Crónica FIB 2015. JUEVES. How Big, How Blue, How Beautiful

header
j_crystal2

A las siete de la tarde, a ritmo de charanga, las puertas del Festival Internacional de Benicàssim se abrieron y los primeros asistentes (bastante numerosos para ser primera hora, seguramente porque este año primera hora eran las siete), fuimos entrando en el recinto y viendo la composición, distribución y novedades en el mismo.
A nivel de producción, lo más destacado (para mal) es el terecer escenario, el viejo FIB Club, convertido en un autobús de Red Bull tuneado, con algo más de profundidad para que quepan las bandas más numerosas, y un refuerzo de amplificadores para darle potencia al sonido. Desde luego, al sonido potencia no le faltaba, no. Aún así, no dejaba de ser algo triste ver el tercer escenario del festival convertido en algo tan pequeño y tan comercial.
El resto de cambios en el recinto han sido para bien (bueno, lo de la piscina-rampa deslizante de Rizzla todavía lo estamos discutiendo), pero la inclusión de la bastante espectacular zona South Beach donde anteriormente se hallaba la zona Red Bull con la Silent Disco ha sido todo un acontecimiento. La zona está bien decorada, tiene su rollito, las piscinas van a dar mucho juego y la cabina de dj’s es una chulada. Pena que en la barra sólo sirvieran cócteles, nada de cervezas (para los fans de los gintonics era una triunfada, por el mismo precio que en cualquier barra aquí lo ponían con más cariño sin duda) y que a la hora que fuimos los djs metían una tralla que ni Skrillex de mal subidón. La otra zona nueva donde suena música es la zona de J&B que se ha debido dejar un pastón en esa zona de esparcimiento y bailoteo, con dj’s todo el tiempo (suyos o dj sets de grupos que actúan en el festival), cócteles creados ex profeso, tarimas, butacas, etc. Cuidado que estas nuevas áreas pueden atrapar que no veas. Y más si se combinan con el nuevo puesto de vinos. Bastante win esto también y perfecto para desatascar gargantas tras tantas cervezas. Las zonas de comida se han visto completadas con los omnipresentes FoodTracks, por lo que la oferta ha crecido y el cuquismo de los establecimientos, también. A destacar el pedazo camionaco-pizzería con horno de ladrillo dentro, y bueno, nuestros puestos de comida TOPs de la vida (tras aquel mítico de pastelería gallega), el del jamón asado y el de parrilla criolla. Junto con el de hamburguesas de la zona VIP-prensa, las madres pueden estar tranquilas.
rooster

En cuanto a lo musical, la jornada, y el festival propiamente dicho comenzó con TRAJANO! en el escenario grande, este año llamado Las Palmas en honor al parque natural que rodea al recinto. A Trajano! les tocó el slot envenenado de primera hora y al solazo, pero a cambio de tocar en uno de los mejores escenarios del país, que tras crisis y cambios de dueños del festival, afortunadamente, podemos decir que sigue siéndolo. Y lo hicieron como hay que hacerlo, poniéndole actitud y a darlo todo. Musicalmente Trajano! en directo funcionan, quizás incluso mejor que en estudio, donde la voz o la forma de cantar marcan tanto la diferencia. Aquí lo que marcaban la diferencia eran la base rítimica y los punteos, y bueno, ese sonido tan ochentero y a la vez tan actual. Buen comienzo de FIB y buenas sensaciones entre el público.
trajano

La jornada del Jueves sólo presentaba dos escenarios oficiales en marcha, el grande y el FIBClub Red Tour Bus, a partir de ahora FIB Club, escenario pequeño, o autobús. Este lo estrenaban los alicantinos MOX NOX, la banda de la Ribera La Marina Alta que lo dio todo a base de shoegaze, post punk y rock de aromas ochenteros cantado en valenciano. De menos a más, dejando los cortes más paisajistas al principio y tirando de punteos y desarrollos largos al final, su corto concierto sirvió para además de volver a verlos, comenzar a ver que el escenario pequeño tenía más potencia de lo esperado, y también un sonido más potente que claro. Durante su última canción se vieron las primeras carreras hacia el escenario Grande, todo un clásico del festival. El primer grupo internacional, e inglés tocaba a esa hora y congregó a bastante público ante él.
j_moxnox

SWIM DEEP tienen pinta de petarlo (ya veremos a qué nivel) bien pronto, con su segundo disco que debe estar a punto de ser editado, ya que han presentado al menos 5 canciones, bien en digital, bien en directo. Ayer presentaron dos nuevas (aparte de las ya conocidas) y dejaron ver que tienen material para un concierto de una hora sin ningún tipo de fisuras. Suenan a muchos grupos británicos, de los ochenta, noventa y actuales (que suenan a noventa y a ochenta), y en este segundo disco apuestan por ambientes más psicodélicos, sintetizadores y canciones más largas. Tienen una pinta de esas que parece que se vistan en el cottolengo y no hayan comido en 3 semanas, pero saben tocar y tienen actitud de sobra. La voz tan pronto tira de falsete como parece Ian McCulloch, o simplemente un grupo de canciones teen. Ya digo, tocaron los mayores hits de su primer disco (The Sea, She changes the Weather, Francisco,…), con los adelantos ya presentados del nuevo (“One song and I could change the world” está en zona Champions para canción del año) más dos nuevas nuevas, “Namasté”, con un estraño ritmo que hará explotar la cabeza a los arrítmicos, y otra, larga y densa, a tope de sintetizador que básicamente, y pese a ser la primera vez que la escuchábamos, lo petó. Ojito con estos.
j_swim

En el pequeño tocaban THE LAST DANDIES, y su reivindicación del rock de guitarras de sonido “internacional”, y tras ellos, otra banda mallorquina, L.A. esta vez en el escenario Las Palmas. Los L.A., con formato de lujo (una sencilla pero muy bonita escenografía, doble bombo a la batería y Lourdes Russian Red ayudando con la acústica y los coros) y un Luis Alberto afortunadamente moreno de nuevo. L.A. suenan muy bien, y en directo las nuevas canciones ganan en fuerza. Tiene una voz con muchos matices y un sonido totalmente internacional que les hace capaces de sonar fuera fácilmente. El mayor problema que tienen en mi opinión es que al cantar en inglés, en España están un tanto estancados en cuanto a popularidad, y su siguiente paso, que seguro que ya tienen en mente, debería ser intentarlo fuera. Ya tocaron en SWSX y tras su paso por ahí, en Reading-Leeds. Su concierto de ayer no se si ayudará pero tocaron ante bastante público extranjero, y parecieron convencerles. A su tercer disco les falta un poco de punch, quizás al girarlo consigan darle ese toque necesario para hacer que crezca. Los veremos más veces sin duda.
j_la

Nueva banda nacional a escena, esta vez en el Autobús. OCELLOT están en racha, y demostraron por qué. Ataviados con unas capas metalizadas, hicieron bailar al público congregado ante ellos a base de loops, ritmos tropicalistas y punteos rápidos. Una extraña mezcla entre Animal Collective y El Guincho del primer disco, que, al menos en directo, funciona perfectamente, se escucha bien, se baila bien, se disfruta bien.
j_ocellot

Primer plato gordo de la jornada, y primer “lleno” del escenario grande. CLEAN BANDIT aparecían al fin en un festival nacional tras arrasar el año pasado en UK con “Rather Be” y girar por toda Europa. Aquí todavía no son muy conocidos, pero se nota que tienen seguidores a expuertas por Reino Unido. Su propuesta es una electrónica muy bailable, heredera de los sonidos de los 90, con un toque funk y otro toque “especial” a base de instrumentos de cuerda (el violín y el chello son su marca de la casa) Suena bien, verdad? Pues bufff, vaya pastiche. A ver, allí lo petaron, la gente lo daba todo, pero vamos, primer día y a esas horas, un bombo a negras él solito funcionaría igualmente. Y no dista mucho de lo que hacen estos. Bombo ensordecedor, a lo fácil, y canciones facilonas cantadas a dos voces por la rubia y la morena (morena del todo de hecho). De vez en cuando suenan los instrumentos de cuerda, que generamente, más que aportar, irritan. Y un aire a pregrabados a cascoporro que corre por el aire. Pues eso, con Stronger la gente se volvió loca, y con Rather Be ni te cuento. Himno de aquagym del complejo de verano, sin duda. Lo mejor, ya para mostrar sin tapujos cuales son sus intenciones, fue la versión del “You gotta show me love” de Robyn S, puro sonido noventas, pero esta vez molando. Si los festivales nacionales se los pueden permitir, no nos los vamos a quitar de encima. Aviso.

Tras ellos y su saqueo descarado de sonidos, fuimos a los DMA’S, un grupo donde también se siente en el aire un tufillo a saqueo de sonidos noventeros, esta vez del britpop. Oasis y Stone Roses están ahí, sin duda, pese a que no sabemos si los componentes del grupo australiano habían nacido ya cuando esas canciones triunfaban por el mundo. Pero vamos, que la cosa, sin embargo, funciona. Y es que vaya, las canciones son buenas, la actitud del cantante es calcada a la de un supuesto Liam Gallgher meets Ian Brown, pero aún así, no se ve forzada, y el resto de la banda (son hasta 6 componentes) transmiten mucho y contagian, sin duda. Su set fue corto (tienen editado sólo un EP con 6 canciones) pero parecían todo himnos. Desde las más guitarreras, a las más reposadas, incluso tocadas solo a guitarra acústica y voz durante parte. Claros candidatos a banda revelación del FIB 2015. Se hablará de ellos.
j_dmas

Tras DMA’s, segundo llenazo de la noche, este más evidente. Ya con mucho público nacional en el recinto, los CRYSTAL FIGHTERS, que tienen más éxito y caché aquí que en UK, lo estaban petando en el escenario grande, ante un público deseoso de pasarlo bien. No se saben bien de qué van, de semi hippies, semi incas, semifolkies, semi lo que sea, pero se presentaron en Benicàssim con un escenario precioso, con hojas y flores por todas partes y un gran telón con animales y flores, junto a su nombre. Tenían al público entregrado desde el minuto cero (son habituales de toda cita festivalera nacional desde hace años) y dieron un recital de su electro-folk hedonista y bailable. La verdad, me sorprendieron para bien, vi más matices de los esperados en su directo, sobretodo en la base rítmica, que sólo tiró de trazo grueso y bombo brutal en dos ocasiones, sobre todo al final, donde tanto bombo y tanto bajo sintetizado se cargaron XtaticTruth, a mi entender. Por lo demás, mucho baile de todo tipo, canciones que funcionan genialmente “Follow”, “love is all weneed”, “At home” (la balada) o “You and I“… speeches de todo tipo en español chapurreao e incluso eskarri kaskos (hay que recordar que tienen antepasados navarros y ellos siempre dicen que son vascos, y vamos, siguen llevando y tocando la txalaparta, uno de los elementos diferenciadores y característicos de su sonido), pelotas gigantes sobre el público, un bonito recuerdo a su anterior baterista, fallecido recientemente, y todo lo que se espera de sus cave raves. Les falta tener más canciones, mejor definidas, o simplemente mejores, y arrasarían en medio mundo a la hora del monóculo en el bolsillo.
j_crystal

Y ya, a coger sitio para los cabezas de cartel del día, FLORENCE + THE MACHINE tocaban de nuevo en España tras muchos años (el segundo disco no lo llegaron a presentar porque canceló por enfermedad su concierto en el FIB), así que había ganas. Ya convertida en una superestrella en UK y en medio mundo, y ya hasta casi conocida por aquí, todo el mundo estaba ante el escenario Las Palmas esperando su concierto. La escenografía era sencilla a la par que espectacular, un gran telón a base de rectángulos de espejos, que cambiaba de color dependiendo de las luces, y parecía moverse a modo de ondas u olas (no llegué a ver si era gracias a esos juegos de luces o porque tiraban aire), y la (gran) banda dispuesta longitudinalmente, y ella al centro… cuando estaba quieta. Todos de negro, arpa, dos coristas a un lado y tres al otro, que también eran las encargadas de tocar los instrumentos de vientos… vamos, equipo de gala. Y Florence, descalza, y de blanco, con el rojo del pelo destacando más si cabe. Comenzó a lo grande, con “What wáter gave me” (brutal), seguida de “Ship to Wrech” y “Rise it up“. Para qué decir más. Sonido perfecto, claro, nítido y potente, sobradísima de voz, y loca como ella sola, bien de histrionismo, bien de interpretación (en el buen sentido de la palabra). Público rendido. Florence supo y pudo aguantar el nivel de intensidad del concierto pese a introducir baladas (esa “St. Jude” tan desnuda), su canción con Calvin Harris sin arreglos electrónicos, y tirando de carisma en cuanto podía. Se pegó mil paseos ante la primera fila, dio la mano, cantó desde la valla, en “What Kind of Man” (qué canción tan sobrecogedora) cantó directamente, frente a frente (literal) con un chico del público, e incluso hizo subir a una temblorosa fan que llevaba un cartel pidiéndole un abrazo, que recibió, y no se esa noche dormiría la pobre. Pero bien, aparte de esas aportaciones al show, Florence and the Machine dieron una lección de intensidad, de voz y de dramatismo. Los momentos con los vientos a todo trapo, y el arpa sobrevolando sobre ellos eran sublimes. Terminó con su versión de “You got the love”, apoteósica, y “Dog days are over”, canción perfecta para dejar todo aquello en lo alto. Sólo le echo en cara no tocar “No Light, No light“, damn!. Va a ser difícil superar un momento como este, durante el festival, y al menos parecía que el público respondió, con una sensación de bastante lleno, y bastante público nacional. El día de Blur vamos a estar apretaditos (ayuda que han adelantado la torre de sonido, claro)
j_flo

Después de Florence, nos dimos una vuelta por el South Beach, nos sentamos un rato, vimos un poco de ElyElla dj’s, que llevaban una escenografía muy sencilla y muy bonita, y que si bien el repertorio de lo elegido no era malo, a mi entender el orden no era el adecuado ni de lejos, haciendo que en vez de provocar la sorpresa y los bailes sin parar, apareciera la incredulidad y al final el tedio. Nos fuimos a ver a MIQUI BIRGHTSIDE en el autobús, ante un público no muy numeroso pero bastante entregado, haciendo una sesión bastante elegante, mezclando hip hop con electrónica (ahí sonó el “Work It” de Missyelliot) nada evidente ni tirando del bombo por el bombo. Si bien no estuvo muy afortunado en alguna transición, la verdad es que estuvo más que entretenido, se agradecen propuestas así.

Y bueno, viendo que estábamos en el día 1, una retirada a tiempo siempre es victoria, y más sabiendo que, sobre el papel, la cosa va de menos a más. Mejor con buen sabor de boca.

Ir al inicio de página...

Comentarios:

Una crònica esplèndida, Maiquel Nait!
Veig que la carpa-techno ja ha passat a la història i que ara abunden els sofàs, en substitució dels matorrals. I que els food-tracks també s’han menjat les paraetes de llonganisses i botifarres…. Però quina modernor!!
Una pregunta: ¿els Mox Nox són els primers que canten en català o ja ha passat alguna altra banda en edicions anteriors?
(I només un apuntet precisament sobre els Mox Nox: no són de la Ribera, sinó de la Marina Alta. El cantant, Lluís Castelló, de Pedreguer).

Lo dijo Dj Pay el 22.07.2015 a las 10:27

Ok, lo edito! Mox Nox no son los primeros que cantan en catalá del Sud, hace unos años Pleasant Dreams cantaron varias canciones en valencià, también (esos son de Castelló), y bueno, en catalá en general… Pues Ocellot este mismo año, Manel, Antónia Font, Oblique.
No hay carpa techno, de hecho no hay carpas, es todo al aire libre. Ahora hay 2-3 dj’s por noche, en la del viernes ya nombro algunos.

Lo dijo maiquel_nait el 22.07.2015 a las 13:31

Deja tu comentario...