Crónica FIB 2009. El Domingo

fib2009_header.jpg
diumenge

Terminamos la crónica por días del FIB 2009 con, obviamente, el domingo, último día del festival que a priori se presentaba como el día más completo y más interesante de la edición 2009. Llenazo hasta la bandera, expectación por ver a algunos nombres, solapes criminales, y horarios para tirar a la basura. Eso, básicamente, fue el previo del domingo. Ah! Y que pudieron repescar a Los Planetas.

Por maiquel_nait y Antoñita la Fantástica
Fotos de MariLúmix

DOMINGO

Como ya se ha dicho, el domingo era el día grande del Festival sin duda. Y sin duda lo era por dos motivos: la expectación que generaban los Killers (a partir de ahora The Fulers), capaces de hacer vender las entradas de día en tiempo récord, y una de las mejores ediciones que se recuerden en el segundo escenario del Festival, sobretodo tras la inclusión de Los Planetas en el mismo. Lástima que el Verde no estuviera a la altura.
Ni tampoco la organización, que sí avisó del cambio de horarios del escenario Fiberfib, para acoplar a los Planetas, pero no del adelanto del Escenario Verde a saber por qué. Nos enteramos una vez dentro del recinto, y porque nos avisó gente que vino más tarde. Y mira que fuimos a la caseta de información a preguntar a las 18:30. En la sala de prensa, además, no se explicaba el porqué de este cambio repentino de horarios, allí lo que había era un mal rollo brutal por culpa de los Killers y de su prohibición de hacer fotografías a los medios que no fueran… su fotógrafo oficial. Las malas lenguas (en varias crónicas de webs y portales musicales se ve reflejado), se cuenta que el mánager de los Fullers incluso amenazó con que no tocaban por seguridad (se ve que habían visto Antena3 y su “El viento y un incendio obligan a desalojar el FIB”), y la organización les ofreció tocar antes, cuando el vendaval aún no hubiera llegado. La cuestión es que todo fue muy raro porque parte del montaje de los de Las Vegas estuvo encima del escenario mientras tocaban otros grupos, no sabemos por qué, pero todo parecía algo así como “queremos tocar cuanto antes para irnos a la de ya”. Así que mucha gente se quedó sin ver a Catpeople o a White Lies (aunque ya les vale que empezaron a las 21:00), los horarios se volvieron a trastocar, hubo que hacer y deshacer nuevos planes y trayectos, y los horarios a 7 euros se devaluaron todavía más. Epic Fail así de grande, Maraworld.
Pero bueno, ciñámonos, de momento, a lo estrictamente musical.

Dent May
Y lo estrictamente musical comenzó para la crew de alababarada con DENT MAY AND HIS MAGNIFICIENT UKELELE otro de los metidos con calzador a última hora, afortunadamente. Dent May es una suerte de megaNerd a más no poder, que toca el ukelele y se acompaña de una banda formada por músicos igualmente con pinta de nerds a tope. Como estampa no tienen precio, pero musicalmente saben lo que hacen. Pop luminoso, en la onda songwritter, pero con ukelele. Esto por un lado le aporta un algo personal al asunto, pero por otro le hace pecar de linealidad. Aún así, como concierto de primera hora, fue muy agradable, se marcó una versión acústica de Prince y canciones como Howard y sobretodo Meet me in the garden nos hicieron dar los primeros contoneos de la tarde, cerveza en mano.

Klasus&Kinski
Tras Dent May nos quedamos a ver el comienzo de KLAUS&KINSKI, ya que con el cambio de horarios, Calexico se solapaban a base de bien. Me gustó la disposición de los músicos en el escenario, todos en línea, pero no me gustó el hecho de no llevar batería. Pero bueno, de momento se les perdona, que están empezando. Nos sorprendió bastante (para bien) ya que en el Wah Wah Anotinette había asistido al ruinoso concierto que por culpa de ellos, la sala, el público o todos por partes iguales, ofrecieron. En la carpa del FIB, hasta la voz se escuchaba perfectamente, y los instrumentos cumplían su misión como tocaba. Vimos un par de canciones, entre ellas la versión que hacen de Shell for the mourning (fácilmente reconocible porque es en inglés), que por cierto es un temazo, y, ya yendo a toda prisa hacia el Fiberfib, soltaron el Crucifixión la solución, mejor canción nacional de 2008 para alababarada, con todo lo que ello representa. Una lástima perderse una ocasión de oir a este grupo sonando bien y el curioso humor murciano de la cantante.

Calexico
CALEXICO comenzaron a pleno sol, pero el cielo se iba nublando, quitándole atrezzo fronterizo, y acongojándonos un poco ante la posibilidad de tener lluvia y pedazo fin de fiesta sería ese. Si de Franz Ferdinand dijimos que eran el grupo más divertido en directo, de Calexico podríamos decir que no fallan. Aunque tengan un día regular, su concierto será de notable alto, fácilmente. Vinieron acompañados de DePedro a la guitarra, y eligieron un repertorio basado en su rock fronterizo marca de la casa, pero con más toques latinos que en su anterior visita, por ejemplo. Nos hicieron mover las caderas a todos, en medio de un ambiente muy bueno entre el público (nacional en un muchísimo porciento, más Howe Gelb), y pusieron los pelos de punta a más de uno y de cien con su (sí, previsible y esperada) versión de “Alone again or” de Love. Tercera vez que sonaba en Benicàssim, y tercera ovación que se llevaron. También sonó un pasaje de Manu Chao, además. Pues eso, que volvieron a triunfar. Me gustó más la anterior vez, quizás por la sorpresa, o por haber sido en carpa (quieras que no, una carpa le da un toque más íntimo al concierto), pero aún así, buena nota para los americanos. Lo mejor sin duda del concierto para mi, Antoinette, fue que al haber quitado las lonas de los lados del esecenario, se pudo ver como bajaba el sol y la luz languidecía (toma cursilada), siendo la mejor de las escenografías posibles para el grupo.

David Kitt
Tras la cerveza de rigor (otra), nueva carrera para llegar a ver a DAVID KITT, aunque fuera durante unas canciones. Su último disco, The Nightsaver, me gusta bastante, con esos sutiles toques electrónicos y ese aire a lo Kings of Convenience en varias de sus canciones. David Kitt es un veterano pseudodesconocido por estos lares. Presentó en el FIB su sexto trabajo, nada menos. Al menos no apareció en el escenario en solitario (como acostumbra a realizar sus últimas giras), sino que le acompañó un teclista que además le hacía coros. El pero siguió estando ahí, en los pregrabados que le quitaban algo de gracia al asunto, pero vamos, llevaba grabado lo justo, y era su guitarra, con la peculiar forma que tiene de tocarla, la que llevaba la mayor parte del peso de la instrumentación de las canciones. Su pop tranquilo, bonito, con melodía que se repite y se repite, y estribillos nada estridentes se fue haciendo hueco entre el público, que fue llenando la carpa. Escuchamos cuatro canciones y nos fuimos a ver a los cabezas de cartel del día; eso sí, con ganas de habernos quedado un rato más.

TV on the Radio
Y así aparecimos ante el ecenario FiberFIB, esperando a que salieran a escena TV ON THE RADIO, sin duda, el grupo que más ganas teníamos de ver de todo el festival (no en vano, su Dear Science fue elegido como mejor disco de 2008 para alababarada.com). Y allí estábamos, entre el público (quizás algo menos del esperado, aunque en ese escenario nunca sabías. Claro que coincidieron con los nefastos White Lies, por lo que las hordas teen británicas se hallaban en el Verde “disfrutando” con ellos”. Obviamente, mucho mejor para nosotros). Y allí que salieron los de NY, con sus dos, digamos, frontmans en escena, destacando sobretodo la barba de Kip Malone, a juego con su ex corte de pelo. Y lo que nos ofrecieron fue uno de los conciertos (si no el) más negros de la historia del FIB. Mucho soul, muuuucho funky, mucho ritmo y mucho juego de voces, falsetes y sacadas del estómago, mucho saxo entrecortado y algún ritmo casi disco; todo pasado, eso sí, por el filtro TvoTR; esto es, mucha intensidad, mucho cambio de ritmo, muchas canciones dentro de canciones, mucho juego vocal, y mucho avasallamiento sónico al respetable. Y por encima, canciones como DLZ o Wolf like me, que fue sin duda uno de los momentos del Festival. El concierto no fue redondo porque cuando utilizaban bajos sincopados, se comían parte del resto de instrumentos, creando una especie de bola de sonido algo molesta. Los momentos en los que el bajo era de verdad, al contrario, se encuentran entre lo mejor del FIB 2009. En sala, con un buen sonido, deben ser increíbles. Los veremos algún día por aquí? No, ya te lo digo yo, Maiquel Es una apreciación, pero para mi, estos tíos se merecían más de lo que les dio la organización el concierto duró unos 45 minutos y una propuesta tan diferente a todo lo que se ha visto últimamente en el FIB mercía un mejor trato. Yo sigo opinando que sí, fue corto, pero duró 50 minutos, lo mismo que el resto de conciertos programados en el FiberFIB, pero bueno. Otra cosa es que deberían haberles dado más tiempo tratándose de los cabezas de cartel del escenario.

Aquí, debido al cambio de horarios del Verde, se produjo la coincidencia de horarios más dolorosa del domingo. Tuve que decidir entre Psychedellic Furs, Friendly Fires y Giant Sand, nada menos, tres platos fuertes del día. Finalmente opté por la elección típica “voy a ver al que más difícil resulta volver a ver”, por lo que acabé en el Verde, con cuatro gatos, viendo a la banda de los ochenta.
Mientras, Antoñita, guiado de puro espíritu periodístico, decidió quedarse en el FiberFIB para ver a los Friendly Fires, de manera que casi todo quedara reflejado en la crónica. Para que os quejeis.

Psychedellic furs
THE PSICHEDELIC FURS aparecieron en el FIB ante escaso público, que los recibió muy emocionados, sobretodo ante los primeros acordes de Heaven, segunda canción que tocaron. Cuenta la leyenda que respondieron a la organización del FIB con un 10 minutos después de habérseles hecho la propuesta. Quizás no se vuelvan a ver en una de estas, y así se les veía de encantados en escena. Los años no pasan en balde y la voz de Richard Butler, se notó castigada y algo justa (más de lo normal, quiero decir). De todas formas, las canciones sonaron todo lo frescas que podían sonar, con un saxo que a veces pecaba de exhibicionista, y otra brillaba con luz propia. Fue un concierto correcto, que seguramente gustaría a muchos nostálgicos y a otros les haría sentir algo más mayores, pero resulta incontestable que canciones como Heaven, Sister Europe, President Gas o Pretty in Pink estarían sin duda en el TOP 4 de canciones que sonaron en el Verde el domingo. Y de paso dieron una lección de sonido ochenta reivindicable al grupo al que precedían. Ya puestos.

Conectamos con Antoinette en el FiberFib. Acabado el concierto de TV on the radio y viendo que teníamos un buen sitio, decidimos quedarnos a la espera de FRIENDLY FIRES protegiendo nuestro hueco de las hordas guiris que de repente venían hacia el fiberfib. En muy poco tiempo el fiberfib se quedó pequeño, no se veía el final del aforo y la verdad, me sorprendió, y supongo que a la organización también por no haberlos programado en el verde donde los Furs tocaban ante el Tato y sus cuatro primos. La duda nos corroía, ¿serían capaces estos jovenzuelos de hacer un buen directo, o serían la típica banda de un buen disco que decepcionan ante el público?. Afortunadamente desde el primer momento dieron cuenta de su buen hacer. Con un carismático Ed Macfarlane que no paró de contonearse y bailotear a lo Soul Train repasaron todos sus temazos, destacando momentazos como Paris y Lovesick. Menudo personaje el Ed este, con su polo metido por dentro, los pantalones ceñidos y cortos por el tobillo, vaya pieza. Cantaba y tocaba el teclado y las maquinitas de vez en cuando. Meritorio el baterista del grupo que toca en directo las bases electrónicas del disco, a lo !!!, como Dios manda. En cualquier caso yo les recomendaría que ficharan alguien más para percusiones ya que tenían al bajo pluriempleado en ambas labores. Un muy buen directo para bailar, por momentos con los lásers aquello parecía una discoteca… confiemos en que sigan sacando buenos discos. Devolvemos la conexión.

Los Planetas
Y de nuevo, como no, a correr hacia el FiberFIB para ver a los segundos cabezas de cartel del FIB, LOS PLANETAS. Pillando, de paso, a toda la marabunta guiri que realizaban el trayecto contrario en dirección hacia the Killers. Al final, sudado y cagándome en todo, llegamos donde teníamos que estar, formando corro ante el escenario para poder realizar un karaoke indie ante Jota y los suyos (para que, de paso, los que dicen que no se entiende lo que canta, comprendieran las letras). Expectación máxima, el grueso de la expedición Fiber nacional ante el escenario, y cuatro guiris perdidos por ahí también, para dar color. Y abrieron con “Segundo Premio”, ante el regocijo del personal. Sonido empacado, tocado de memoria, corista para doblar las voces a Jota, que desde nuestra posición parecía Guille Mostaza (el que hacía coros, no Jota), para que se le entendiera más, y un control de luces y escena espectacular. Justo después tocaron “Soy un pobre granaíno”, avance de su nuevo disco, de factura similar al enorme “La leyenda del espacio“. Y después, retahíla de hits, con mucho peso de este último trabajo. Tras un momento de titubeo equivocándose en Un buen día (imperdonable), se lo tomaron más en serio y sonaron como debían sonar, brutales. Con momentos a tres guitarras y Erik dándolo todo repasaron, a toda prisa, canciones clásicas (“Santos que yo te pinté” provocó el delirio, como no), con las de su época más flamenca (épica sonó “Ya no me asomo a la reja”, para enmarcar fue el final instrumental de “Si estaba loco por ti” y la locura absoluta el momento “Alegrías del incendio”…). Terminaron con la habitual “Pesadilla en el parque de atracciones” tras tocar durante unos 45 minutos, haciendo que nos quedáramos con muchas muchas muchas ganas de más, y sin saber si alegrarnos por haberlos vistos, o decepcionarnos por verlos tan poco. Un concierto, tal como iba, de una hora y poco, y es el concierto del FIB sin duda. Así, que nos quedamos con tres cuartos del concierto del FIB, que ya es bastante. A no perdérselos en la nueva gira.

A la vez que Los Planetas, en la carpa pequeña triunfaba la sueca LIKKE LI, más suelta y disfrutable (en el sentido de bailar) de lo que anunciaba su disco. Salió de Benicàssim con la medallita de Winner también, la chica.

Y para THE FULLERS que nos fuimos. El grupo que más expectación levantaba de todo el cartel; el grupo que había hecho que las entradas de día del domingo volaran; el grupo que tenía gran parte de la culpa de que los abonos hubiesen volado; el grupo que había hecho cambiar horarios y había hecho cabrear a todo el plantel de fotógrafos; el grupo más mainstream del cartel del FIB 2009 iba a salir a escena, para delirio de decenas de miles de personas que los esperaban ansiosamente. Y allí que íbamos nosotros, cargaditos de reticencias, claro, a ver si nos convencían o si por fin entendíamos el por qué del fenómeno Killers. Yendo ya sonó Human, la primera, como suelen comenzar la gira, y justo después, Somebody Told Me. Ein? Y entonces, luego qué? Pues luego, el tedio. Poco hay que decir de (la parte de concierto que vimos) los Killers, en disco y en directo. No lo entiendo. Sigo sin entenderlo. Qué tienen? Una puesta en escena espectacular pero ridícula (palmeras? Fuego? Esa chaqueta?), un setlist elegido por su peor enemigo (su canción más conocida y su gran hit llenapistas, de tirón al principio: La cuesta abajo es insalvable), una actitud, cuanto menos, reprochable (hola, soy Brandon Flowers, me muevo mucho por escena y tengo a cuatro maniquíes que tocan instrumentos. Muy bien peinados, eso sí), un montón de canciones prescindibles (todas menos… dos?), que se mueven entre el tedio, la monotonía y la vergüenza ajena (y porque no hemos traducido las letras, que si no…) y, para mí lo más destacable y reprochable, una absoluta carencia de vista a la hora de llevar las canciones al directo. Para un grupo que se autodefine como de rock de estadio, qué poca gracia a la hora de tocar, leche. Parecía que lo único que pretendían era tocar las canciones lo más exactas al disco, sin acoplarlas al formato en vivo, por lo que claro, aquello era más plano que la segunda etapa del Tour. Ni subidones, ni bajones para que hubieran subidones, ni partes alargadas para provocar el delirio, ni cambios para hacer más bailable o menos algún tema, ni nada. Simplemente se dedicaron a demostrar que lo que hacen es muy malo, muy pasado, y que no hay quien se explique el por qué de tanto éxito. Que son el grupo más sobrevalorado del planera música, y que en vez de rock de estadio hacen AOR para adolescentes. Un horror. Ni en el Rock in Rio hubieran tenido perdón.

Lo peor de todo es que el cambio de horario del Verde hizo que claro, todo se adelantara, y si huías del Verde te encontrabas con el vacío absoluto, o lo que es lo mismo, PETER DOHERTY. Aún así nos fuimos hacia allí, después de estar un rato descansando en el césped, y lo que vimos nos sorprendió para bien, ya que nos esperábamos un triste espectáculo en la línea habitual del Doherty, pero en cambio nos encontramos con los Babyshambles tocando canciones de Babyshambles y de los Libertines, incluso. Quiero decir que los músicos que acompañaban a Pete eran los mismos que le acompañan cuando gira con el nombre de la banda, y el setlist obvió en gran parte el disco en solitario del cantante, que en cierto modo era lo que iba a presentar. A la parroquia fan les vino de maravilla, claro, y hasta tuvo algún detalle curioso como lo de aparecer una bailarina en escena, dándole un toque más cabaretero al concierto. No me gusta el Doherty ni nada que se le parezca, pero he de reconocer que me sorprendió para bien. Al menos sonaba bien, y hasta se acordaba de las letras. A la tercera fue la vencida, parece.

Birdy Nam Nam
Vimos un poco porque lo que queríamos ver de verdad eran los BIRDY NAM NAM. Tras este extraño nombre se encuentran cuatro dj’s franceses, especialistas en turnbalism, o el arte de hacer música a base de manipular vinilos sobre la marcha. Problemas técnicos hicieron que el concierto se retrasara y por lo tanto se acortara. Finalmente comenzaron y demostraron que son una gran baza encuanto a la electrónica festivalera, tanto por espectáculo como por sonido. Una pena que el escenario no tuviera pantallas para poder ver qué hacen con los vinilos, pero allí estaban los cuatro, en línea, manipulando discos y maquinitas y lanzando trallazos ahora más techno, ahora más dub, ahora hip hop, ahora más electro. Muy variado y muy ecléctico, con sus subidones y sus momento histeria colectiva. Visualmente son apabullantes también, con unos grandes visuales in crescendo, apareciendo en unas grandes pantallas de leds, dispuestas delante, detrás y a los lados de los dj’s. Un gran acierto de la electrónica del FIB 2009.

De allí nos fuimos corriendo hacia el live de LAURENT GARNIER, en el que presentaba su último disco, Tales of a Kleptomaniac, que nos gusta bastante. Llegamos justo cuando terminaba una de las canciones en las que utilizaba viento metal de verdad, lo cual era interesante, pero empezó a presentar las canciones y a realizar el live sin más, sin músicos en directo, sin voces, sin más que él, junto a otro, delante de maquinitas y ordenadores. Sí, un live electrónico al uso, pero no se, esperábamos algo más orgánico tratándose de quien se trata, y presentando un disco tan instrumentado. Algo decepcionados, nos fuimos hacia Rinocerose, aún sabiendo que tarde o temprano los músicos volverían a escena, como así fue.

rinocerose
Y RINOCEROSE estaban haciendo lo que se espera de ellos, tras haberles visto varias veces en su anterior gira: gran espectáculo visual, con pantallas móviles y unos visuales en ocasiones espectaculares, más un vesturaio y una puesta en esecena de los músicos muy cuidada; mucho ritmo, mucho guitarrazo y mucho efecto para hacer bailar a la gente (lo consiguieron, claro) y una serie de vocalistas, cada uno con una personalidad especial, que acaban siendo lo mejor del set. Como espectáculo y cierre de festival es perfecto, sin duda, pero como concierto les chirría algo. No se si es que tanto guitarrazo y tanto efectismo al final acaba por cansar, o es el hecho de que todo parece un enorme y descarado playback y no sabes si en el escenario están dejándose la piel o te están tomando el pelo. Aún así, tanto nuevas composiciones, como antiguas hicieron divertirse al público (español en gran proporción), y volvieron a destacar sus hits “Funky music” y “Bitch”, con su correspondiente carismático vocalista revolucionado a mil por hora. Como concierto, normalito. Como cierre de Festival, divertido y adecuado.

Lo cabreante de la cosa fue que todo aquello terminó a las 3:30 gracias a la pataleta Killers, y allí estábamos, el domingo, el día de darlo todo, Xmil personas con ganas de conciertos y de fiesta ante el Verde, viendo que aquello había llegado a su fin tan pronto. Salieron los técnicos de sonido y de escena a saludar, se llevaron una buena ovación, y terminó la cosa con el típico Vals, uno de los mejores momentos del FIB sin duda, con todo el mundo improvisando un baile agarrao en la explanada del Verde. Un clásico de los de no perderse (y dejarse llevar, claro).

Después de terminar el Verde y con él los conciertos del FIB 2009, nos fuimos a carpear, viendo un rato a DiskJokke, dj noruego que tiró de minimal y de loops eternos, con algún toque de electrónica setentera y con clase. No aburría, estaba interesante, pero francamente, nos apetecía otra cosa.
Y esa cosa la encontramos en la Carpa POP, donde hicimos nuestro particular cierre FIB como se debe, a ritmo de la música que pinchaba ÓSCAR SALVAJE. Pese al escaso sonido de la carpa pop, y del calor inhumano, allí estuvimos bailando al ritmo de clásicos del rock y del pop de todos los tiempos, desde Bob Marley a Jefferson Airplane, pasando por Amy Winehouse, Katty Daisy and Lewis, Blur, Beck, Los Ramones o Tom Waits, entre otros. ALDO LINARES comenzó su sesión de una forma continuísta, lo cual dejó un gran sabor de boca a los Carpapoperos allí hacinados. Es momento moonwalk colectivo no tuvo precio.

Nosotros nos pasamos a ver a GARNIER cerrando el FIB, y al rato de estar allí, en aquella especie de Fiesta del Fin del Mundo (no demasiada gente, pero muy entregados), al ver que quería amanecer, nos retiramos al ritmo de los platos del francés, que nos acompañaron durante todo el trayecto hasta el pueblo. Y por lo que podíamos escuchar, fue aquello un gran cierre para una no tan grande edición del FIB.

Hasta la próxima?

Ir al inicio de página...

Comentarios:

Recordamos que podeis poner comentarios, justo aquí abajo.
Gracias.

Lo dijo maiquel_nait el 23.09.2009 a las 18:02

Lo de TVoTR, es de lo mejor que yo he visto en muchos años de FIB, y desde luego la gran oportunidad perdida de la organización para tratarlos con el respeto que merecen, al fin y al cabo a los Planetas (quienes por cierto, me gustaron bastante) los podemos ver en muchas ocasiones. Así, nos quedamos a medias con los dos.
Lo de Garnier me decepcionó bastante: muy tontito y muy sobradito me pareció. Vino a dar una clase magistral, y dio un live coñazo.
De Rinocerose ya me canso. Siempre la misma fórmula.
Pete Doherty cada vez está más mejor, ya casi me gusta mucho y todo. Sonaba muy bien, y recordaba las letras mejor que J y su corista.
Y The Killers son peor aun de lo que imaginaba. Aburridísimos, vulgares y con un escenario con plantas y cosas, que parecía un Estudio Abierto de Íñigo de los primeros 80. Un horror digno de este FIB.

Lo dijo Acid Queen el 24.09.2009 a las 15:13

Gran cronica del Domingo, el unico dia que asistí yo en mi ULTIMO fib porque a mi ya no me ven el pelo por alli los guiris lanzalitrosdemeado..
Estoy de acuerdo en que TV on the Radio fueron de lo mejor pero yo me esperaba mucho más, realmente me encantaria poder verlos en sala con un sonido mucho más claro. Eso si, yo con Wolf Like Me casi me vuelvo loco…
Friendly Fires estuvieron de puta madre! muchas tablas en directo, muy buen sonido y una fiesta monumental en la que era imposible dejar de bailar. Además tienen muchos hitazos en su disco y fue un gustazo ver que los defendían tan bien en directo.
Yo fui uno de los afortunados que (perdiendome a Los Planetas) asistió al concierto de Lykke Li, la más grata sorpresa de este domingo, increible la puesta en escena de esta tia y las tablas que tiene en el escenario y la energia que desprende. No me esperaba esto ni de coña. Y se metió al público (eminentemente guiri, pero todos se sabian las canciones, y eso que no es una propuesta, digamos, accesible) en el bolsillo desde el primer momento, gracias a guiños como la versión de Kings of Leon que no pudieron actuar.
Los Killers vi dos o tres canciones desde el final, final del verde porque claro aquello era una masa troguiriglodita informe y babosa removiendose entre la cerveza y los meados en la que no apetecia adentrarse. Muy triste, muy aburrido, muy infumable lo de los Fullers.
Laurent Garnier (live) fue mi gran decepción, ya que Tales of a Kleptomaniac es un discazo y cuando me enteré de que lo iba a tocar en directo me ilusioné bastante, pero luego al final no dejaba de ser un live de electrónica al uso con pequeñas intervenciones de los instrumentos y no me convenció nada.

Lo dijo Templeton el 28.09.2009 a las 01:30

Muy buena la crónica! Me parto con lo de los killers, mira q se han vuelto engreídos y cutres! Y lo peor, les funciona! Fórmula 40 prales.
Los TV on the Radio fueron los q me animaron a ir al FIB el domingo y para mí, faltó intensidad en general, por parte del público también! Fue un concierto notable, pero esperaba un sobresaliente! Es q el Dear Science es y suena tan brutaal.. En otra ocasión será y en otro entorno! Y en cuanto a Lykke Li, sorpresa absoluta, gran carisma y atrevimiento y el intro q se marcó con Walk on the Wild Side de Lou Reed en un tema me dejó flipada. Con Rinocerose lo volví a intentar, pero sigo sin creérmelos! Un cierre del Verde a la altura de esta edición.

Lo dijo MissLucifer el 28.09.2009 a las 21:10

Calexico estuvieron bien, como siempre, por eso me tenía que haber quedado a ver a Klaus & Kinski, que prometía y por problemas de sonido pude ver solo una canción……

Estoy de acuerdo con TV on the Radio fue de notable, pero esperaba sobresaliente. La voz del cantante se escuchaba bajita, no estaba acorde con la fuerza que él le ponía. Con un poco más de volumen hubiese estado estupendo.

Los planetas se saLIERON, menudo concierto, corto pero redondo, desde el principio hasta el final y encima sin guiris!!! estoy babeando pensando en el Mimed…

Friendly fires estuvieron geniales, salí huyendo de Psychedellic Furs, no me apetecía nada, y cuando llegué estaba a reventar, aguanté varias canciones detrás pero luego me fuí metiendo por un lateral y conseguí buen sitio.

Laurent Garnier también fue un chafón para mí, me salí de Birdy Nam Nam, que me estaban gustando bastante y me arrepentí. Menos mal que me fuí a ver a Rinocerose que aunque los tengo bastante visto, me gustaron mucho, superanimados y con una puesta en escena muy chula……. salvaron la noche……. un 10 al Vals del final, vale la pena quedarse, es muy divertido!!!

Yo aún no se que haré el año que viene, si puedo ir a otro festival de este tipo aunque sea fuera, igual lo sacrifico…. no se, ya veremps. De momento me voy al Tanned Tin…

Lo dijo gatita norte el 11.10.2009 a las 20:31

Deja tu comentario...