropa y peluca, se cabreó porque no le daban un segundo micrófono (había tirado varias veces el primero), y se fue dignamente diciendo: a Mikki Blanco siempre se le dan dos micrófonos. Ídolo.
viP1290654

Unos que tampoco fallan son TEMPLES, que vinieron antes de sacar su primer disco y ya prometían, y han vuelto consagrados como gran banda de letra mediana. Su pop-rock psicodélico y sesentas siempre sienta bien, y cada vez suenan mejor.
viP1290678

Cena frente a Blossoms (la producción tan ochentera no les hace ningún bien) y primeras filas para JOE CREPÚSCULO, que tuvo que luchar contra las expectativas tras el mítico concierto sobre el autobús de un par de años atrás. Y salió vencedor: set list sin fisuras, sonidazo, banda de apoyo, coctelero haciendo pisco sour, el Alacrán, y Tomasito. Todo lujo. Bailes y desparrames pese a haber preferido una hora más tardía… y pese a solaparse con LOS PLANETAS.

Y si uno que es muy fan tiene que decir que Los Planetas le decepcionaron, pues se dice y punto. Pese a su puesta en escena de lujo (proyecciones ex profeso!) nunca lograron despegar. El sonido no hizo justicia, la batería sonaba lejana y nunca tuvo fuerza y contundencia necesarias. El set list un tanto anárquico, comenzando por Islamabad (temazo) y canciones más atmosféricas, como suelen hacer, para pasar a hits, sorprender con “Pesadilla” casi al final (no para terminar), terminar bruscamente, pedir hacer un bis, y salir para tocar “Soy un pobre Granaíno”. Quizás si no los hubiera visto en sala en esta gira me habría gustado más, pero francamente, decepcionaron.
viP1290777

No así lo hicieron FOALS, que tranquilamente se postularon como cabezas de cartel del día y con razón, y si BBK y FIB no se atreven a ponerlos como tal, al próximo disco lo serán sin duda. Llevan una gira muy seria, y más con el tiempo que les dejaron tocar. Comienzo fulgurante, pequeñas pantallas detrás, juegos de luces, tres canciones, suena “Number”, y se enciende una gran pantalla detrás, con proyecciones, directo, efectos… Y ya un no parar. Muy buena aceptación por parte del público incluso de sus temas más atmosféricos y nada fáciles, y los hits.. pues eso, hits. Bien de punteos y guitarrazos y “Spanish Sahara” es y será un temazo de los de poner en las listas de la década.
viP1290823

Como lo vimos terminar nos perdimos el principio de La Casa Azul, también con el show de gala, que esta vez sí, está a la altura de sus discos y le pone en primera división de directos nacionales, y codeando con cualquier cosa internacional de renombre. Cuatro músicos, proyecciones, y un hit tras hit sin fisuras, incluso presentando canción nueva. Final de infarto con Cerca de Shibuya y La revolución sexual, y qué bonito es el pop.
viP1290834

Nos pasamos a ver a DEADMAU5 (básicamente el montaje que llevaba) pero no llevaba el “bueno”, el de la caja, sino pantallaza delante y detrás y bueno. Comenzó muy pistero, demasiado, muy lineal, bastante durillo, lo que aburrió a más de uno y más de mil, y cuando se puso más divertido e interesante ya nos estábamos yendo. Otra vez será.
viP1290890

Mucha curiosidad al ir a ver a OLOF DREIJER, el “chico” de The Knife, que estaba pinchando en el South Beach, por ver qué nos puede poner este. Pues lo que nos puso les sorprenderá. Sonidos típicos de the Knife, Deep house y… sonidos latinos. Toma ya. Culotorcidesco? Sí. Bailable? Mucho. Fuera prejuicios.

Alguien nos dijo que fuéramos YA al Visa y nos plantamos ante CHARLOTTE’S CHURCH LATE NIGHT POP DUNGEON, alguien a quien no conocíamos, y nos encontramos ante un escenario repleto de músicos y coristas vestidos con trajes muy locos, cantando versiones brutales de todo tipo de temas, desde Sufjan Stevens a Michalel Jackson pasando por Beyoncé, terriblemente teatrales y melodramáticos, con unas voces increíbles y un público entregadísimo. Ojalá Charlotte Church todos los años! Terminaron con “I believe I can fly” y eso fue lo más grande de la vida.

JAMESZOO, otro de los de “a ver qué pincha este tío” (él hace free jazz) despejó dudas desde el minuto tres, con una sesión cálida y orgánica, como el jazz, pero electrónica y bien bailable (no al estilo del jazz). Pulgar arriba.

Ir al inicio de página...

Deja tu comentario...