Crónica FIB 2014. El Viernes.

cabecera

El Viernes era el día gordo de este FIB. Un día de festival de los de verdad, con muchas cosas para ver, solapes, carreras, y muchos nombres interesantes en el papel, tanto estrellas, nuevas propuestas o artistas por validar tanto hype alrededor de ellos.

Llegamos para ver los últimos compases de LOS CLAVELES y no perdernos a KOKOSHCA. Los navarros comenzaron titubeantes tanto a los instrumentos como a la voz, aunque se fueron calentando, al igual que los valientes que aguantábamos bajo el solazo. Al poco ya estaban soltando sus hits y eso siempre es motivo de celebración. “Mi chica favorita” con la mejor línea del año (Alísate el pelo, alísatelo ya), La Fuerza, No volveré… Perfectos para gritar y bailar brazos en alto. Con menos calor mejor. Seguimos la ruta nacional con MANEL, que repasaron a todo trapo su último disco, y echamos de menos alguna canción más de sus dos anteriores. Ellos suenan muy bien y saben cómo hacer partícipe al público, y a buena fe lo hicieron al final, con una “Teresa Rampell” épica. Lo que hace una buena línea de bajo, es fascinante.

Mientras íbamos corriendo hacia el FiberFIB de nuevo, escuchamos a lo lejos “In the morning” de Razorlight, lo cual nos evitó tener que ir hasta allá. Nos quedamos en THE PARROTS, y movimos bien las caderas a ritmo del garaje rock de los madrileños, que se lo pasan mejor que nosotros. Otro de los grupos 100% exportables que hay en la escena nacional. Suerte. Del pequeño fuimos al grande para ver a TOM ODELL, una de las nuevas estrellas del pop británico. Lo que más tiene en contra el chico es su edad, mira que es raro decirlo, porque se le toma menos en serio de lo merecido. Parece un producto para adolescentes, y de hecho puede que lo sea, aunque va más allá. El chaval toca el piano que se las pela y lleva una banda de registro impoluto, tanto a la música como a los coros. Tiene un estilo muy Elton John del principio y bien, por supuesto, lo que le falta es repertorio. Al final tiró de épica con “Another Love” y ya acabó echando el resto (y el taburete de una patada) dejando buenas sensaciones, sin más. Este es de los que veremos en letras más grandes pronto.
v_tomodell

En el FIBclub estaba a punto de comenzar uno de los nuevos nombres que más ganas teníamos de ver. TYCHO se presentaba en Europa por primera vez con este concierto, en formato banda. Apoyado por proyecciones de sus diseños gráficos geométricos marca de la casa, y también de escenas de películas de Jodorowsky, TYCHO nos ofrecieronun viaje onírico instrumental a base de melodías de teclado y guitarra, tan deudoras de Vangelis como de Brian Eno. Otros de los winners del Festival.
v_tycho

De ahí de nuevo al Maravillas donde PAUL WELLER ya estaba actuando, acompañado de una gran banda y un sonido fantástico (de todos los “veteranos”, él fue quien mejor sonido sacó). Su concierto fue brillante, buen sonido, buena ejecución, pero falto de concesiones al público. Si hubiera terminado con “A Town called Malice” el regustillo habría sido distinto. Aún así, muy buen concierto.
v_paulweller

A mitad de camino hacia el Trident, el efecto Paul Weller se vio y una comenzó a caer una tromba de agua en el recinto. Si la anterior vez que actuó tuvo que lidiar contra el viento y un incendio fuera del recinto, esta vez se libró de la lluvia por segundos. Los que no se libraron fueron AUTOMATICS que tuvieron que suspender su concierto debido al agua. Al llegar al Trident la escena era fantástica, los OF MONTREAL tocando y cantando, y un nutrido grupo de público bailando bajo la lluvia como si no hubiera un mañana. Tras cobijarme bajo un árbol y observar tamaño desenfreno, me decidí a participar del mismo, justo cuando la lluvia paró. Win. Lo que hizo que apareciera gente de todas partes y nos pusiéramos a bailar como si el mundo se terminara. Fue uno de los grandes momentos del festival sin duda, especialmente cuando comenzaron a sonar las primeras notas de “The love is a grotesque animal” y la cosa se vino abajo. Esos 10 minutos de canción fueron gloriosos.
v_ofmontreal

JAKE BUGG repetía actuación tras el año pasado, esta vez con segundo disco ya editado y más galones, y lo supo aprovechar. Todavía le falta carisma y desparpajo, pero es mucho mejor músico. Tendrá que pulir algo de esto para conseguir llegar más alto, pero su repertorio ya es lo suficientemente brillante como para acaparar la atención durante más de una hora. Tanto cuando se vuelve más Kinks como cuando se vuelve más introspectivo (incluso él solo con la guitarra), funciona. Y “Simple Pleasures” se reveló como el temazo para sus directos. Que se tome un descanso y vuelva con fuerza, a ver dónde es capaz de llegar.
v_jakebugg

Poco antes de terminar nos fuimos hacia el escenario TRIDENT para ver uno de los conciertos más esperados de esta edición, si no el que más. Los australianos TAME IMPALA están en una forma brutal y ahí estábamos para verlo. Con unas proyecciones lisérgicas que respondían a la música, a los de Kevin Parker se les veía mucho más sueltos y cómodos que en su primera visita al FIB. Muy inteligentes a la hora de elegir el setlist, intercalando los grandes éxitos a lo largo de todo el concierto, consiguieron uno de los llenazos del año y ayudaron a tener la sensación que el festival de este año sí valía la pena. Muy buen sonido, buena actitud, y canciones como “Elephant” o “ It feels like we only go Backwards” que hacen que todo sea mejor. Muchas ganas de disco nuevo.
v_tameimapala

Tras un corto paso por Juventud Juché, los que me sorprendieron porque me los imaginaba más… peligrosos, fuimos al gran reclamo del día, y posiblemente del festival. KASABIAN volvían al FIB, por la puerta grande, como cabezas de cartel tras haber encabezado Glastonbury también, y con éxito. El concierto fue similar, sin las violinistas eso sí, pero sí con el set todo blanco y la gran pantalla donde se proyectaban imágenes y también palabras random con fondos fosforitos. Muy efectivo todo, la verdad. Si bien en su anterior paso decepcionaron por su actitud y su falta de conexión, esta vez sí consiguieron epatar y dar un concierto de verdadero cabeza de cartel. Sin apenas tregua (solo dos momentos de relax, uno de ellos bastante penoso, ese de los lásers sobre una base electrónica de varios minutos, un poco WTF todo) fueron hit tras hit, repasando los cuatro discos que tienen. Por supuesto, con bien de trucos y efectismos, que si alargo, que si bajo y vuelvo a subir, que si vuelvo a alargar,…. Pero vamos, que el grueso del público acabó exhausto y contento. Tienen un repertorio como para tirarse una hora ahí arriba y hacer que el público pida la hora. “I’am on Fire” fue la guinda, como de costumbre, y las caras de cansancio y satisfacción eran visibles en el grueso del público.
v_kasabian

El resto de actuaciones que quedaban ya eran dj’s, tanto de pop como de electrónica. La apuesta por grandes nombres de la electrónica de masas no funcionó mucho esta vez, Above&Beyond, con pantallón XXL y sonidazo de escucharse en Almenara, no convocaron ante sí a mucho público, entre otras cosas, porque acabaron echos polvo tras el concierto anterior. No se pasan de garrulos pero acaban cansando con las cantaditas, bajón subidón y esos trucos del EDM que tan poco nos gustan. Un ratito y a correr. AEROPLANE sí nos convenció más, aunque tampoco acabó de fascinarnos (un par de Shazaam sí nos sacó), y el ganador de la noche y de la electrónica del FIB para un servidor fue PETAR DUNDOV. El croata puso exactamente el tipo de música que necesitaba, y me hizo bailar y disfrutar hasta que los pies dijeron basta. Que aún quedan dos días.

Ir al inicio de página...

Deja tu comentario...