Crónica FIB 2017 – JUEVES

El FIB se abrió con un jueves en condiciones tras los decepcionantes carteles de los últimos años, ofreciendo sobre el papel una de las jornadas más apasionantes de esta edición 2017. Bandas míticas, un cabeza de cartel de última generación y con tirón como para llenar él solo el recinto, y varias bandas de las de: estos al año que viene están en letras grandes por ahí.

Tras la puesta en marcha con el grupo estadounidense SUNFLOWER BEAN, que fueron de menos a más, hubo doblete nacional de cosas interesantes. BELAKO reunían a buen número de público ante ellos, casi todo nacional, y dieron lo que se esperaba: contundencia, guitarrazos y sonido noventas. Mucho más sueltos que otras veces, tienen pinta de saltar a otra liga en breve, y pasar a formar parte, con un poco de suerte, de carteles de festivales internacionales.
A mitad de su concierto nos fuimos a ver a BEJO & DJ PIMP, porque teníamos muchas ganas de ver a una de las nuevas “estrellas” del nuevo hip hop patrio, generación youtube, millenial seal of approval, etc. Frente a un nutrido público pues eso, millenial sobre todo, Bejito dio paso a un show colorido y divertido, como no podía ser, bien coreado y recibido. Lanzando cebollas, mangos y globos, buscando siempre la conexión con el público y marcando muy bien los tiempos, acompañado a los platos (y guitarra) por dj Pimp y con la colaboración puntual de LocoPlaya. Un show muy divertido que tira fuera mucho prejuicio y que está llamando al público generalista. Sus letras divertidas e ingeniosas y su desparpajo bien lo merecen.
opP1290293

A hora temprana para su caché comenzaba el concierto de RIDE, uno de los grupos clásicos del día. Con un sonido perfecto y una actitud y respuesta in crescendo fueron mostrando hits de toda la vida y canciones de su último disco, producido por Erol Alkan. La media de edad del público subió en este concierto y fueron capaces de captar la atención de todo tipo de público gracias a su shoegaze con melodía. Un final de infarto y muchos aplausos para una de la banda ganadora de la jornada.
opP1290373

Dos bandas de interés a continuación. Por un lado KALEO, que lo tienen todo para petarlo en breve: son guapos, tocan bien, pasan de la balada rock pastelosa al hit guitarrero a tope de riffs con una facilidad pasmosa, y lo hacen todo bien. Que tiemblen los Kings of Leon que estos les comen la tostada en cero coma. Más que nada porque estos además le echan ganas.
Y HONNE, diametralmente opuesto, un grupo de electro pop de melodías lúbricas, corte ochentero y setentero, y vamos, resumiento, música para enrollarse y pasar a mayores. No serán los últimos a los que definiremos así, todo un acontecimiento. Con su hit “Warm in a cold night” acabaron, dejando un ambiente más bien pidiendo cool in a warm night.
Los platos fuertes venían todos a continuación, y sin descanso. Costó encontrar un momento para cenar y lo hicimos viendo el final de Stormzy, que sudó de lo lindo, nunca había visto a nadie sudar de esa manera, e hizo sudar a las hordas de juventud (sorprendentemente mucho nacional entre ellas) que pogueaban como locos entre el público. Impresionante ver la respuesta ante la retahíla de rimas y de grime violento y contestatario del británico.

Una lástima que IBIBIO SOUND MACHINE comenzaran varios minutos tarde debido a lo complejo del montaje, o a saber por qué, ya que eran (y fueron) uno de los nombres más interesantes del cartel. Muy bien lo del guiño a África pese a ser una banda formada en UK y con miembros de diversos países. Pero bien que nos hicieron bailar a base de ritmos africanos mezclados con electrónica, viento metal y mucho arte. Y la cantante sin duda una de las reinas del festival.
opP1290436

Corriendo como locos porque ya nos perdíamos el comienzo del plato fuerte, THE WEEKND, un nombre poderoso y que había conseguido abarrotar el recinto (la gente apareció de repente, como caídos del cielo). Había cierto temor en ver cómo sacaba adelante el show, viendo el hype con el que venía, pero bueno, pocas dudas nada más llegar. Una banda de tres músicos con una batería prodigiosa, gran sonido y sobrado de voz. Además muy cercano con el público, instando a gritar, bailar, etc. Nada que ver con sus temores y timideces de sus inicios. Va para grande de verdad, quien sabe si ya para demasiado grande para volver a festivales de este tamaño. Terminó con un compendio de todos sus discos, incluso rescatando algunas de sus tres mixtapes iniciales, y una celebradísima “I can’t feel my face”, que sigue siendo su mayor temazo, pese a Daft Punk.
opP1290451

Mientras Viva Suecia reventaban la carpa y demostraban que ya están listos para ser los nuevos que se ponen a la cola de los Izales y Supersubmarinas, THE JESUS AND MARY CHAIN soltaban su rock agresivo de capas de sonido en el escenario VISA. También fueron de menos a más, y presentando canciones nuevas. Su “muro de sonido” fue poco a poco acoplándose y los Reid le metieron ganas y actitud. Bueno, su actitud, ya se sabe. A tres cuartos de concierto nos fuimos corriendo al grande a ver a BONOBO que eran unos de los nombres que más nos apetecían y queríamos coger buen sitio. No acertamos al principio, o no acertó el técnico, porque sonaba muy bajito y al público no le venía bien los momentos más paisajistas. A medida que el concierto evolucionaba y nos cambiábamos de sitio, la cosa mejoró. Venían con todo: vocalista (con gran presencia pero poca voz), vientos, percusión, teclados, pantallaza, unos visuales preciosos y un show variable y etéreo, muy paisajista a veces, más pistero en otros momentos. Todo un viaje de lujo para terminar los directos del primer día de FIB.
opP1290536

Terminamos en el South Beach con KOLSCH que hizo una sesión fantástica, bailable, bien para entendidos y para no, divertida, sesuda y muy aclamada.
Corriendo al hotel que era el primer día y había que dosificarse

Ir al inicio de página...

Deja tu comentario...