Crónica Alababarada FIB 2018 – El Viernes

El viernes, sobre el papel, era el día fuerte de esta edición. El cabeza de cartel más potente (The Killers) actuaban hoy, y había que ver qué capacidad de atracción de masas siguen teniendo a estas alturas, con discos nuevos pero lejos de la omnipresencia y popularidad que alcanzaron con el primero y sobre todo con Human. Después de lo medio lleno medio vacío del recinto durante el jueves, veríamos si hoy teníamos noche de gala como parecía que iba a ser.
Spoiler: sí

Los horarios del día eran raros, se ve que los Killers exigieron tocar a las 23:00 y descuadraron todo, por lo que antes que ellos había un gran apelotonamiento de bandas, y después, varios vacíos. Una pena que los solapes nos dejaran sin ver cosas interesantes, pero ojalá desdoblarse en los festivales.

La jornada comenzó con Juanita Steirn abriendo el escenario grande al Sol y con guitarra y buena banda. Se ve que es telonera de los de Las Vegas y vienen en pack, ante lo que hay que decir que tienen mejor gusto eligiendo teloneros que chaquetas. Juanita Steirn dio un concierto muy agradable, con una bonita voz y toques rock, pop y a veces country, que mejoraban cuanto más se aceleraban. Concierto para fans del festi y fans de The Killers, pero muy bien recibido.
vi01
Nos dimos una vuelta a la espera del siguiente concierto en el Maravillas. Buena presencia femenina a estas horas en todos los escenarios, y muy variada, desde el folk americando de Joana Serrat al pop electrónico de Júlia, y al rock teatral y crudo de ANNA CALVI, nuestro siguiente objetivo. A pleno solazo la cosa desluce, y más en el escenario grande, pero se supo crecer y ante un público ya bastante numeroso y bastante respetuoso ante su propuesta, descargó su hora de guitarrazos, chorros de voz perfectamente controlados y pericia increíble con la guitarra. Mostró algún tema nuevo de su inminente disco, y canciones de sus anteriores trabajos, las más celebradas, las del primero. Y con una versión enorme y grasienta de Suicide, con ella por los suelos y unos solos de guitarra pura técnica, nos dejaba, como siempre, con ganas de más. Qué grande.
vi02
A partir de aquí se nos juntaba todo y decidimos dar vueltas hasta llegar al objetivo claro final. Comenzamos con Rural Zombies, un grupo nacional que va subiendo, y que tocan bien y suenan como un tiro, … pero sin mucha personalidad. Suenan demasiado a los Foals de los dos primeros discos, lo cual es bueno… y malo. De ahí a un momento de los CATFISH AND THE BOTTLEMEN, a ver si son de verdad para tanto como esa horda de británicos corriendo hacia el escenario nos hace creer.
vi03
Y nada, primer llenazo del día, con toda la muchachada ante un grupo que repite en el FIB, y que puede que abandere el nuevo rock de estadios de las islas. Un poco una lástima porque ni les veo canciones ni les veo personalidad. Pero ahí estaban, siendo coreados e idolatrados a lo loco. Ya son cabezas de cartel en las islas. Fuera… tendrán que esperar.
vi04

Nos fuimos a ver a TULSA un rato, que ahí estaban con banda de lujo y sonando genial, tanto su vertiente más “electrónica” como la más pop-folk. Mal detalle de la organización cortarles la última canción, cuando por poco tiempo que hubiera para cambiar, tampoco sería preciso. Y más para el montaje que llevaban los siguientes!
vi05

Nos acercamos a CUCHILLO DE FUEGO, que son una de esas bandas de carpa del FIB de la sección más “underground”, una banda poco conocida, gallega, y que debería dar un salto, estos grupos guitarreros siempre casan bien en la letra pequeña de cualquier festival. A medio camino entre el hardcore y el spoken Word, con letras peculiares y una camiseta de Fasenuova. ¿Qué más se puede pedir?
vi06

Nuestro solape bueno del día era triple, Vaccines, Sleaford Mods y Bob Moses. Decidimos sacrificar a los primeros, a los que habíamos visto más veces, y nos fuimos a ver al dúo de Notthingam, unos raperos sobre bases electrónicas, puro work class hero, puro anti stablishment, puro anti todo. No importa no entender las letras, aunque sería el detalle, la propia extravagancia de la propuesta es más que suficiente: bases electrónicas repetitivas, soltadas desde un ordenador portátil por uno de ellos, que después se dedica a beber cerveza con una mano en el bolsillo. Mientras, el cantante se desgañita en el micrófono, mientras hace pasos de baile peculiares, y toca el pie de micro como un contrabajo. Para verlos. Pero todas las semanas. Minimalismo y hooliganismo bien.
vi07

Corriendo nos fuimos hacia el South Beach, donde los canadienses BOB MOSES ya habían empezado su concierto. Nos sorprende no para bien que no lleven banda, solo ellos ante maquinitas, un micro, y después una guitarra. Los dos son como sacados de un catálogo de moda por Instagram, tan surferos, tan perfectos, que darían rabia si su música no molara tanto. Parece que no podían tocar más tarde y por eso les tocó hacerlo a esas horas, pero su pop electrónico que se iba hacia sonidos de club, puro gustosismo, entró perfectamente y nos hizo bailar como si fueran las tantas. Estrenaron canción, además. Win win.
vi08

De camino hacia el Maravillas con la marabunta que corría hacia los Killers, paramos en la carpa donde los valencianos LA PLATA estaban a punto de comenzar. Otro de los hypes patrios del año, tenían buena cantidad de público ante ellos, que fue creciendo una vez comenzaron. Su post-punk enérgico y sus líneas de bajo atraen a cualquiera. Este también es su año y a ver si tienen suerte y dan el salto de verdad, porque calidad, hay.

Y ahí nos plantamos, de nuevo, ante los Killers. Habremos visto cuatro canciones de ellos en directo, voy a ser honesto, nunca me han interesado mucho. Pero son el gran cabeza y hay que verlos. Mucha expectación, y sí, mucha gente. Hay mucha gente, sorprende que aún sean capaces de arrastrar estas masas. Saben que no están en su mejor momento, y por eso van a saco desde el principio. No recuerdo una lluvia de confeti tan espectacular para comenzar un concierto, con su nuevo single, “The Man” sonando, y una pantalla espectacular con unos visuales fantásticos del Cow Boy de la tienda de regalos de Las Vegas en él.
vi09
Éxtasis colectivo y felicidad en la explanada. Siguen con “Somebody Told Me” y ya para qué. La tercera ya nos da un poco más igual y en la cuarta ya hemos visto lo necesario. Llevan montaje espectacular, los nuevos músicos lo hacen bien, coristas, instrumentos de apoyo, y Brandon Flowers no ha engordado ni un gramo ni ha perdido su sonrisa ni su voz. Es como el yerno perfecto, que además canta muy bien. Pero no nos dicen nada. Así que lo mejor del concierto de los Killers, fue cuando nos fuimos al de los CHARLATANS.
vi10

Tim Burgess es fan del FIB, y el FIB es fan de los Charlatans… y eso se nota. Se le veía feliz moviendo su característica melena rubia sobre una infame sudadera del Jefe Wiggum que menos mal que se quitó al rato. Hicieron un concierto de hits, presentaron canciones nuevas, y terminaron con su sota caballo rey que nos puso una sonrisa en la cara y los pies pidiendo clemencia. Que vengan todos los años.
vi11

La tarde había sido larga y había que comer algo, aunque fuera más de medianoche. Y aparecimos cenados ante el ídolo milenial patrio, C.TANGANA, que bien lo mostraba con un cartel con esa palabra escrita. No sabíamos qué esperarnos, posiblemente irnos corriendo, y allí nos tiramos todo el concierto.
vi12
Desde luego lo dio todo, tiró la casa por la ventana y fue a arrasar. Motos de enduro, bailarinas de pole dance (impresionantes) bailarín, Alizz en los platos y controles, pantalla, cartel… Quiere ser grande y sabe donde tiene que demostrarlo. Llenazo en el escenario Visa y público coreando todas las canciones. Hasta las del beef con Young ídem se la sabía ya la gente. Que sí, que canta sobre su propia voz, y tal, pero tiene lo que hay que tener para estar ahí y más alto. A ver si no le ciega el “queso” y sigue con trayectoria coherente.
vi13

El ”adelanto” de horario de los Killers a las 23:00 trastocó los horarios habituales y ERIC PRYDZ tuvo que hacer sesión de 2 horacas. Poco importó al público ahí presente, porque entre los visuales impresionantes que llevaba, y la sesión, manejó a su antojo a los presentes. Comenzó más trancero, y acabó más paisajista, cosa bastante extraña, pero aún así funcionó, y aún parando varias veces como para cambiar de “estilo” y volver con los bises.
Salimos reventados y un poquito de AMABLE, y para casa.
Que mañana, para nosotros, es el día grande.

Ir al inicio de página...

Deja tu comentario...