Crónica FIB 2009. El Viernes

fib2009_header.jpg
Escenario
Llega la crónica del día clave para los informativos de este año. Ventoleras, cancelaciones, incendios, abucheos, aplausos y demás apasionantes claves para este día tan trepidante y tan… raro.
Ahí va.

Por maiquel_nait
Fotografías de Mari Lumix.

El Viernes prometía ser un gran día, debido a la presencia de alguno de nuestros grupos nacionales preferidos, más unos grupos internaciones interesantes, la vuelta de Magazine, y una electrónica sobre la base divertida para gente no execesivamente fan de la zapatilla.
No voy a dejarlo para el final, sería ridículo. El Viernes fue el día más raro que recuerde del FIB (no estuve el del gran chaparrón). Que si un incendio, que si empieza a soplar aire, que se transforma en viento y empieza a soltar lonas y a hacer tambalearse las cosas… A todos nos fastidió el hecho que tuvieran que cancelar la mayor parte de conciertos, pero estando allí, desde luego fue lo más sensato. Lo peor es que nos quedamos con 2 conciertos vistos, más 3 intentos, y los 5 estuvieron a gran altura. Una pena.
Nudozurdo.jpg
La tarde comenzó con un sol de justicia y cero aire en la carpa, viendo a NUDOZURDO, uno de nuestros nuevos grupos preferidos, que además no habíamos visto nunca. Y fue un conciertazo, repasando su segundo disco, Sintética, y tocando alguna canción de su anterior trabajo. Sonaron empacados, con mucha intensidad y un gran sonido, con mucho volumen pero sin llegar a molestar. Sonido ochentero, donde el cantante hasta recordaba físicamente a Ian Curtis, y un bajo y batería más cercanos a sonidos más duros. Los puntos álgidos fueron, como era de esperar, El Hijo de Dios, Negativo y Ha sido divertido. Buena afluencia de público para ser tan pronto, y de ahí salimos todos la mar de contentos.

Nacho

Y nos fuimos hacia NACHO VEGAS, que hizo un concierto correcto, pero no sobresaliente. Quizás la pega que le encuentre fue que todas las canciones que tocó las había tocado en Valencia en su último concierto, por lo que no me sorprendí por ninguna, y es una pena porque en esta gira toca temazos que hace tiempo no lo hacía. Aún así, sonaron clásicos como “Que te vaya bien Miss Carrusel”, o “Gang Bang”, que junto al momento “El tercer día” ya justifican un concierto. La banda suena bien, muy bien, tocan de memoria, pero en un escenario tan grande pierden cierta no se, intimidad, y el viento que ya empezaba a soplar le daba un aire (nunca mejo dicho) algo caótico al asunto. Mención especial a las fans de delante, no he visto cosa más plasta en años. Si os considerais fans, recapacitad, porque eso de ir dinamitando conciertos a base de gritos y bailes exhibicionistas… Ah! Y ya puestos, escuchad el primer disco, que también mola. Pues eso, que estuvo bien, muy bien, pero pudo estar mejor.

fuego.jpg
Y allí ya empezó a soplar un poco más el viento, y a suceder cosas extrañas, a la par.
Fuimos hacia el Verde a ver comenzar a PAUL WELLER, pero todavía estaban montando, cuando llegamos (a la hora de empezar el concierto), porque se ve que el viento había arrancado una lona del escenario, lo que retrasó el concierto de Cooper, y por consiguiente, el del Mod Father. Así que allí estuvimos esperando, cuando de pronto todo el mundo señaló hacia detrás de las gradas, hacia fuera del recinto, hacia la carretera. Un humo negro asomaba amenazante tras esas gradas, e incluso se llegaron a ver llamas. El pánico no cundió ni de lejos, más bien la gente lo miraba divertido, puesto que todo el mundo que estaba sentado en las gradas, y veía donde estaba el fuego, estaban más interesados en hacer fotos y en reirse que en salir corriendo a grito del “Apocalipsis, Apocalipsis”. Obviamente no nos quedamos sin ir a dotorear, y sacamos una foto de lo que según Antena3, había provocado el desalojo del festival. Como una quema de rastrojos, pero sin mojar los bordes. Eso era el incendio. Y con el viento soplando a saco en dirección contraria al festival. En fin. Para Apocalipsis, su programación de tarde.
Como se hizo la hora de Magazine, nos fuimos para allá, y justo cuando pasábamos por la pantalla, sale Paul Weller al escenario Verde. Grrrr, sólo podemos decir que sonó bajísimo por lo visto, y que su look nos decepcionó, saliendo con una simple camiseta apretada. Con lo que él ha sido. Oasis Wins.

vmagazine.jpg
A MAGAZINE llegamos bien, elegimos sitio, y salió la banda. Obviamente las pintas chocaban, puesto que las edades de los miembros eran avanzadas, y sus estilismos tenían parte de ochenta, parte de 2000. Howard Devoto salió al escenario calvísimo (no es novedad), y con una camisa de manda larga rosa, con una americana rosa encima. Al tercer acorde aquello nos dio un poco lo mismo, porque sonar lo que se dice sonar, sonaron de lujo. Yo no se si en su buena época aquello sonaba como lo hizo en Benicàssim, con una voz estupenda y uno de los mejores guitarristas del festival haciendo punteos, acordes y sacando toda clase de sonidos de sus 6 cuerdas. Se veían verdaderos fans entre el público, que aplaudían cada inicio de canción, y muchos curiosos por ver qué tal sonaba la banda 20 años después, o simplemente qué tal sonaba. El viento estaba haciendo de las suyas, y soltó una esquina de una gran lona; después empezó a balancear los bafles y parte de las luces. Todo el mundo queríamos mirar el concierto, pero estábamos casi más pendientes del viento y la seguridad, nuestra y de la banda. Así que cuando los técnicos tomaron el escenario, hicieron callar a la banda (justo estaba Devoto entonces medio tumbado en el suelo, como ajeno a lo que le estaban gritando ciertas personas que habían aparecido en el escenario), y nos alejaron de la montaña de hierros y lonas que formaba el FiberFIB. Nadie se quejó, todo el mundo lo vio normal, pero aún así nos fastidió sobremanera, sobretodo pensando en todo lo que quedaba después por ver, y que seguramente no veríamos.

Así, con los escenarios cerrados, no pudimos hacer nada más que esperar, buscar un sitio cómodo y aparentemente seguro, cenar y ver si había algún comunicado por parte de la organización. Ésta, cada cierto tiempo, anunciaba desde el Verde que se quería seguir con el festival, que esperarían a ver si amainaba el viento. Mucha pinta no tenía, pero anda que nos íbamos a mover de allí…
El recinto del Verde estaba repleto de gente, en cierto modo cogiendo sitio para no perderse a los KINGS OF LEON, que era lo único que interesaba al 90% de los guiris presentes. Lo mismo para Los Planetas con los patrios, ojo.

Tom
A cierta hora (serían las doce? La una?) anuncian que el próximo grupo va a actuar en el Verde, y que se trata de… TOM TOM CLUB. Epic Fail entre el público y tarjeta de Winner para la música en general. We win. Así que allí aparecieron Tom Tom Club, ante un montón de gente que los abucheaba, insultaba y hacía gestos obscenos, como si ellos tuvieran la culpa de que sus queridos Reyes de León se hubieran ido al hotel a las 23:00. Y aquí sí que no voy a ser objetivo ni lo pretendo: vaya mierda de fans tiene esa mierda de grupo. Si no me gustaban, ahora hasta me caen mal. 3 fechas en España y las 3 canceladas, y no son capaces de buscar nuevas fechas en Septiembre aunque trastoquen algo la gira. Y si al menos fueran buenos… Si tuvieran sangre en las venas… Si el guitarra tuviera traza de guitarrista y no de cantante de Dorian… Si sus grandes hits se diferenciaran entre ellos… Si se atrevieran a moverse por el escenario… En fin, que ya paro, que me caen mal y no los soporto. Que si estos son cabeza de cartel de un festival como el FIB (y Glastonbury, Oxegen, Roskilde, Reading…) los Raconteurs, por ejemplo, deberían ser Dioses sobre la tierra. Al menos eso sí es una banda de rock.
Y bueno, me he dejado a los Tom Tom Club jugándose el físico encima del escenario Verde (aunque hacían como que no iba con ellos, todo profesionales, bailando como si nada pasara y poniendo buena cara al mal tiempo), y siendo abucheados mayormente por gente que ni siquiera sabía quienes eran. Si hubieran prestando atención, podrían haber disfrutado de un concierto divertido, hedonista y algo verbenero, con un DJ scratcheando para rejuvenecer el sonido del grupo, y unos ritmos funk y cencerro a cascoporro que tan pronto te recuerdan a una banda sonora de peli de los ochenta, como a los ritmos que sostienen muchas canciones de LCD Soundsytem y demás gente de la DFA. De todas formas, el viento fue in crescendo y la cosa se iba poniendo cada vez más fea, con las torres de altavoces teniendo que ser sujetadas por un técnico, y las luces oscilando cada vez más. Finalmente, tras media hora aproximadamente, y varios temazos por tocar, la organización paró el concierto, dio por terminada la jornada de Viernes del Festival, y anunció que intentarían negociar con algunas bandas, para ver si podían acoplarlas otro día y dar el concierto que nos debían.
Así, y de forma sorprendentmente pacífica y ordenada, 45.000 personas nos dirigimos hacia la puerta, y salimos, dirigiéndonos al pueblo o a los cámpings, donde más de uno pasó una noche para olvidar, y más de dos fueron desalojados y tuvieron que dormir donde pudieron.
Dentro de tres años será lo más contar Yo estuve allí y sobreviví al día del vendaval…

Ir al inicio de página...

Comentarios:

La verdad es que no te has dejado nada …. totalmente de acuerdo con todo… solo mencionar ¿donde estaba la policía que tanto daba por saco durante el día cuando tuvimos que desalojar el recinto 45.000 personas?.. es que como hacía viento, …. y luego querrán que les apreciemos… anda ya!

A mí me dió un poco de miedo cuando antes de desalojarnos se fue la luz, en ese momento me vino a la mente que si a los guiris borrachos y enfadados porque no actuaban los kings, les daba por asaltar las barras y montar el caos, se podía montar una muy gorda… afortunadamente todo el mundo se porto bien y aunque en la puerta se creo un embudo, la gente iba despacito y con calma…..

La gracia fue que iban avisando a los bares y pubs del pueblo que 45.000 personas iban hacía allí y que tenían permiso para cerrar más tarde…. unos cerraron corriendo y otros hicieron el agosto, claro….

Lo dijo gatita norte el 13.08.2009 a las 23:03

Deja tu comentario...