Crónica alababarada del Primavera Sound 2010. El Viernes

alababarada en el primavera sound
Primaver Sound - alababarada

El Viernes era el día gordo y grande, ya que venían los cabezas de cartel con más poder de convocatoria del cartel, los Pixies. Ese día se llegó al sold out o se estuvo a punto, y la verdad es que se notó, llegando a unas cotas de agobio, colas, esperas y suciedad comparables a la edición del año pasado del FIB, eso sí, sin litros de líquido amarillo volando ni demasiados babyshambles durmiendo la mona everywhere. Pero, eso sí, con una sensación de falta de previsión por parte de la organización en cierto modo inquietante. Colas para todo, llenazos en muchos escenarios, pasos colapsados, más colas, urinarios que rebosan (todos), meadas fuera de tiesto (más bien en las cañas) dejando un olor a WC más que patente… Además no llegamos a comprar las entradas para Low y no quisimos, eso sí bien cabreados, hacer cola para ver si entrábamos, al ver la que se había montado para Hope Sandoval e imaginándonos la que podría haber después. Así que cambio de planes, nos quedamos sin Low, pero vimos otras cosas.

Owen Pallett (Auditori, 16:00)
El artista anteriormente conocido como Final Fantasy consiguió formar una gran cola de fans comiendo bocadillos para no perderse lo que ya sabían que iba a pasar dentro: uno de los mejores conciertos de toda la edición. Con una primera parte en solitario con violín, teclado y pedales, revisó temas de su último disco y de su anterior personalidad. Y cuando parecía que interpretaría todo el concierto cual hombre orquesta, apareció un personaje que le acompañó con la percusión y guitarra y unos movimientos de niño enfadado bastante curiosos. This is the Dream of Win and Regine, Lewis Takes Off his Shirt o una versión de Odessa, de Caribou, conquistaron de tal manera al público que todo el auditori aplaudió en pie al canadiense pidiendo más y más. Sublime. TY

Ya dentro del Fórum, la tarde comenzó con New Pornographers.

The New Pornographers (Escenario San Miguel, 18:15)

The New Pornographers
Los pornógrafos canadienses dieron uno de esos conciertos que encajan en lo que uno podía/deseaba disfrutar. Volvían a España ya sin Neko Case y tras su paso por el Primavera Club (donde recogieron tibias críticas) y su cancelación en el FIB de 2008 por no encontrar más bolos por Europa en esas fechas. Había muchas ganas de verlos, y la verdad es que no decepcionaron. Canciones interpretadas con simpatía, que hicieron bailar y ser feliz a la concurrencia. La receta es tan sencilla como poco habitual: buenas, buenísimas canciones (qué gran comienzo con “Sing me spanish techno” y qué gran comienzo el del excitante “Your Hands (Together)”), profesionalidad y talento, y actitud de la de verdad, con más entrega que pose. Una ola de pop indie clásico que a los diez minutos de funcionar ya se merienda a buena parte de los directos de bandas de pop saltarín que pululan por los festivales disfrazadas de apuesta segura. Lógico partiendo del repertorio de pop que atesoran. Pocos pueden hacerle sombra. Estupendos de verdad. A.Q. y M.N.

Nueva Vulcano. (escenario Ray Ban, 19:20)
Nueva Vulcano
De ahí corriendo al escenario Ray-Ban a ver, por fin, a Nueva Vulcano. Los catalanes no se si se volverán a encontrar en una como esta. Nada menos que en el segundo escenario, siendo siempre la típica banda con cierta carrera, cierto prestigio y cierto número de fans, pero que por lo que sea nunca acaba de dar el salto. Así que ellos decidieron agradecer el regalo y ofrecer lo mejor de sí mismos, ya que se encontraban en casa y con el público entregado. En formato cuarteto, el de gala, con un cuarto músico al xilófono, percusiones y teclados, el power trío lograba empacar aún más su sonido y enriquecerlo. Su propuesta es bastante extrema, y difícil de asimilar a la primera, un punk rock furioso, muy particular, y con una voz, estructuras, melodías y letras aún más personales todavía. Tuvo más peso, obviamente, su último disco “Los peces de colores”, con sus hits “Te debo un baile” o “Amor Moderno” a la cabeza, aunque también dio tiempo a recuperar varias canciones de “Juego entrópico”, que fueron las más aclamados por el público, montando un karaoke indie importante. Mucho volumen, mucha velocidad, una sección rítmica potente como pocas y una guitarra que funciona a base de punteos y de primeras cuerdas. Apisonadora power. M.N.

Tras Nueva Vulcano, y la pertinente cena (ese día ganó la hamburguesa de Al’s por goleada) nos acercamos a ver a Beak>, el nuevo proyecto de Geoff Barrows de Portishead. A medio camino entre la electrónica, el kraut rock y el pop, dieron lo que se esperaba de ellos, un concierto hipnótico, sin demasiado altibajo y muy disfrutable. Terminaron con una curiosísima versión de “Let the Sunshine” que nos dejó a todos sorprendidos y encantados.
Y de allí al Auditori para evitar colas y de paso intentar ver algo de Junip y después nuestros (mis) particulares cabezas de cartel del día: Standstill. La estratagema nos salió bien ya que no hicimos nada de cola (luego nos tragamos media hora dentro viendo como montaban, pero bien a gustito se estaba y se iba al WC en el auditori) y llegamos para ver y disfrutar de los últimos momentos de Junip, el grupo del sueco José González.
Junip

Su música poco a poco nos fue absorbiendo, con esa mezcla de folk-pop, esa manera de tocar la guitarra y esa voz tan cálida y característica del sueco, aderezado por un mar de instrumentos que enriquecían las canciones, dándoles hasta un toque kraut pop si es que eso existe (kraut es la palabra de moda, ou yeah!), que las hacían hipnóticas y casi electrónicas sin ser ellas nada de eso. Otro winner.
Media hora después de terminar Junip, y sentados en la zona preferencial del Auditori, dio comienzo el espectáculo “Room” de Standstill, que girará por España en breve (de momento sólo una fecha) y estrenaban ahí mismo.
Standstill
El espectáculo se resume fácilmente: tocar íntegramente el “Adelante Bonaparte”, en orden, en medio de una escenografía que simulaba una habitación, formada por tres pantallas que rodeaban al grupo, que se ubicaba en forma de círculo, y todos los miembros sentados. No quiero hacerme pesado ni entrar demasiado en detalles, porque haría esto tedioso como poco, pero sin reparos digo que fue uno de los mejores conciertos a los que he asistido, tanto en el apartado musical (empacados, potentes, versátiles, nada exhibicionistas, perfectos) como en el escénico (proyecciones cuidadísimas (excepto quizás la chirriante escena final del perro que baila), poca luz,… las “escenas” de la habitación, sobrecogedoras). A poco que te guste el disco, este concierto entraría en el top de la edición del Primavera seguro. Momentos para recordar fueron por ejemplo “Morireis todos los jóvenes”, “Hombre Araña” con un coro de niñas pregrabado, “Elefante” con una tuba de apoyo, “El Resplandor”, o el coro masculino que ayudó a “Sálveme quien pueda” a ponernos los pelos de punta. Y las partes instrumentales crecían en directo. Están en racha. Mejor grupo nacional en directo, y que tiemblen los de fuera. Toma ya. M.N.

Mientras, dentro del Fórum, …

Panda Bear (Escenario Vice, 23:30)
Parece que Noah Lennox vino al Primavera Sound a experimentar, a ver qué pasaba si ponía un ruidito aquí y una imagen allá. Y el experimento no convenció. Desde las gradas se veía un río humano huir a los cinco minutos de concierto, y no es para menos. Estamos hablando de un concierto en el que la gente esperó más tiempo a que funcionara el proyector que a que funcionara el directo de Panda Bear. No estaban los cuerpos para tanto experimento. TY

Cold Cave (Escenario Pitchfork, 00:15)
Allí que nos plantamos con el concierto ya empezado de Cold Cave, otro de los hypes del año que venían a presentar su primer trabajo. Ellos hacen una especie de electrónica oscura, casi gótica. Vamos que se venden como unos Joy Division electrónicos. Tienen un par de singles que han sonado bastante, que bueno, no están mal, y tenía cierta curiosidad para ver cómo se defendían en directo. La disposición en el escenario era curiosa, con tres teclados en línea y la batería en alto, detrás. Lo malo es que se enfrentaron a dos problemas: su propio repertorio, corto y algo repetitivo, y sobretodo al sonido del escenario Pitchfork, que sacó lo peor de ellos, con unos bajos que se comían todo, unas reverberaciones de órdago y una voz de la cantante que nunca llegó a ser audible realmente. Sólo funcionó la primera parte, bien de pregrabados, con bombo y menos oscura. La suerte que tuvieron es que tocaron en horario de noche, con todo el aforo lleno de gente predispuesta (y puesta sin más) a pasárselo bien, así que tirando de bombos cuatro por cuatro hicieron bailar y pasárselo bien a la gente, que dudo que supiera a quien estaba viendo. No hubo nada más que ver que tocaron “Love Comes Close”, su canción más conocida, y allí nadie mostró más alegría de la cuenta, ni más decepción que sería lo justo, porque sonó floja de potencia, sin empaque y mal mal mal. Lo mejor es que luego lees la reseña que hacen de ellos en el libro del Primavera, y viendo como los describen te dan ganas de verlos otra vez, porque seguro que molan. M.N.

Una parte nos fuimos a coger sitio para Pixies, que ya se veía que ante el escenario había más gente que en la guerra, pero en la grande. Y eso que el escenario Ray-Ban continuaba con buena cantidad de público disfrutando de Marc Almond.

Marc Almond (Escenario Ray-Ban, 00:15)
Sorprendente el desembarco de Marc Almond en el PS. Ni se notaron los dos litros de botox mal asimilado de su rostro, porque apareció jovial e hiperenérgico, con una banda de rock más que solvente, y un sonido demoledor. Y encima no cantó nada de las rarezas freak style a las que nos tiene últimamente acostumbrados, y en cambio repasó con acierto sus mejores éxitos. Emocionante el “Jackie” de Brel, y lagrimón para “Bedsitter” de Soft Cell y por supuesto “Tainted Love”. Y sigue cantando como pocos. Mr. Almond y olé. A.Q.

Pixies (Escenario San Miguel, 1:15)
Y por fin llegó el turno de Pixies, el grupo que había provocado el Sold Out (bueno, ayudado por esa sensación de “hay que ir” que llenó el FIB el año pasado) y que lo dejó bien claro con un llenazo apoteósico. Unas 30.000 personas dice la organización que verían este concierto, que se dice pronto. Mucha expectación, y muchas ganas de ver algo mítico. Y lo que se vio, pues para mucha gente parece que sí fue mítico, pero para mí, que tampoco los he seguido mucho, pues no dejó de ser un buen concierto con una buena predisposición y actitud de los músicos, y, eso sí, un set list capaz de contentar al más fan. Llevan 6 años haciendo la misma gira y eso se nota tanto en lo compenetrados que están, como en lo poco sorprendentes que resultan. A los fans fans será difícil que les decepcionara, fue un concierto largo a toda pastilla y tocaron un poco de cada disco, los hits, las rarezas y los hits de esos que no suelen tocar porque suelen tener una hora de tiempo siempre; a mí me volvió a parecer que algunas canciones sonaban más lentas y con menos fuerza que en los discos. El agobio absoluto hizo que tras “Here comes your man” abandonáramos el escenario como pudimos, que fácil no era. Nos encontramos con Mayor Lazer en el Pitchfork haciendo un espectáculo bizarrísimo a base de ritmos jamaicanos hipervitaminados y cambiantes, imposibles de bailar (excepto en los momentos All that she wants o Satisfaction), pero con una fiesta montada allí bastante importante, con gogo´s, espontáneas y cocodrilos hinchables incluídos. Aunque me quiten el carné de moderno por lo que voy a decir, pese al parón, me quedo con el concierto del FIB, más corto, con todos “mis” hits de tirón y sin sensación de dejà vu. M.N.

Yeasayer (Escenario Vice, 2:30)
Yeasayer tenían todo para salir a hombros del Primavera Sound: son un grupo cool, super de moda, las revistas modernas les adoran, suya es la sintonía del bonito anuncio del PS de este año, tocaban en el Escenario Vice, y muy por la noche. Pero parece ser que decidieron autoboicotearse, o simplemente es que no dan para más. Mucho público fue a verlos (fue después de Pixies, y como alternativa estaba el Dubstep de Joker y el momento poligonero atroz de los Bloody Beetroots), así que allí nos congregamos mucha más gente de lo deseado para ver un concierto, más toda la que se quedó sin poder entrar y se dedicó a una de las cosas que más se hacen en durante el PS, pasear. Y la primera impresión era excelente, con una puesta en escena muy bonita, con unas grandes figuras geométricas luminosas apoyadas en el suelo, pero cuando comenzaron a sonar… pues que faltó algo. Sonaron vacíos, muy lejos de las atmósferas y sonidos del disco; parecía que tocaban sin ganas o con miedo, ya que nunca acabaron de explotar, ni en los hits consiguieron hacer, además, que el público se implicase un poco. Quizás al final resultaba que la hora no era tan adecuada, o ellos no supieron adaptarse a ella subiendo los beats o poniendo un bombo 4×4 que es lo que la gente pide a esas horas. Pero vamos, que lo mejor de su actuación sea el cantante diciendo que le parecían horrorosas las ilustraciones publicitarias de Ray Ban que rodeaban el escenario, no dice mucho a favor del concierto, por mucha razón que tuviera. M.N.

Y de allí… para casa. Pasamos un momento por el Ray Ban donde estaban actuando los Bloody Beetrots, un grupo de electrónica zapatillera, haciendo live con instrumentos, eso sí (aunque el bombo fuera de lata y se comiera a la batería). Mucho bajón para hacer luego un subidón (unas 4 o 5 veces por canción), mucho beat gordo, mucho grito, mucha locura y pocas ganas de quedarse a verlos, estando sobrios como estábamos. A mí me pareció fuera de lugar para el Primavera Sound, yo exigiría un fin de fiesta más digno y “fino”, pero la masa que se acumulaba ante el escenario disfrutaba a más no poder. Quizás la cuestión es esa, que íbamos sobrios. M.N.

Y a casita. Esta vez los autobuses funcionaron mejor, aunque mucha gente siguió sin enterarse que había que pillar billete arriba, porque seguían sin poner un triste cartel para anunciarlo. En fin.

Ir al inicio de página...

Comentarios:

A Marc Almond se le ha quedado una cara que es una mezcla entre Lina Morgan, Monchito y Pablo Motos sin barba, una cosa muy rara. Eso si, conserva el vozarrón y el “Tainted Love” fue uno de los momentazos del festival.

Mención especial también a las tetas talla 95 (así a ojo de buen cubero) del cantante de Pixies.

Lo dijo farrah, chorradas varias el 04.06.2010 a las 12:05

Lo de Standstill fue una pasada. Cuando terminó el concierto tuve la sensación de que por fin pillaba completamente el concepto del Adelante, Bonaparte. No se, es como si presenciar el montaje hubiera dado sentido a toda la historia y me enseñara lo que realmente quiere transmitir el grupo con el disco. Me pido a Montefusco de llavero y a Ricky Lavado para las reparaciones domésticas (menudas hostias le daba a la batería!!).

Lo dijo farrah montefusca el 04.06.2010 a las 12:15

Qué envidia lo de Standstill, dios. A ver si pasan pronto por aquí DE VERDAD, y no con sorteo como han hecho los de Heineken para el día de la música.

Los Nueva Vulcano a mí me dejaron rota, pero para mal. Me acerqué tomándome la primera cerveza y me parecieron totalmente fuera de lugar. No me gustaron nada.

Creo que la frase que más se oyó pasando por al lado del RayBan mientras cantaba Marc Almond era “mira, Pablo Motos!”, jejeje.

Lo dijo Tecnoyonki el 04.06.2010 a las 14:50

Los New Pornographers no me decepcionaron y
definitivamente los Pixies me dan igual, pero me aburro…. aguanté lo que pude (tampoco había nada más a esa hora que me motivara) pero al final no pudé más y quería irme aunque fuera a pasear y cotillear otros escenarios, y eso hice….

Spoon, sonaron bien y también tuvieron mucha afluencia de público, estuve un ratito pero preferí ver a Beak antes que empezara Standstill, por ver que era y me gustó…

Lo de Standstill fué una pasada, de los mejores conciertos que he visto, el sonido y puesta en escena impecable…

El resto de la noche no hubo nada que me emocionara, me comí un “Wilco” reseco, ya que a esas horas ya no quedaba el “orbital” y a pasear por el resto de escenarios.

Que horror los tios esos ZAPATILLA, el día de la bestia era aquello….

Lo dijo gatita norte el 04.06.2010 a las 21:44

Deja tu comentario...