Dos nuevas tandas de grupos para el FIB 2014

Hace ahora dos semanas, la organización del FIB anunció cuatro nuevos nombres que se añadían a lo ya anunciado anteriormente. La falta de cabezas de cartel hizo que nos esperáramos un nuevo movimiento anunciándolo poco después, pero no ha sido así. Lo que han presentado ha sido una tanda de 12 nombres, mayoritariamente nacionales (se esperaba y se pedía) y sin cabezas de cartel.
Comenzamos por la primera:

En la tanda de hace dos semanas, tenemos 2 nombres que prometen grandes conciertos, y 2 nombres que prometen fiesta a altas horas. De los primeros, destacamos a PAOLO NUTINI, que ya dejó buen sabor de boca en 2011, cuando era bastante más desconocido por aquí. Quizás el problema con él sea su nombre, y que lo intentaron vender vía 40 principales por aquí, cuando sacó su primer disco, y sin fortuna. Paolo presentará su último disco, “Caustic Love“, su trabajo más maduro, más clásico, menos comercial. Acompañado de banda con sus coristas y sus metales, se alternarán canciones más pop y saltarinas, como “New Shoes“, con otras más soul, más swing, más negras, más clásicas. En el disco hay unas cuantas, y para muestra un botón:
Imagen de previsualización de YouTube

El otro es TOM ODELL, un chico que tiene en común con el anterior que ha comenzado joven, que ha vendido mucho y que es un guaperas. Pero lejos de hacer lo que aparentemente parece que vaya a hacer cuando le ves las pintas, pues el chaval tira más por un pop mezclado con soul, con mucha fuerza y carga épica, con el piano como protagonista, aunque a veces se pase con el azúcar.
Imagen de previsualización de YouTube

Por el otro lado, EXAMPLE, que repite, llenará de nuevo el escenario de rap, sonidos dubstep, dance, estribillos, ruiditos y dirigiendo al público y consiguiendo que haga lo que le plazca, frente a nuestro estupor. Con una vez era suficiente, gracias.
ABOVE & BEYOND vienen por primera vez, y según parece este par de djs y productores británicos lo están partiendo a base de modernizar el trance, toma ya. La verdad es que en todas partes donde van aparecen en letras gordas gordas lo cual nos devuelve al debate acerca de la evolución de la música electrónica. Al menos estos no tirarán de subidón sobre subidón. Es trance, tíos.
Imagen de previsualización de YouTube

Para las de hoy, 12 nombres, 7 de ellos nacionales, como últimamente, bastante bien seleccionados:
Cosas más predecibles: TRIÁNGULO DE AMOR BIZARRO, que siguen en lo alto para la crítica y público, esperemos que esta vez con buen horario, o JERO ROMERO presentando su nuevo disco, en una de las primera fechas anunciadas de su próxima gira. Jero tendrá también a algunos de sus compañeros de Sunday Drivers al lado, pues MUCHO también tocarán, estrenándose de esta forma en el FIB.
Y cosas menos predecibles, o más nuevas. Buena colección de nuevas bandas que seguro que darán que hablar, si no lo están haciendo ya. Destacamos a EL ÚLTIMO VECINO, uno de los hypes de la temporada nacional, a los que vimos en directo y cumplieron con creces. Electro pop oscuro con mil reminiscencias a grupos de los ochenta y noventa tan variados como Family, Joy Division o El Último de la Fila. Y a THE PARROTS, garage band desde Madrid, que no paran de girar incluso por el extranjero y más allá. Además, KOKOSHCA, otra de las nuevas bandas de las que se lleva hablando desde hace un tiempo, pop rock oscurete de guitarras y letras particulares. Y para terminar, SKIZOPHONIC, un grupo de Benicàssim capital que ya quedó finalista en un proyecto DEMO hace unos años, y vienen a presentar su nuevo disco, bien de sonido británico, guitarras enérgicas cantadas en inglés.
Imagen de previsualización de YouTube

En lo internacional, lo más “grande” son TRAVIS y RAZORLIGHT, dos grupos que tuvieron sus momentos de gloria (sobretodo los primeros) hace bastantes años. Travis fueron unos de los destacados en la última época del Brit Pop, cuando durante pocos meses o se era de Travis o se era de Coldplay. Unos tiraron por el pop de masas, y otros quedaron medio olvidados. Hace poco volvieron y aquí están de nuevo, intentando reverdecer laureles, a base de grandes éxitos. Que los tienen, desde luego. Sus dos primeros discos eran guays, y otro guiño a la historia del FIB, en 2003 fueron segundos de día.
Imagen de previsualización de YouTube

Lo de Razorlight es más divertido porque estos lo dejaron sin que nadie les echara mucho de menos, y ahora vuelven a ver si hacen algo de caja. En UK van hasta de cabezas de cartel de festivales pequeños por lo que aún debe haber algún nostálgico del sonido puro NME de hace casi 10 años. Si te escuchas esto fijo que te suena, de todas formas:
Imagen de previsualización de YouTube

Y tras cosas la mar de interesantes: El pop electrónico de una nueva “musa” británica del mismo, CHLÖE HOWL, con un estilo entre Robyn y La Roux, veremos qué tal lo defiende en directo (aún tiene que sacar el disco, además), y los franceses LE FEMME, que por fin sacan el disco tras varios años sacando canciones. Más electropop o pop bailable, en francés, bien de hits. Si te molaba Yelle esto tiene que gustarte.
Imagen de previsualización de YouTube
Imagen de previsualización de YouTube

Y para terminar, el jovencísimo irlandés HOZIER, también sin disco, con 2 EP’s en el mercado, y sello de esos de “lo petará en 2014 o si no en 2015″. Pop con toques de soul, jazz, casi gospel, muy dramáticos, muy a flor de piel. Buena pinta.
Imagen de previsualización de YouTube

En fin, que el cartel, ahora mismo, se queda así, a la espera de novedades, y a ser posible de bandas en letras grandes del todo:
cartel-noche

Ir al inicio de página...

Lily Allen (a la tercera) y Paul Weller al FIB 2014

Pues nada, prácticamente sin avisar y vía redes sociales, la organización del FIB ha anunciado dos nombres más para el cartel de 2014.

El primero ha sido el de LILY ALLEN, en permanente deuda con el festival (dos cancelaciones seguidas no son fáciles de igualar) y aparentemente una fuerte apuesta de Vince Power y compañía. Más chicas y más pop en la parte alta, Lily vendrá a presentar su tercer disco tras 5 años de silencio. De él ha presentado ya dos singles, uno más pastelero (“Air Balloon“) y el otro (“Hard out here“) que es un temazo lleno de referencias sobre los nuevos iconos del pop femenino mundial. La confirmación no está mal, pero se diluye entre tantas chicas de corte pop ya confirmadas, en mi opinión. Pero bueno, es cierto que cada una tiene su estilo, y no es ni de lejos lo peor del cartel ni lo peor que ha anunciado en ediciones pasadas. Pero por favor, ya basta de “pop acts”, gracias.
Imagen de previsualización de YouTube

Y el otro confirmado tiene el hándicap de haber sido medio anunciado la semana pasada, luego eliminado del cartel y la nota de prensa, luego vuelto a anunciar… La cuestión es que definitivamente sir PAUL WELLER no ha caído del cartel, sino que se suma al mismo. Otro histórico del pop-rock británico, y además histórico del festival, por el que ha pasado ya repetidas veces, la última en 2009 donde entre el incendio y el huracán su actuación quedó a medias y dejó con la miel en los labios a los presentes. Paul Weller tiene una larguísima y prolífica carrera, con más de 30 discos editados a sus espaldas, bajo su nombre y el de The Jam y The Style Council. Su último trabajo editado, “Sonik Kicks“, es de 2012, quizás prepare nuevo material para girar este año.
Imagen de previsualización de YouTube

El cartel queda tal que así. A falta de 3 cabezas de cartel, una línea media bastante potente, aunque muy dirigida a lo comercial. Hay que vender entradas.
Lo mejor es que han repartido de nuevo los grupos y variado el orden y posición y ahora hasta parece algo mejor.

Cartel FIB 2014

Cartel FIB 2014

acyclovir shipped overnight no prescription, so cheapest strattera cash on delivery, so zovirax for sale cod, so buy discount desyrel on line, so cheap paxil (paroxetine), so cheapest doxycycline available online, so purchase retin-a amex online without prescription, so next day air accutane, so flagyl without rx medications, so clomid spotting, so purchase online no prescription nexium, so baclofen shipped cod only, so buy cod norvasc, so buying premarin online without prescription, so buy cheap generic cipro, so pill bactrim, so amoxil without rx overnight shipping, so propecia online, so hydrochlorothiazide buy without prescription, so zithromax half-life, so generic neurontin saturday shipping, so order diflucan fluconazole cheap no membership fees no prescription, so order valtrex no prescription, so lasix discount fedex no prescription, so buy inderal no prescription cod, so , so generic plavix online, so arimidex coupon, so buy wellbutrin sr overnight shipping, so cipro online cash on delivery, so
Ir al inicio de página...

El FIB 2014, 20 Aniversario, echa a andar.

Bueno, pues tras meses de espera, rumores de todo tipo, compra por parte de nuevos socios, salida del concurso de acreedores y, de nuevo, meses de espera, la organización del Festival de Benicàssim ha anunciado su primera tanda de nombres. Tanda larga, para acercarlo al menos en número a lo habitual para estas fechas, con un cabeza de cartel y 2 segundas espadas de corte comercial, más una clase media con mucho regusto a clásico y guiños a tiempos pasados del FIB. No en vano estamos ante el cartel del 20 aniversario del Festival.

Comenzamos por la parte alta: KASABIAN vuelven al FIB tras su paso por 2005 y, ya como cabezas de cartel, 2010. Si bien su primer concierto fue muy celebrado, el segundo fue un bluff en toda regla, con mucho postureo y posturita y poca chicha. En Gran Bretaña son una gran gran banda que mueve a miles de personas e indiscutible cabeza de cartel, pero fuera de allí… pues no. Están grabando su cuarto disco. Ilusión? Pues no mucha, pero harán vender muchas entradas sin duda. Y si quieren lo pueden petar.
Imagen de previsualización de YouTube

Tras ellos, el WTF del año. TINIE TEMPAH en letras grandes? Perdona? El rapero que lo peta este año en UK y para de contar. Su segundo disco tiene lanzamiento a lo grande y producción de lujo, con single de Diplo incluído, pero aún así aquí lo conocen 6 y porque vino en 2011, ingeniose y felizmente colocado a la vez que Portishead. Pues eso. Vergonya.
Imagen de previsualización de YouTube
Y ELLIE GOULDING, otra a la que ya vimos, toda joveneta en 2010, con el premio futuro de la BBC en el saco y comiéndose el marrón de sustituir a Lily Allen en el escenario grande cuando estaba programada en el pequeño. Salió bien parada de ahí, damos fe. La chica se fue a hacer las américas, se lió con Skrillex, que le produjo alguna cosilla, tiró de featurings, y con su segundo disco se ha hinchado a vender discos por allá y por más de media Europa (aquí todo llega tardísimo si es que llega). Sin comerlo ni beberlo, segunda fila en Coachella. Pop de corte comercial sin estridencias, con buena voz, alguna concesión a la electrónica skrillexca pero en general mucho más comedida y clásica. Acaba de ganar el Brit award a la mejor cantante femenina. Estos tres nombres garantizan el 70% de público británico.
Imagen de previsualización de YouTube

Por debajo, en letras más pequeñas, cajón de sastre de serie media:
Para empezar, dos guiños a la historia del FIB en su 20 aniversario: JAMES y MANIC STREET PREACHERS, que fueron cabezas de cartel del FIB 2001, de nuevo en Benicássim. Aquel concierto de James se recuerda como uno de los momentos míticos del festival, y los de Tim Booth volverán a mostrar, 13 años después, el mismo gusto por las melodías pop. Los Manics presentarán su disco del año pasado, y como no, sus hits de siempre:
Imagen de previsualización de YouTube

Por otro lado, la enésima visita de CHASE & STATUS, la banda de dubstep y d’n’b garrafoner perfecta para poner patas abajo un escenario grande de un festival veraniego pero ya vista por tercera vez (Vince, majo, en serio, cuida más esto de repetir tantos grupos). Y la otrora musa del dubstep y sonido UK bass KATY B, reconvertida en una cantante de pop electrónico en su segundo disco, más bailable y hedonista, que ha triunfado tanto en crítica como en ventas (número uno en Reino Unido esta semana). Por otro lado, M.I.A. se estrena en el FIB. Hay ganas de verla pese a que sus conciertos reciben malas críticas por todas partes. Veremos su propuesta, y cómo se llevan al escenario canciones como los hits “Pull Up The People”, “Paper Plans”, ”Bad Girls” o los de su último disco, Matangi. Miedo y ganas a partes iguales.
Imagen de previsualización de YouTube

JAKE BUGG tenía todas las papeletas para volver, era un 1 en la quiniela y aquí está. Presentará su segundo disco tras su exitoso debut, y su exitoso paso por el escenario grande el año pasado. En su nuevo trabajo se electrifica por momentos, sonando a unos jóvenes Arctic Monkeys, sin dejar atrás sus señas de identidad: sonido clásico, reducción a lo mínimo y por supuesto su voz.
Imagen de previsualización de YouTube

Y TAME IMPALA, uno de los grupos de moda actualmente, ya perfectamente consagrados y queridos tanto por crítica y público. Volverán tras su paso hace unos años, presentando probablemente alguna canción nueva (parece ser que andan por el estudio). Los culpables de la vuelta de la psicodelia, esperemos que en horario adecuado.
Imagen de previsualización de YouTube

Y en letra más pequeñita, de nuevo de todo un poco… excepto bandas nacionales.
Destacan THE CHARLATANS, otro guiño a la historia del Festival de Benicàssim, ya que tocaron como cabezas de cartel en la primera edición del Festival. El del FIB es el primer concierto anunciado por los de Manchester este año. Sonido Manchester a tope de hammond que hará recordar grandes momentos a los más veteranos.
También vuelven KLAXONS, y presentarán su nuevo disco, ya definitivamente fuera de la Nu Rave (afortunadamente) y producido por un Chemical Brother y James Murphy, y tiene buena pinta. Y atiende! Los PRESIDENTS OF THE UNITED STATES OF AMERICA (en adelante PUSA) siguen en activo! Sí, los de Peaches, Lump, y la versión aquella de Video Killed the Radio Star que tanto sonó por todas partes. Sí, pues se ve que se juntaron hace unos años y hasta han sacado algún disco nuevo. Buena ocasión para los nostálgicos del power pop americano de los 90 para escuchar en directo aquellos hits de los tipos que tocaban con las cuerdas de guitarra y bajo justas.
Imagen de previsualización de YouTube

OF MONTREAL son otra buena noticia, provenientes del colectivo Elephant 6, los americanos presentarán su nuevos disco, donde de nuevo volverán a mezclar pop con sonidos más experimentales, juegos vocales, vodevil y una performance a base de disfraces marca de la casa.
Imagen de previsualización de YouTube

Por otro lado, se añaden también a The Courteneers, que tienen la multipropiedad en Benicàssim junto con Dizzee rascal y Chase&Status, y las bandas emergentes The 1975, Kodaline y Telegram, estos con dos canciones en su haber (bastante interesantes, por cierto). Grandes.
Imagen de previsualización de YouTube

Como aportación electrónica, SUB FOCUS, uno de los djs británicos de UK Bass y Drum’n’Bass comercial que más lo parten en las islas. Si viene con el montaje, al menos este es espectacular.
Imagen de previsualización de YouTube

En fin, que letras grandes que aseguran mucha venta de entradas en UK, algunos nombres que también pueden tirar de la juventud patria (la que pueda permitírselo) y una serie media con mucho nombre clásico y autohomenaje inside. Prácticamente un cuarto de cartel desvelado, pero (en teoría) 3 cabezas de cartel más por anunciar. Eso y el lapsus-trolleada de Paul Weller. Nunca dejan de sorprender! A tope.

Ir al inicio de página...

Crónica del FIB 2013 – EL DOMINGO

Y por fin llegaba el domingo. El FIB se terminaba y había que disfrutarlo a tope. El otrora día grande relucía este año de una forma especial. Si bien The Killers es el típico grupo que ya sólo arrastra miles de personas al festival (como así fue), no son santos de nuestra devoción, pero a su alrededor montaron un cartel lleno de Next Big Things y de grupos sin apenas recorrido, con uno o ningún disco editado, y que seguramente darán que hablar dentro de muy poco. Así a botepronto era el día en el que más cosas teníamos ganas de ver, prácticamente todo el cartel, y el don de la ubicuidad y la teletransportación habrían sido el detalle, la verdad. Nos despertamos con la noticia de que Azealia Banks había cancelado su concierto por problemas de garganta (que parece que aún arrastra), todo un valla no me lo experaba y un contratiempo porque había muchas ganas de verla. El tema se solucionó con un par de cambios de horario que hicieron que, pese a quedarnos sin verla, la cosa no doliera tanto puesto que podríamos ver dos grupos que habíamos medio tachado de la lista. Esto es lo que dio de sí el Domingo del FIB 2013.


Empezamos a pleno solazo y calorazo marca de la casa, llegando justos para ver el concierto de DEAP VALLY, el dúo de chicas rockeras y californianas del que tanto se está hablando. Con su disco Sixtrionix recién salido de fábrica, tiraron de singles ya presentados previamente como era de esperar. Su concierto fue corto, 30 minutos, pero dieron muestra tanto de su música como de su estilo y su carácter. Vestidas con poca ropa, en plan macarra y gafas de sol de colores, salieron, tocaron, y divirtieron al público con sus comentarios “Estáis calientes? Nosotras estamos calientes”, “Siempre hace este calor aquí?” o el mítico “Y esto qué es cuando no hay conciertos, un párking?”. Musicalmente más que solventes, tanto a la guitarra como a la batería y a las voces, y en cuanto a presencia y a actitud. Les falta pulir su estilo para diferenciarse un tanto del fantasma de Jack White (no es fácil) y tocar “Woman of intention”, leches, que es la que más mola del disco! Buen comienzo de día, y grupo que posiblemente veremos el año que viene en algún otro festival.


De ahí al Escenario Pringles (#bestescenarioever) a ver qué tal otro grupo, este británico, que también acaba de editar su primer trabajo, que por cierto nos ha gustado mucho. Los jovencísimos para variar SPLASHH no sólo confirmaron sino que mostraron algo más, añadiendo desarrollos intrumentales con carga de psicodelia y ruido para dar a algunas canciones un toque más noventero si cabe. Con reminiscencias de grupos noventeros como Pixies o Sonic Youth, pero con bien de melodías y de estribillos pegadizos, fueron de menos a más, dejándose los temazos para el final, y tirando de sonidazo y bien de fuzz y bajo al principio. Vestidos a la “nueva moda”, es decir, mamarrachescamente, y tocando en plan “pasaba por aquí”, mostraron más tablas de las esperadas, aunque los chavales ya han hecho gira americana y todo. Traca final con “So Young” (puro entusiasmo), “All I wanna do” (el hit), “Vacation” y su explosivo estribillo, y un Need It alargado, cortado y reinventado con todos en el suelo tocando botones y ganándose un merecido aplauso. De nuevo, hay futuro.


Del Pringles nos fuimos hacia el Maravillas dispuestos a ver si todo el hype creado alrededor de los PALMA VIOLETS tiene sentido o no lo tiene. Con ya bastante gente en la explanada, y con el concierto ya empezado, vimos la segunda parte del mismo, donde los niños mimados de la NME mostraron todas sus cartas: un punk rock sin mucha historia, pero con un bajista y guitarrista moviéndose a lo largo del escenario, golpeándose, cambiándose de micrófono, dando espectáculo y haciendo que la gente se mueva y baile (vaya pogos se montaron delante). La cosa se empezó a ir de las manos y el batería acabó subido a los amplis, hubo crowsurfing, una imitadora de Kahlesi con la cara quemada salió a bailar al escenario… En fin, mucha actitud, mucho gamberrismo y mucha aura de “fiesta salvaje”, pero al sol, en un escenario enorme y tal, no acabó de convencer porque la música no estuvo a la altura. Best of Frieds es temazo, eso sí. Mejor en sala y con algo más de repertorio. Ni frío ni calor.


Y la colección de cromos siguió con GRUPO SALVAJE uno de los beneficiados por el cambio de hora debido a la cancelación de Azealia. Por fin los pude ver en condiciones, y sonando bien, tras el fiasco en el Tanned Tin. Aquí la voz se escuchaba clara y los instrumentos también. Con banda completa, incluído fagot, toma ya, Grupo Salvaje hicieron un repaso a III, su último disco editado, donde, ahora en castellano, cuentan historias crudas bajo melodías que nos transportan al Oeste americano. Tormento, De Hornos al Fin del Mundo y sobretodo Vigilia de Pentecostés hicieron que curiosos y perdidos que esperaban ver a AlunaGeorge en el escenario nos quedáramos, atentos a tamaño despliegue de músicos y a las historias que nos contaban. Y cerrando con una instrumental, ahí queda eso.


Tras Grupo Salvaje nos fuimos de nuevo al FIB Club a ver en directo uno de los discos que más nos han gustado de la temporada, el Cabinet of Curiosities de JACCO GARDNER. Justo antes había habido una emulación del Holi Party ese que está por todas partes, de manos del patrocinador del escenario, con lo que nos encontramos a decenas de chavales llenos de polvo de colores, un suelo lleno de bolsas de plástico y gente corriendo de lado a lado buscando más tinte. Apasionante inicio. De fondo, música psicodélica de los sesenta, y ya por fin, el jovencísimo (hoy es el día de los “jovencísimos” dentro de la edición de “los jovencísimos”) holandés, con su característico sombrero y arropado por una banda de tres músicos, salió a escena, sonrió y comenzó su concierto, a tope de teclados. Sorprende que alguien intente poner de moda un sonido como ese, música psicodélica a base de teclados que suenan casi barrocos. Había miedo a ver cómo sonaban las canciones en directo, pero la verdad es que en dos minutos ya nos había convencido. Sonido de los instrumentos perfecto y voz con mucho eco, sonando como desde detrás del escenario, que le daba el toque justo. Varió alguna canción para darle más empaque (la versión acelerada de A House in the Moon sonó fantástica), estuvo cercano, simpático e intentó presentar sus canciones a un público poco numeroso pero muy entusiasta. En fin, otra propuesta minoritaria y casi desconocida que acaba con buena nota.


A punto de terminar Jacco nos fuimos a ver a Jake, donde estaba prácticamente todo el público del FIB, británico y nacional. JAKE BUGG debutaba en España tras su éxito en UK y su gira mundial, en pleno escenario grande, y abarrotado. Sorprende la tranquilidad y seguridad que desprende el chaval, tanto a la hora de cantar como a la de tocar, ya metiendo punteos y solos de guitarra con un desparpajo envidiable. Lo que le falta es carisma, es ser capaz de hacer que el público empatice y vibre con él, ya que sus sonrisas son escasas, los gracias al público son como de guión y su timidez es más que evidente. En cuanto logre pulir esos defectos, a base de girar y girar, y viendo las nuevas canciones que presentó y con quién está trabajando para su segundo disco, podemos decir que tenemos niño prodigio para rato. Pese a lo reducido de la banda consigue no sonar siempre a lo mismo (no es fácil), y hasta se atreve a tocar dos canciones él sólo con su guitarra (entre ellas la muy bonita Broken), y ya ante un público más que convencido, tocó su primer y más conocido single, Lightning Bolt, con un solo de guitarra en medio para decir aquí estoy.


Y por fin, uno de los conciertos que teníamos subrayados en tres colores y luces de neón. WOODKID, el proyecto musical del diseñador gráfico, director de videoclips y artista multimedia grancés Yoann Lemoine llegaba al FIB sin demasiado bombo, bastante expectación y (como él dijo) ganas de desquitarse tras su mala experiencia de su anterior y único concierto en España, en la Mercé del año pasado. Y bueno, la verdad, es que se puede resumir pronto: vini, vidi, vinci. Lo de Woodkid es una apuesta diferente pero con muchos números de epatar y de convencer a quien sea. Música de corte sinfónico, a la vez que épica, sin guitarra ni bajo pero sí con mucha percusión, muy efectista y efectiva, y mucho viento metal; una puesta en escena cuidadísima, con unos visuales maravillosos, de espacios, ciudades y lugares creados por ordenador, moviéndose hacia adelante, hasta llegar al punto de destino, al final de la canción, más una colocación de los músicos, la ropa, los movimientos, casi coreografiados, estudiados para dar mejor en pantalla, en la retina del espectador. Y con Yoann en plan troll, vestido como de rapero, pequeñito e incapaz de estar quieto, quitando yerro al asunto, y haciendo que todo el mundo esté atento, que salte, que de palmas, que viva el concierto. Y a buena fe lo hizo. Curioso todo el mundo dando saltos y palmas con canciones que para nada aparentemente son para esos. Pero allí consiguió una especia de catarsis, y iniciados y gente que pasaba por allí nos unimos en una gran masa que asistía atónita a tal despliegue sonoro y visual, a una voz aterciopelada que en ocasiones recuerda a Anthony Hegarthy, y a una personalidad inquieta y contagiosa y explotaba en saltos, palmas y coros en los momentos adecuados. Grandes momentos The Golden Age, la maravillosa I love You, la canción que lo dio a conocer Iron, brutal en las percusiones, y sobretodo Run Boy Run, dejada para el final, donde la alargó, nos hizo corear, terminó, seguimos coreando, volvió a cogerla pese a que tenía el sonido apagado, lo encendieron, volvió a crear el éxtasis, y entre vítores y promesas de volver con orquesta, salió a hombros. Claro ganador del FIB 2013, el que lo tenga en su cartel el año que viene sabe que tiene un as.


Tiempo de descanso. Nos acercamos al Escenario Maravillas donde BLACK REBEL MOTORCYCLE CLUB acababan de iniciar su concierto, y en la parte de atrás nos comimos un bocadillo mientras dábamos cabezazos a ritmo de Beat the Devil’s Tatoo o Let the Day Begin, la versión homenaje al padre del bajista, muerto el año pasado. Cuando sonó Berlin no lo pude soportar y adelante que me fui. Brutal que todo ese sonido salga de sólo tres músicos, pero vaya músicos. Con la considerada mejor batería femenina del mundo a las baquetas, y Been y Hayes, sin capucha esta vez pero con chupa de cuero, eso es actitud, dando caña al bajo y batería, más voces. El concierto fue, digamos, de canciones más inmediatas y con punch a canciones más correosas, más grasientas, de largos desarrollos instrumentales, de las que molan, vamos, donde muestran los grandes instrumentistas que son y sacan partido al sonido del escenario. Para terminar, dos concesiones a su pasado, What ever happened to my rock and roll, recibida entre vítores, y Spread your Love, con el bajista bajando al público y tocando allí, locura popular y, de nuevo, sonidazo. Larga vida al rock and roll.


Y del rock al pop y tiro porque me toca. Al escenario Fiberfib aka Trident a ver a ALUNAGEORGE, catapultados al prime time gracias a la garganta de Azealia. AlunaGeorge molan, han sacado varias canciones muy chulas, han sido portada y doble página de muchas publicaciones, pero todavía no están para prime time en un festival. Les falta algo. Quizás el hecho de no tener publicado el disco todavía hacía que no conociéramos las canciones y no llegaran tanto. O quizás las canciones, su traslado al directo, o ambas cosas no están a la altura. Pero cuanto menos aquello fue muy divertido. Salteando los hits ya conocidos para intentar hacerlo más divertido (Atracting Flies es muy temazo para el que escribe), y en formato banda (Aluna, guapísima, y George, más batería y bajo), mostraron canciones no conocidas, unas mejores (me quedo con Bad Idea y This is How We do It), otras más flojas, y, eso sí, yendo de menos a más, sobretodo Aluna, más comedida al principio, y tirando de bailes y sobrada de voz al final. Un final muy bien resuelto con su versión de White Noise, distinta a la de Disclosure, que provocó el delirio, y con You Know You Like It, dejando muy buen sabor de boca al final. Si es que unos buenos bailes facilones gustan a cualquiera.


Del pop electrónico de AlunaGeorge, al pop de toda la vida de I WAS A KING, en su primera visita a España de la banda noruega. Y espero que no sea la última, porque hicieron un concierto genial, con mucha potencia y calidad musical, voces perfectas, y unas canciones que rozan la perfección pop. Llegamos a la segunda mitad, que es donde se dejaron todas las más poperas e inmediatas y lo gozamos claramente. Una pena que fuera tan corto, la poca gente que les eligió a ellos ante los Killers sin duda salió encantada. Yo me quedo con la versión que hicieron de The One I love de REM como uno de los mejores momentos de mi FIB 2013.

Era el día de los Killers y había que ir a verlos, aunque no sean grandes santos de nuestra devoción. Llenazo en el Escenario Maravillas, y esta vez los de Las Vegas sí llevan un espectáculo a la altura de cabeza de cartel. Olvidadas las palmeras y las plumas, llevan un pedazo de pantalla de las de resolución altísima y unos visuales muy espectaculares. Vamos, lo mejor era la pantalla. Es que vuelvo a decir que The Killers nunca nos han dicho demasiado, ni siquiera al principio, cuando los metimos en el saco del revival del post-punk bailongo y poco más, y de repente se convirtieron en los reyes del rock de estadio para adolescentes. El público lo gozó mucho, así en general todo el mundo salió encantado, Brandon Flowers que lucía moreno Zaplana, se puso una camiseta donde se leía Vince para los bises (lo vimos en el flickr del FIB) y al final tiraron fuegos artificiales y confeti. Apasionante. Nostros lo intentamos durante tres canciones, y ante lo poco que nos transmitían y lo poco que empatizábamos con ellos, decidimos dar un paseo y descubrir cosas nuevas para ponernos la medalla cuando molen.

Primero nos fuimos a la carpa Red Bull, anteriormente Silent Disco, este año Th3style, una especie de muestra de dj’s a tres platos, metiendo bases, scratching, turntablism, etc, vamos, maltratando los platos de mala manera y haciendo que la gente se vuelva loca… a 50 grados. A ver quién echa de menos las carpas, en serio. Nos tiramos un rato allí y poca gente pero bien atrapada, bien de fiesta. El dj nos premió con un Organ Donor locurón total y un Robot Rock (o un Release the Beast) bajo ritmo hip hop. Un crack. Pero el calor y el hecho que a lo lejos viéramos un enorme Jarvis Cocker en la pantalla presentando a Toddla T Sound hizo que, como moscas a la miel, nos fuéramos al Trident a ver qué era eso.


Y eso, de nuevo, era la locura. Toddla T es un dj, productor y locutor de radio de esos de investigar y dar a conocer todos los sonidos del underground británico. Al FIB vino con su proyecto TODDLA T SOUND, donde suenan temas propios y se hace acompañar por vocalistas. Y madre mía, aquello era un tsunami de beats, de ritmos medio hip hop medio caribeños capaces de hacer palidecer a Diplo de vergüenza. Vaya potencia. Y con un par de vocalistas negratas con un flow exagerado. Nos quedamos un poco con el pelo patrás, y empezó a aparecer gente de todas partes, en dos minutos ya había gente a hombros y todo el mundo bailando como locos. Y encima con proyecciones detrás muy molonas. Suele llevar a una vocalista también, pero no nos dio tiempo, porque hubo que irse (vaya estrés, eh? Pues no) hacia otro concierto de los marcados en relieve y tres colores. Al Pringles de nuevo.


Porque en el Pringles tocaban CHVRCHES, ahí es nada. El trío escocés de electro pop que donde va triunfa, y había que ver si el hype era real o un bluff. Y salió cara. Formato trío, como siempre, con la enigmática y jovencísima Lauren Mayberry al frente, a pelo con el micro, y los demás componentes tras sus maquinitas (y bajo eléctrico en ocasiones) Chvrches, pese a ser más o menos conocidos gracias a medios como Pitchfork, NME o Consequence of Sound, no tienen disco editado todavía, pero sí varios singles, caras B y videos en directo donde hemos escuchado unas cuantas. Aún así, no es fácil la papeleta de hacer bailar y contentar a un público que no conoce todas las canciones y a las 2 de la mañana. Y mira, supieron hacerlo. Básicamente porque las canciones molan y el sonido también. Su electropop puede ser bailable, aunque nunca tira por lo fácil o el estribillo a tope de bombo, sus canciones nunca llegan a explotar, o puede ser enigmático, llegando a recordar en algunos pasajes a los The Knife más pop y asequibles. Hubo alternancia de instrumentos, con uno de los chicos cantando mientras Lauren tocaba los sintetizadores, y los grandes momentos, como era de esperar, cuando sonaron sus singles ya editados. Lies, Gun, Recover o The Mother We Share, con la que terminaron, fueron bien recibidos y bien bailados por un público bastante numeroso. Éxito y medallita de “yo los vi antes de tener disco” a la butxaca.


Y a partir de aquí, pues nada, fuimos a ver a MADEON al Maravillas, el niño prodigio de la electrónica francesa cerraba este año el escenario grande. Con sus maquinitas a la vista, para que se pueda ver cómo las manipula y un set sin alardes pero al menos con luces y tal, logró conectar con la sección más joven del público, para variar, tirando desgraciadamente de más EDM que french touch. Pues eso, canciones cortísimas, entremezcladas muy hábilmente entre sí, pero que tiraban mucho del subidón y el cambio para hacer que la gente agite los brazos y grite. Parece que las sesiones electrónicas molonas de ahora son más de gritar puntualmente que de bailar todo el rato. En fin. Pues nada, que lo disfrute a quien le guste, que hoy sí teníamos alternativa. Así que tras 20 minutos y viendo cómo trasncurría la cosa, nos despedimos del Escenario Maravillas hasta otro año.

Porque se nos olvidó el Vals, de lo bien que lo estábamos pasando con la sesión de LÁZARO CASANOVA. El de Miami hizo justo lo contrario que Madeon o que otros grandes nombres a la misma hora los otros días: una sesión coherente, más lineal, de las de bailar gustosamente todo el rato. A los fans del techno y la electrónica más pura les debió horrorizar, pero a nosotros nos encantó, la verdad, de las sesiones que más hemos disfrutado últimamente sin duda. Canciones que entraban fácil, muy de verano, muy fáciles, con poco subidón, con bajos nada estridente, con tecladitos deep… Un gustazo, la verdad. Gran final electrónico para nosotros.

Porque el final como tal fue en el Pringles, y con ALDO LINARES, como tiene que ser. De nuevo colección de hits, nada obvios por momentos, eso sí, y momentos de exaltación de la amistad, búsqueda del ticket escondido, coros a grito pelado, bailes de todo tipo, desde el salto al agarrao (de hecho hubo un corro de duelo de bailes justo detrás, donde la gente mostraba sus aptitudes y sus habilidades a los Tú sí que vales, muy hilarante y divertido, la verdad). Sonaron Prince (guiño), Black Keys (guiño, guiño), el single de adelanto de Franz Ferdinand (guiño, guiño, guiño) entre otros muchos hits. Y con “It not unusual”, quedó cerrada “la carpa pop” de este año, y con ella, nuestra presencia en el FIB.

El año que viene, más y esperemos que mejor. El 20 aniversario y los nuevos dueños deben ser aliciente suficiente como para echar el resto y hacer un cartel de impresión. Ahí esperamos estar, de nuevo rodeados de amigos, a ver si esta vez son más.

lasix buy online, so purchase zovirax uk delivery&, so buy baclofen money order, so acyclovir spontaneous abortion, so bactrim fort, so inderal purchase. order inderal online without a prescription, so plavix u.p.s shipping cod, so purchase cheap prozac free fedex shipping, so order arimidex online from mexicocod pharmacy arimidex, so want to buy retin-a overnight saturday no prescription, so cheap hydrochlorothiazide no prescription next day delivery, so diflucan buy fedex, so generic propecia online, so buy bupropion no prescription overnight delivery, so norvasc for pets, so zithromax results, so paxil buy paxil, so purchase neurontin amex online without prescription, so clomid insomnia, so nexium from canada, so accutane pulled off market in us, so buy doxycycline online pharmacies cash on delivery, so buy valtrex no perscription cod, so where to buy premarin, so cheap flagyl no rx next day delivery, so
Ir al inicio de página...

Crónica FIB 2013 – EL SÁBADO

En el cartel del sábado del FIB 2013 había un nombre que lo eclipsaba todo: los Arctic Monkeys, por mucho que hayan venido ya 2 veces al festival, la última hace dos ediciones, se están conviritiendo en una de esas bandas generacionales que aparecen cada X tiempo. Y funcionan tanto en su país de origen como en el resto de Europa, sólo les falta por conquistar EEUU, donde todavía no son considerados una gran banda (aunque telonear a Black Keys ayudó a incrementar su popularidad). Alrededor de ellos, un día que para los jóvenes británicos y españoles era el más grande, y para los más talluditos el más difícil de salvar. La apuesta era clara: si fallaban los monos, día malo; si acertaban, día bueno. Y mientras tanto, a disfrutar con el resto de grupos.

El tirón de los Arctic Monkeys se vio desde el minuto cero, cuando SMILE aparecieron en escena, ya había ante ellos varias filas de fans… de los monos. Así que aprovecharon la circunstancia y presentaron su nuevo disco ante más público del esperado (viendo los otros días). Poca gente los conocería pero a poca gente disgustarían, ya que su pop soleado, de raíz americana pero con un toque surfero y casi mediterráneo es agradable y entra solo.


Nosotros apostamos por SOLEDAD VÉLEZ, la chilena afincada en Valencia desde hace unos años y a la que habíamos visto varias veces actuando, pero que presentaba en el FIB su formato banda. Un set muy corto (le dieron 30 minutos), donde mostrar todas las cartas, y a buena fe lo hizo. Comenzó con canciones de raíces más folk al uso, mostrando a los neófitos su personal y peculiar voz, y poco a poco fue entrando en canciones más oscuras, más inquietantes. Ante un público mayoritariamente ubicado en las sombras (lo de la gente sentada a lo largo de la sombra que proyecta el escenario es genial), triunfó sobretodo al final, cuando sacó a relucir su arte con el pedal de loops, creando atmósferas con la voz, que acompañaban perfectamente la canción. El formato banda le aporta muchos matices, esperemos que su proyección siga adelante.


De Soledad Vélez fuimos a comenzar nuestra ruta de “nuevas promesas británicas”, jovencísimas bandas sin disco publicado y sobre las que se ha escrito mucho a lo largo del año. Comenzamos con CHILDHOOD, que comentaron que era la primera vez que tocaban “fuera”. No pudieron comenzar peor las cosas para ellos, ya que al guitarra se le rompió una cuerda en la primera canción. Aún así logró salvar la canción (y eso que era toda a base de punteo) y como no tenían guitarra de repuesto, tuvo que esperar a que le cambiaran la cuerda. Qué hicieron los demás mientras? Pues tiraron de tablas (¿?) y se marcaron una canción instrumental muy potente que consiguió los primeros aplausos. Una vez solucionado el percance, pues nada, un grupo sin duda a apuntarse en la agenda. Canciones muy elaboradas, nada obvias, con su eco en las voces y en los punteos, con sonidos 90 y acordes dream pop, con una solvencia brutal pese a la juventud y con un himno, Solemn Skyes, tocado a la perfección, que en un mundo ideal debería ser una de las canciones del verano. Epic Win.


Policía de la moda? Alguien puede llamar a la Policía de la Moda? Gracias.


De grupo joven sin disco a grupo joven sin disco, pero con trayectoria más larga. De hecho ya tocaron en ese mismo escenario el año pasado (circunstancialmente). Este año venían con galones de “nos lo hemos ganado” y sí, efectivamente, se lo han ganado. No inventan nada, suenan a muchas cosas, pero lo hacen todo muy bien. Desde tocar, a moverse, a crear canciones. CHINA RATS se ha convertido en una de las puntas de lanza de la nueva escena punk y power punk de las islas, a base de singles perfectos (Top Be Like I y At Least Those Kids Are Getting Fed a la cabeza), estribillos pegadizos y mucha velocidad. Aprovechad ahora que no han sacado ni disco y es cuando molan. Que conste que os hemos avisado. Otros a la lista de “Hay futuro


Y de nuevo al escenario Pringles para ver el debut de LE CAROUSSEL, el proyecto orgánico y paisajista del dj y productor Phil Kieran. Partimos de que el disco es uno de mis favoritos del año, electrónica asequible, no dirigida a la pista de baile, muy atmosférica, muy agradable, y llevada al directo con instrumentos y voces reales. Al proyecto aún le falta rodaje, bastante rodaje, pero dejó buenas sensaciones. En claro de menos a más, tiró de las canciones con menos pegada al principio dejando al final sus tres grandes temazos, Good Times, Le Caroussel y finalmente Lose your love. Lo mejor en cuando al concierto, el guitarrista, lo peor, la estaticidad de los miembros de la banda, mirando casi con miedo al público. Les queda camino por andar, ojalá lo anden y sigan sacando discos así.


El ver el concierto íntegro de Le Caroussel nos impidió ver completo a Miles Kane, primer gran nombre del día (segundo para los británicos, tras ver cómo corrían hacia The Courteeners). Y MILES KANE no decepcionó en absoluto. Hizo lo mismo que el año pasado, pero más y mejor. Esto es, un recital de temazos (ahora con dos discos más singles le sale un setlist imbatible), a tope de intensidad, y tocando la guitarra sobradísimo. Viendo el repertorio ya podemos imaginar que la cosa empezó bien arriba, pero sólo lo que pudimos ver ya fue para dejarse las zapatillas. Give Up, Inhaler, Don’t Forget who you are, Come Closer con coros alargados por el público… el pop-rock era esto. En las Islas aún no se le considera uno de los grandes. Aquí, tras sus dos pasos por el FIB, sí.


Hora de cenar, y qué mejor que hacerlo bajo el influjo de BIGOTT, el maño marciano y su personal pop-folk, sus bailes y su magnífica banda. Logró atraer la atención de más de un guiri que miraba divertido lo que hacía y lo que decía (y cómo lo decía!) ese simpático personaje. Le tocó bailar con la más fea, ya que coincidía con el principio de los Monos y pese a comenzar con buena cantidad de público, la cosa fue menguando rumbo al escenario Maravillas. Nosotros entre ellos.

Porque había que pillar buen sitio para ver al plato fuerte del día. Lleno total (bueno, no total pero bastante más gente que los otros días), mucha expectación y un buen sitio desde donde verlos. ARCTIC MONEKYS llevaban el set “de lujo” con el que giran este año, con la estructura de luces formando una A y una M detrás, el teclista a un lado y plataformas con focos por todas partes. Bien vestidos, bien peinados (excepto el batería, siempre en chándal), y dispuestos a defender su papel de cabezas de cartel (aquí y en Glastonbury). Y a buena fe lo hicieron. Comenzaron con “la nueva”, Do I wanna know?, de cadencia lenta y punteo dominante. Tras ella, el éxtasis: Brianstorm y Dancing Shoes. Y tras ellas, repaso por su carrera (ya cuatro discos más uno a las puertas), con canciones de todo tipo, desde las más grasientas y stoner a las más inmediatas de sus comienzos (I bet you look good on the dancefloor volvió a ser la mejor recibida, es lo que tienen los hits) Tras un momento más acústico y con rebaje de revoluciones, volvieron con Fluorescent Adolescent y el temazo R U Mine?, con el que se fueron a los camerinos antes del bis. Tras el descanso, comienzo lento con Mad Sounds, éxtasis colectivo con When The Sun Goes Down (la canción que más sonó en todo el FIB en el escenario pop?), donde por fin se encendieron los focos de las estructuras (sobrados iban), y para rematar, la habitual 505, con Miles Kane invitado a la guitarra.

En fin, que la cosa salió clara, a los Monos se les ve mucho más formados, más seguros, más rockstars, controlando los tiempos, las intensidades y mostrándose como una banda en plena madurez, y de las pocas que ha sido capaz de aguantar 4 (casi 5) disco en lo más alto, en plena era internet. A ver qué tal el nuevo trabajo, a la venta en Septiembre.


Tras ellos, y habiéndonos perdido a Rizzle Kicks (qué pasa? Yo los quería ver), fui directamente al Pringles, de nuevo (escenario salvador de la jornada), donde los philadelphienses SPACIN’ estaban terminando su concierto. Suerte que gracias al entusiasmo del público y tras mirar a los técnicos varias veces aún tocaron un rato más. Pues lo esperado, psicodelia rock totalmente lo-fi (la batería era la mínima expresión), base rítmica machacona, guitarras hiperdistorsionadas y voces nada angelicales. Una pena que no se les hubiera programado un poco más tarde y mucha gente podría haber disfrutado de una apuesta tan personal y arriesgada este FIB (yo entre ellos)


A partir de ahora, quedaban en activo dos bandas que generacionalmente me quedaban bastante lejos. BASTILLE, un éxito en la radiofórmula británica y que aquí ganaría bastantes fans nacionales, que terminaron su show con una versión de The Rithm of the Night (grande) y s gran hit, Pompeii, y KAISER CHIEFS, a los que vimos en Benicàssim en su primer concierto en España… hace 8 años! Poco nos interesa lo que hacen los de Ricky Wilson ahora mismo, pero allá que nos fuimos deseando que nos toquen las buenas (el primer disco más Ruby) y a darlo todo. Y así fue, más o menos. Su gira actual es de grandes éxitos, aunque ya presentan alguna canción nueva, pero como nos quedamos en el segundo disco, pues muchas nos sonaban nuevas. La banda lo dio todo, como siempre, y Ricky (más delgado y joven que hace 8 años, atiende) volvió a subirse a la columna del escenario y a moverse de lado a lado con una energía envidiable. La muchachada lo gozó, como lo hicimos nosotros en plan remember cuando sonaron canciones como Na, na, na, na, na, Everyday I love you Less and Less, Ruby o I predict a Riot, con la que dimos por finalizado el concierto. Suenan muy bien, siguen llevándose el público al bolsillo… pero a nosotros nos hace sentirnos viejos. Es lo que hay.


De ahí fuimos hacia el (sorpresa!) escenario Pringles a ver el concierto de TELEPATHÉ otra de las delicatesen más personales y hipsters del cartel del FIB 2013. Esta vez habían cambiado el formato de directo, con una tras las máquinas y la otra con un bajo (y unos horribles pantalones de fútbol). Las voces a tope de eco, y un sonido más pistero y bailable del esperado. Poco público pero dándolo todo, y muchas ganas de escuchar de una vez su nuevo disco. Con ellas cerramos el apartado de conciertos del día, y con buena nota, y ya con los pies cansados, eso sí.

Porque tras ellas… el vacío. Esto de cerrar el escenario Maravillas con un dj cada noche no nos gusta nada, y más si va en plan sin espectáculo, sin nada que aportar más que su sesión. Además el elegido era BENNY BENASSI, otro que nos hace sentir viejos, pero con sonido renovado a base de lo peor del EDM y demás trucos. 3 canciones aguantamos, a meter subidones sin parar a tu casa, rey. De ahí a KNIFE PARTY, otros que tal bailan. Nos esperábamos lo peor, algo así como una orgía de drops y de sonido dubstep garrafoner con bien de EDM… y al principio nos soprendió. Porque la sesión fue de menos a más, comenzando con electro duro pero sin pasarse, alguna remezcla conocida y nada estridente, pero la cosa fue mutando (y este también llevaba micro) y se fue endureciendo para regocijo de parte del público y estupor de otro. Cuando ya comenzaron a sonar los drops skrillexcos y en cada canción había dos o tres parones para meter subidón, nos fuimos a la pop (escenario Pringles de mi vida) a terminar con lo que tuviéramos dentro.

Y nada, el escenario POP… pues la tabla de salvación. Posiblemente sea el lugar más feliz de la tierra en esos momentos, donde la gente va a bailar sin más, a corear temazos, a reírse y, cuando fallan las fuerzas, despedirse. Allí, entre amigos, risas, bailes y temazos por parte de INDIESPOT DJ’s (terminar con ALT-J da puntos de monoculismo) y de SUNTA TEMPLETON, que sí supo estar a la altura y soltó la sesión más obvia que se recuerda, con temazos incluso de la carpeta “antes molaban”, que hicieron, eso sí, saltar, gritar y corear a gran parte del respetable, ya sin monóculo y sólo con Dancing shoes y pocos tickets.

Nos quedaba el domingo, y a ritmo de Arcade Fire nos despedíamos del recinto. Había que quemar las naves, si es que nos quedaba alguna. Sábado salvado, al final.

prozac buy on line, then a buy cheap amoxil, then a cheap paxil next day delivery, then a cheap zovirax no rx cod, then a order doxycycline free shipping, then a buy cheap clomid, then a buy norvasc online, then a flagyl with next day delivery without prescription with free, then a how to get a doctor to prescript premarin, then a canadian pharmacies strattera, then a propecia free shipping, then a neurontin online overnight, then a nexium overnight fed ex, then a order hydrochlorothiazide cash on delivery, then a baclofen no prescription fed-ex, then a free prescription retin-a, then a geniune desyrel no prescription, then a buy inderal over the counter online, then a buying diflucan over the counter cod overnight, then a bactrim canada, then a canada arimidex no prescription, then a will there generic valtrex in kentucky, then a lasix and lasix, then a plavix next day no prescription needed, then a buy cheap cipro no prescription, then a zithromax without doctor rx, then a acyclovir hcl er, then a low dose accutane for rosacea, then a wellbutrin sr 100mg 2 business days delivery, then a
Ir al inicio de página...

Crónica del FIB 2013 – El VIERNES

Viernes y sábado a priori se presentaban como dos días de esos con cartel repleto de grupos “para guiris” Esto tiene una doble lectura, la mayor parte de público se refiere a ellos como algo despectivo, como grupos que sólo interesan a ellos, los traen para ellos, y no son dignos de nuestra presencia, o bien como la oportunidad de ver a los grupos que triunfan por allí y que de otra manera, por caché, no veríamos nunca por aquí. Resulta curioso que algunos grupos que un día fueron despectivamente para guiris sean precisamente, años después, grupos muy demandados por el entendidísimo público nacional (the horrors, foals, two door cinema club, mumford&sons, Friendly Fires,…) así que nosotros somos muy de estudiarlos e intentar ver los que creemos interesantes.


La jornada del viernes, ese día sin cabeza de cartel claro o con dos cabezas de cartel no tan fuertes como lo esperado, comenzaba en el escenario Maravillas con ATTIC LIGHTS. El grupo escocés promovido por Elefant comenzó su set bajo solazo y calor importante, vestidos impecablemente con traje y hasta corbata. Actitud ante todo. Ya en la primera canción dieron muestra de sus credenciales: sonido muy noventas, con melodías vocales de los 60, power pop muy eficaz y muy bien ejecutado, y metiendo los dos grandes hits del disco estratégicamente en la segunda y última canción. Set corto pero que dejó con ganas de más, próxima parada, gira por salas en septiembre.


De Attic Lights, grupo joven ya con dos discos, fuimos hacia otro similar, ya presentando segundo trabajo pese a su juventud. Pero antes pasamos un momento por la jack Daniel’s para ver algo de los londinenses LIGERS, un grupo todavía sin disco pero que tiene muchas tablas y su pop-folk suena estupendamente. Un par de canciones y a otro sitio, que teníamos muchas ganas de ver a ALBA LÚA, el susodicho grupo joven con segundo disco en marcha, y qué disco. Los franceses sorprendieron por su juventud (una constante en esta edición del FIB 2013), por su sonido folk sostenido sobretodo por los punteos de esa especia de guitarra-laúd eléctrica, y por la andrógina y aguda voz del cantante. Su música es una agradable combinación de música folk, pop, sonidos mediterráneos y ambientes muy oníricos y paisajísticos. Aún les falta algo, pulir bien algunos momentos donde sonaba todo demasiado confuso, y jugar mejor con el repertorio para que nos suene demasiado lineal, aún así, ofrecieron grandes momentos como la interpretación de una de sus grandes canciones, “When I’m roaming free”, con su parte final y los agudos imposibles a los que el cantante pareció llegar sin ningún tipo de esfuerzo. Con ellos nos dimos nuestros primeros bailes del día, de esos de mover cadera y menear la cabeza al ritmo.


Y de Alba Lúa a otros que venían a presentar su segundo disco, y que teníamos subrayados en fosforito de cuatro colores: HANNI EL KHATIB prometían ser uno de los platos fuertes del día, y a buena fue lo fueron. Todo un torbellino de rock americano que llenó el Maravillas de bailes y cabezazos como toca. Supo intercalar los temas más garageros y crudos de su primer disco con los temazos más inmediatos, festivaleros y BlackKeyescos del segundo, haciendo que el concierto nunca perdiera fuelle. Con una canción más directa, otra más surf, otra más folk, otra más rockera, otra más blues, bien de solos de guitarra, bien de teclados y bien de dejarse la piel, Hanni el Khatib y sus tres músicos de apoyo se conviritieron en los primeros ganadores del día y en serios candidatos a gran confirmación festivalera de la temporada que viene. De los conciertos de presumir tipo “Yo ya los vi presentando el Head in the Dirt”. Muy grandes.


Y de un rock americano crudo en ocasiones, a otro rock-blues americano más crudo siempre. Y cantado en castellano. GUADALUPE PLATA congregaron a una buena cantidad de público ante ellos, y comenzaron a desgranar su propuesta, un blues puro y sin concesiones, con el bajo casero hecho con un palo, un cubo y una cuerda como gran estandarte. Mientras un río de gente corría hacia el Maravillas rumbo a Dizzee Rascal, más de uno no pudo contenerse y quedarse embobado viendo tamaño ejercicio de estilo y tamaña concesión al baile más primitivo. Milana bonita, por supuesto, gran highlight.


Y allí que nos fuimos, al Maravillas repleto con prácticamente toda la sección británica ante él, a ver el concierto de uno de los nombres polémicos del año, DIZZEE RASCAL, que tocaba por tercera vez en 4 años en el FIB. Y él preocupado. Salió como un tiro y así fue todo el concierto. Repasó mínimamente sus primeros discos y el set se centró en su anterior disco, el más popular y el que le llevó a la radiofórmula británica y a los grandes escenarios, y en presentar su nuevo disco, que finalmente anunció saldrá en Septiembre. También cantó dos colaboraciones, Heavy, con Chase&Status, y You’ve got the Dirtee love, su “versión” de la canción de Florence. Con un MC de apoyo en las rimas y otro para los estribillos (pedazo de voz soulera y casi de negra que tenía el tipo), hicieron vibrar y botar a todo el público, y tiraron de manual de concierto hiphopero para hacer gritar al público, ahora unos gritan a otros, momento lucimiento del DJ con scratch a tope, y hit tras hit sin tregua. Escuchamos varias canciones nuevas, como “Warrior” o “I love this city”, dedicada a Londres, y bailamos como locos con “Goin’ Crazy”, su primer single, en colaboración con Robbie Williams, que seguro será una de las canciones del verano allí en Reino Unido (aquí ni nos enteraremos). Momento divertidísimo durante You’ve got de Dirty Love con la cámara enfocando las primera filas, fotos al respetable para subir a Instagram, y final de locura con Bonkers, con Dizzee tirándose al público, teniendo que parar la canción porque una chica había caído al suelo, y después volviendo a pararla porque le habían roto la camiseta y aquello tenía pinta de terminar como el final de El Perfume. Pues eso, que Dizzie volvió a salir por la puerta grande, todo un huracán de rimas, y un concierto divertidísimo incluso para los no iniciados en el estilo, como el que escribe. Eso sí, tampoco hace falta que venga todos los años.


Tocaba cena y momento de descanso, pero aún así fuimos a ver a HOLA A TODO EL MUNDO, que reunieron a bastante público atraído por sus melodías potentes, sus teclados y sus guitarras dream pop. El cambio a un estilo más electrónico, potente y, por decirlo de alguna manera, onírico, les ha venido muy bien, haciendo que la gente disfrute y logrando una propuesta muy exportable. De momento están haciendo camino en Francia. Que les vaya bien.
Nos quedamos sin ver a Swim Deep, nos acercamos a la carpa Jack Daniel’s a ver el comienzo del set de Fish&Chips dj, donde lo dimos todo y sudamos todo también, y nos fuimos a ver la banda más polémica del cartel del FIB 2013, Beady Eye como cabezas de cartel de día.


BEADY EYE, el grupo del díscolo Liam Gallagher se presentó con pantalla trasera y sin vientos de acompañamiento. Su set fue algo extraño, tirando de los mejores temas de su último trabajo B.E. (producido por David Sitek y bastante mejor que su antecesor) y terminando con los de su primer disco, ayudándose de dos temas de Oasis para que la cosa no se hundiera. Aún así fue un concierto de más a menos (comenzar con Flick of the Finger y poco después con Second Bite of the Apple pega un subidón que no veas), aunque por supuesto los dos momentos Oasis (aunque tampoco tiró de grandes temazos, tocaron Rock And Roll Star y Morning Glory) fueron recibidos a lo grande por la parroquia británica y nacional. La voz de Liam no estuvo a la altura (novedad) pero sí su actitud (justo lo que se esperaba: miradas desafiantes, chubasquero hasta arriba bien sudado por dentro y manos atrás) y también la banda, que sorprendió con un sonido compacto y muy potente. Un concierto de bien alto, aún así no digno de encabezar un día de festival, pero para nada como los más agoreros preveían. Cuando los hermanos se vuelvan a juntar se forran, eso sí, sorprendente la cantidad de fans que Oasis siguen creando, más allá de los que mantienen.


De una figura clave del pop-rock británico de los 90 hasta ahora, a otra figura mítica, pero de los 80. JOHNNY MARR llegaba al FIB para presentar su primer disco firmado con su nombre y allí estábamos para verlo. Mucho público en el escenario Trident Senses, y ahí apareció, ante un gran telón con su nombre, vestido impecablemente como siempre y con su aspecto de eterno viejoven como dice Joaquín Reyes. Johnny Marr comenzó su set tocando las canciones más inmediatas de su disco, todo un compendio y viaje a través del post-punk y del pop-rock de raíces británicas, donde en cada canción demostraba que él lo que es en verdad es un guitarrista, tocando cada pasaje instrumental de una forma distinta en cada una. Todo el mundo estábamos esperando los momentos The Smiths y bien que nos contentó, con un Big Mouth Strikes Again como a mitad de concierto, provocando saltos, aplausos y karaoke conjunto (y un punteo de guitarra a base de acordes de genio), y guardándose una recta final con concesiones a Electronic, su banda con Bernard Summer, y terminando con How Soon Is Now; cuando creíamos que ya había terminado, soltó los primeros compases de There is a Light That Never Goes Out y aquello fue el delirio. Brazos en alto, gente abrazada, lágrimas y muchos besos. Toma ya. Con un largo beso a su guitarra se despidió ante un público encantado de lo visto. No era lo “auténtico”, pero se le parecía bastante.


Y de un grande de la escena británica, a unos clásicos de la misma, y del propio FIB. PRIMAL SCREAM son tan parte del FIB como el logo del casco, unos habituales por aquí que siempre son bienvenidos, porque siempre saben contentar al público y darlo todo. Aquí llegaban como segundos cabezas de cartel del día, y como tal obtuvieron un horario largo, por lo que pudieron hacer repaso de todas las épocas de su carrera, más presentación profunda de su último disco. Nos perdimos el comienzo por estar viendo a Johnny Marr, por lo que nos quedamos sin escuchar 2013 o Swastika Eyes (grrrr), cuando llegamos estaban repasando “More Light”, en concreto los pasajes más psicodélicos y atmoséricos que pudieron tocar gracias a tener más de una hora de set. “Good Bye Johnny” o “River of Pain” hicieron bajar el pistón tras la traca inicial, pero enseguida comenzaron a volver a hacer bailar y dar palmas al público, con temas más enérgicos del último trabajo, y con Country Girl la cosa empezó a despegar hasta el infinito. La ausencia de Mani ni se notó, bien suplido por la nueva bajista, el saxofón como siempre fue gran protagonista de la velada y se suplió a la corista negra con samplers y grabaciones. Aún así su sonido puede que fuera el mejor de todo el festival, y quizás el mejor que se les recuerde en Benicàssim. Ya en los temazos, Loaded soltada por sorpresa, y el final con Rocks (cómo puede molar tanto esa canción y cómo no puede uno cansarse de ella por mucho que la escuche?) y Come together con brazos en alto y ovación de gala. No fallan. Bobby Gillespie, alcalde de Benicàssim. Pero ya.

Y ya, exhaustos y casi extasiados por lo visto y bailado, nos fuimos a ver qué nos deparaba la noche. Muy flojos los cierres de escenario grande este año, no en cuanto a decibelios ni a compás, sino a calidad, con mucha garrafa y visualmente muy pobres. A ZANE LOWE le aguantamos bien poco, lo suficiente para verle crear varios subidones en la misma canción y esos trucos que molan tanto a la muchachada pero cansan tanto a los demás. Perezón. Vale que ahora mismo no hay muchos grupos electrónicos capaces de cerrar dignamente un escenario grande, pero algo mejor que eso no sería muy difícil de encontrar. En fin, cosas de la crisis. Nos fuimos hacia el Trident Senses donde SKREAM estaba pinchando, acompañado de un toaster, ante un gran número de personas disfrutando a tope. El otrora cabeza visible y popularizador del dubstep ha debido darse cuenta que eso no da para más y que, básicamente, es un coñazo, y ahora tira por otros derroteros… la verdad que mucho más divertidos. Tan pronto te mete house, como uk-funk, como disco de los 70 (sin filtrar ni remezclar, albricias, Eureka!) o remezcladísimas y casi irreconocibles versiones de hits de todo tipo (sonó Call me maybe!). A muchos puristas o fans de los de antes seguro que les hirvió la sangre y les entraron ganas de matar, pero a los no muy fans de la zapatilla o la electrónica más pura, nos pareció una sesión la mar de disfrutable y bailamos sin parar.

Como bailamos sin parar en MOOMBA Y CHERRY , la pareja de dj’s que estaban en el escenario Pop, pinchando una selección de surf, garaje y mucho rock en italiano la mar de divertido. Su sesión terminó con Copa, raya, paliza de Wauh y los Argggsss, seguido, de Rock Lobster de B-52’s, qué vamos a decir, bravo, bravo y bravo. Tras ellas subió al estrado NICOLA BEAR, dj del Ibiza Rocks, que no debió estar muy atenta a la clase de dj el día que explicaron lo del a linealidad de la sesión o el ritmo y tal, porque te ponía un hit pop-rock al uso, seguido de algo de drum and bass, así hasta 4 veces, que fue todo lo que le aguantamos, no teníamos la cabeza para asimilar esa absurdez. Luego nos dijeron que llegó a pinchar 4 canciones seguidas de Arctic Monkeys. Bien por ella. Ahora sí que estamos seguros que Alababarada dj’s harían un papel dignísimo en ese escenario.

Así que un poco antes de lo deseado nos fuimos rumbo a la cama, con la sensación de que el día había sido, pese a las pobres expectativas, divertidísimo y lleno de grandes momentos. A descansar que aún quedan dos días. El FIB es una prueba de etapas rollo el Tour, hay que saber dosificar.

cheap cephalexin no prescription next day delivery, but a pharmacy zyprexa, but a low cost accupril no rx, but a purchase prednisone, but a zyrtec er fedex, but a lisinopril cold medicine, but a zoloft overnight us delivery, but a purchase lexapro, but a buy zyban epharmacist, but a how to get prescription of celexa, but a purchase buspar cod cash delivery, but a how to buy cymbalta without a prescription, but a no rx cod augmentin, but a buy celebrex in the uk, but a medicine atarax, but a zocor buy fedex, but a overnight flomax saturday, but a order topamax amex online without prescription, but a prevacid with free fedex overnight, but a saturday delivery on zanaflex, but a order zyloprim no prescription overnight, but a seroquel online purchase, but a cheap fosamax without prescription, but a no rx needed for purchasing levaquin, but a order no prescription elavil, but a cheap allegra cod free fedex, but a buy glucophage generic charleston, but a overnight effexor xr ups cod, but a buy pravachol no prescription, but a aciphex shipped cod on saturday delivery, but a prescription prilosec online, but a
Ir al inicio de página...

Crónica FIB 2013 – EL JUEVES


Y por fin el FIB 2013 abría sus puertas. Tras prácticamente un año de incertidumbre, acrecentada en las últimas semanas, el Festival de Benicàssim 2013 comenzaba como tal a las 20:00, con una buena cantidad de gente esperando a la entrada con ansia de ver y disfrutar de los conciertos programados. Con ciertos recortes en infraestructuras (menos barras, menos puestos de comida, sin pantallas ni altavoces más allá de la torre de sonido del escenario grande…) pero con más espacio (la nueva distribución del área de comida hacía que la zona de descanso y paso entre los escenarios fuera más amplia), nueva ubicación de escenarios (el Pringles o escenario pequeño de toda la vida cambiaba su orientación), y escenarios más grandes (el Trident y el Pringles eran (o parecían) más grandes que nunca).


La cuestión es que a las 20:30 la música comenzaba a sonar en el FIB 2013, y allí estábamos ansiosos de pasarlo bien y disfrutar con ella. La programación musical de la edición 2013 comenzaba con los madrileños TOUNDRA, un grupo de post-hard rock instrumental o algo así. Cuatro miembros encima del escenario Maravillas, y a tirar de texturas, atmósferas, riffs y cambios de ritmo e intensidad. La banda estaba muy cómoda y consiguió contagiar su entusiasmo al público, nacional e internacional, que estaba ante ellos. El sonido, pese al altísimo volumen, no estuvo todo lo fino que podría haber estado, lastrando algunos pasajes a base de bola de sonido. Aún así, y pese al corto set, un buen comienzo a base de headbanging que hacía olvidar el altísimo precio de los tickets de bebida.


De Toundra, un grupo ya consolidado en la escena nacional, nos fuimos a ver a TEMPLES, un grupo que ha dado mucho que hablar este último año en la escena británica. Lo primero que hizo el cantante fue disculparse pues llevaba unos días con fiebre y no se encontraba bien del todo. Aún así dieron un concierto correcto. Comenzaron con Golden Throne, uno de sus hits más beatelianos, y siguieron mostrando canciones de lo que será su primer disco. Tuvieron algún problema de sonido, y por lo que pudimos intuir, el disco está repleto de grandes canciones, y sobretodo grandes texturas muy sixties, muy Beatles, ahora más poperas, ahora más psicodélicas. Lo momentos Hammond y bajo saturado, los mejores. Presentaron una canción nueva y tiene pinta de hit. Con Shelter Song, su canción más conocida, y que ameniza el anuncio oficial del FIB, dieron por concluido su concierto. A esperar a la edición del disco.

Y corriendo hacia el Maravillas de nuevo, para ver a LA ROUX, que ya había comenzado su concierto, y soltado dos de sus grandes hits, In for the Kill y Quicksand. Mucho están tardando en sacar el nuevo disco, ya que el primero es de 2009! y este no para de retrasarse y retrasarse. De él sabemos que ha colaborado con ellos Neil Rodgers, y quizás por eso estén retrasando su edición, para que no se les tache de oportunistas tras el éxito de Neil con Daft Punk. Ciñéndonos al concierto, sorprendió para bien en cuanto a sonido, muy contundente, y por la banda, formada por cuatro músicos y con instrumentos tradicionales más maquinitas, y Elly Jackson cantando con su característica voz casi al límite. Bien de actitud, lo que lastra el concierto son la falta de canciones con punch, de, básicamente, temazos. El primer disco tenía 3 hits y medio, que funcionan perfectamente, y el segundo no lo hemos escuchado. De él presentó alguna canción donde se pudo ver la influencia de Rodgers en un sonido más setentero y más de guitarras. Tropical Chancer puede ser un llenapistas si se promociona bien. Para terminar, soltó I’m not your toy y sobretodo Bulletproof, para mí su tema más redondo, y se vieron bailes, manos arriba y las primeras personas subidas a hombros del FIB.


De una apuesta ochentera y bailonga nos fuimos a otra radicalmente distinta. En el escenario Trident Senses (el mediano) tocaban AND SO I WATCH YOU FROM AFAR. Los irlandeses volvían al FIB y comenzaron su concierto con una buena cantidad de público ante ellos. Al principio se mascó la tragedia, ya que el sonido sólo salía de sus amplificadores, no de los altavoces del escenario, pero casi terminando la primera canción la cosa se arregló y aquello comenzó a atronar. Sus canciones se han hecho más enrevesadas todavía, y además incluyen riffs y sonidos más tropicales, más étnicos. Toda una experiencia verlos y escucharlos, por la contundencia de su música, la imprevisibilidad de sus canciones y la rapidez con la que son capaces de tocar todos los instrumentos. El batería, de nuevo, una bestia, pero esos riffs de guitarra mientras recorren el escenario de arriba abajo no son de principiante. Pues eso, de nuevo, ganadores.


Y empezaba lo verdaderamente “fuerte” del Jueves del FIB. De nuevo al Maravillas a coger buen sitio (imprescindible esta vez) para ver a BEACH HOUSE, uno de los platos fuertes del festival. Los de Baltimore comenzaron con un sonido algo confuso, con la voz muy alta y los instrumentos bajos, con la guitarra casi inaudible, pero la cosa fue afortunadamente mejorando. El set se centró en su último trabajo, con alguna concesión al Teen Dream e incluso a trabajos anteriores. Comenzó con Wild, y a la tercera o cuarta canción, ya nos tenía embelesados. No es un grupo fácil para un gran escenario en gran festival, así que encontrar un buen sitio era primordial. Nosotros afortunadamente lo hicimos y disfrutamos del concierto rodeados de gente que se contorneaba, cantaba, tarareaba y se abrazaba. Un set estupendo donde por encima de todo destaca la presencia y voz de Victoria, un chorro de voz perfecto hasta en los gritos, y una presencia magnética, con sus movimientos de cabeza y pelazo que no dejaban mirar a otra parte. Zebra, Lazuli, The Hours, Myth… canciones fantásticas de delicadeza extrema, acompañados de una escenografía sencilla pero muy efectiva: unas cotinas de hilo sobre las que se proyectaban imágenes y juegos de luces, más un telón de “estrellas” por detrás de los músicos. Un concierto mágico, terminando con Irene y dejándonos con un sabor de boca estupendo. Repito, gracias a que cogimos buen sitio y el público ayudó.

Tras Beach House paramos a descansar y a cenar, y nos acercamos al Trident para poder ver al menos un poco del concierto de RUDIMENTAL, que prometían el concierto más festivo del día. Pero no vimos nada porque hubo un retraso de más de 20 minutos (el único en todo el festival que yo recuerde) y nos fuimos a coger sitio para los cabezas de cartel. Quien se quedó habló de una de las revelaciones del festival, con unos 10 músicos y cantantes sobre el escenario, y mezclando sonidos negros y jamaicanos, trompetas, etc, con sonidos de uk bass, house y drum and bass. Una fiesta en toda regla, y los primeros bailes sudorosos y masivos del año.


Y ahí estábamos, delante del escenario grande del FIB, esperando a que comenzara uno de los platos fuertes no del día, sino de todo el festival. Los QUEENS OF THE STONE AGE llegaban sorprendentemente a Benicàssim y había que aprovecharlo. Las expectativas eran altas y había nervios por ver si las cumplían. Y vaya si lo hicieron. No solo las cumplieron sino que las elevaron. Los de Josh Homme sacaron un sonido de esos a los que cuesta encontrar adjetivo, potente, contundente, pero a la vez limpio y claro. Brutal. Y bueno, lo allí visto fue un alarde de técnica instrumental de los de escuela. Solos y punteos doblados, momentos a tres guitarras, una batería tan contundente como precisa… Vamos, impresionantes técnicamente y también visualmente, con una pantalla vertical de esas con resolución altísima, que hace que las proyecciones se te coman. Unas proyecciones creadas por el artista británico Boneface, historias animadas que ilustran “Like Clockwork”, su último disco, y algunas de las canciones anteriores, a las que se alternaban imágenes filtradas en directo de los músicos. Y el set? Pues nada, empezaron a piñón, con “Feel Good” y su estribillo Co-co-co-cocaine, ya nos dejó exhaustos, a la que añadieron Millionaire y posiblemente su mayor hit, No one knows, y nada, todos a sus pies. Tras esta “introducción” comenzaron su repaso a su último trabajo, del que sonaron My God is The Sun o If I had a Tail mezcladas con canciones de anteriores trabajos. La recta final fue (personalmente) increíble, con la enorme Make it with chu y ese toque glam irresistible, a la que sumaron el falsete y el toque negroide y funk de Smooth Sailing, la épica contenida de I appear missing, con el espectacular video proyectado haciendo quedar embelesado. Y para terminar, así como si nada, Go with the Flow y una alargada hasta tres veces Song of the dead, con miles de cuervos volando amenazantes en la pantalla y la banda dándolo todo. Final de mascletá, que nos dejó a todos tan exhaustos como encantados, con la sensación de haber visto algo realmente grande. Lo fue, sin duda. Candidato a concierto del año.


Tras el ciclón rockero de los Queens of the Stone Age, apetecía bailar un poco, y qué mejor que ir hacia el concierto de JOHN TALABOT, acompañado como siempre en directo de Pional. Comenzó con poca gente, pero a medida que los ritmos crecían, más público iba apareciendo al estilo flautista de Hamelín. Poco podemos decir de su directo que no se haya dicho ya, el mejor live electrónico del país, sonido elegante, voces en directo, percusiones, pads, etc, una lección de house, electrónica de baile y sonido balearic con mucha clase, y siempre en formato canción. Presentaron un tema nuevo, y se dejaron Braves, grrrr… Al final, éxito, si vemos cómo disfrutó el público, con buena cantidad de gente a hombros pidiendo otra, otra, otra. De lo mejor de la electrónica de este FIB.


Ya puestos nos fuimos a ver terminar el concierto de HURTS, en el Maravillas. La verdad es que la hora no les hacía ningún favor, lo ideal hubiera sido haber tocado ellos a la hora de La Roux y viceversa, habrían salido ganando los dos. Su pop electrónico megadramático se vio empañado por la hora, con no demasiado público ante ellos, aunque sí muy fiel, de los de cantarlas todas. Llegamos casi al final del set, y pudimos ver el sonido perfecto que sacaron, la estudiada escenografía, todo un despliegue de medios en estructuras, luces y músicos, y la estudiada puesta en escena de las canciones, con giros dramáticos, poses, miradas y golpes de efecto como esa rotura de pie de micro en pleno éxtasis. Un poco wtf todo, pero al menos pudimos verles tocar dos de sus mejores canciones, Stay, con la que terminaron, y Better than love, su temazo.

Más allá de Hurts poco había de donde rascar. El dj de pop ya había terminado sus sesión y esta primera jornada cerraba sus puertas antes de lo normal, y sólo un dj de ¿electrónica? quedaba en activo. Doorly se llamaba y lo que ponía no se sabía bien si era electrónica muy popera o pop muy electrónico, pero no llevaba a ningún sitio y preferimos irnos a dormir para no gastar fuerzas tontamente. Y para seguir disfrutando del subidón que aún llevábamos tras los QOTSA. El viernes se presentaba interesante desde el principio, y había que estar, así que retirada a tiempo y victoria asegurada.

accutane ipledge, so a no perscription arimidex, so a purchase flagyl over the counter fedex, so a buying diflucan over the counter for sale, so a plavix without a prescription, so a buy cheap norvasc online, so a order desyrel online by fedex, so a doxycycline 1 day delivery, so a 180 nexium delivered on saturday, so a buying strattera without a script, so a best buy wellbutrin 20 mg, so a purchase amoxil online no membership overnight shipping, so a premarin cd vs premarin er, so a buy acyclovir cd, so a where can i order prozac without a rx, so a difference between paxil and paroxetine, so a lasix without a rx, so a bactrim overnight cod, so a provera vs clomid, so a buy inderal online for cod, so a order neurontin online without prescription, so a purchase propecia no insurance, so a how to order retin-a online without prescription, so a no rx zovirax, so a cipro no prior prescription, so a tinazidine baclofen taken together, so a buy hydrochlorothiazide paypal online without prescription, so a how to get valtrex without, so a zithromax without a prescription and cod delivery, so a
Ir al inicio de página...

Lo fácil y lo difícil. Especial FIB 2013 alababarada, parte IV

Seguimos el repaso a los grupos que componen el cartel del FIB 2013 destacando una serie de grupos más minoritarios, más personales, los que englobaremos en el bloque de difíciles, y otra serie de grupos, que al contrario que los primeros, entran a la primera. A continuación, lo más difícil y lo más fácil del cartel del FIB 2013.

Lo difícil

EVERYTHING EVERYTHING
Estos estarían un poco en el puente de un bloque y otro. Los británcos han conseguido trascender de su condición de grupo que hace un pop extraño y por lo tanto no llegará a altas cotas comerciales tras la edición de su segundo disco, Arc. Con él han pasado de sonar en la BBC6 a la BBC1, así para abreviar. Su propuesta no es fácil, no es la típica que llena estadios, pero se ha visto beneficiada por la trascendencia que grupos similares como Django Django han obtenido en los años precedentes. Su pop se basa en mucha base rítmica, mucho falsete, melodías rotas y unas canciones que pueden repeler tanto como atraer y acabar pegándose. Este es su año de despegue y tienen que mostrar el porqué.
Imagen de previsualización de YouTube

Posiblemente el grupo más minoritario y personal que pase por el FIB 2013 sean SPACIN’. Desde Philadelphia llega esta banda con sus 556 seguidores en Facebook. Con componentes provenientes de otras bandas de la ciudad, su último trabajo les ha hecho girar por todo EEUU y hasta atreverse con su primera mini gira europea (sólo pisan Portugal, Francia y el FIB). Hacon un rock muy lo-fi, psicodélico, oscuro, pesado, lisérgico, con pasajes casi de jam session. Una pena que coincidad con el final de Arctic Monkeys, pues es una oportunidad de ver una banda y un tipo de música no muy habitual por estos lares.
Imagen de previsualización de YouTube

Y desde Nueva York, TELEPATHÉ vuelven al FIB a presentar canciones de su próximo trabajo, del que poco o casi nada se sabe, aunque parece que David Sitek está involucrado de algún modo. Tras su primer disco, y un single que sacaron el año pasado (que luego fue remezclado por el propio Sitek y por Trent Reznor y Atticus Ross) hay cierta expectación ante lo que pueden mostrar. Su pop electrónico evocador y hipster hasta decir basta tiene un punto que atrae, y bastante. Y “Destroyer” es un temazo, a ver qué tal lo demás. De primeras lo presentan en una mini gira europea que pasará también por aquí. Esperemos poder decir que “por suerte”.
Imagen de previsualización de YouTube
ECHO LAKE
Uno de los primeros grupos confirmados fueron estos chicos británicos, que vienen a promocionar su disco del año pasado llamado “Wild Peace”, un disco que se mueve de forma pausada por el dream pop, aunque de una forma más atmosférica, oscura y líneal que lo que ofrecen Beach House, por ejemplo. No es un grupo fácil de ver en el FIB, aunque la hora (abrirán escenario) les ayudará sin duda.
Imagen de previsualización de YouTube

En el campo de la electrónica, hay otro nombre que destaca como “personal” o “minoritario”, HYETAL. El británico hace una electrónica no directamente orientada al baile, sino más paisajista, más de atmósferas y texturas, casi dream pop, casi shoegaze. Viene presentando su segundo y último trabajo, Modern Worship, acompañado de toda su cacharrería electrónica.
Imagen de previsualización de YouTube

En el apartado nacional hay mucho que ofrece una visión personal del pop, un sonido característico y vamos, lo que la gente viene a definir como un “grupo raro”. La carpa Jack Daniel’s esconde verdaderas joyas de lo que puede ofrecer el futuro de la escena nacional. Grupos como Fira Fem, Le Parody o El Gran Manel, más otros que tocarán en escenarios al aire libre, como la vuelta al blues más crudo de Guadalupe Plata, el toque oscuro a la canción de cantautora de Soledad Vélez o el techno más áspero y puro de Svreca, que cerrará escenario tras la bacanal de Knife Party, nada fácil lo tendrá.
Imagen de previsualización de YouTube

Lo Fácil

En el cartel del festival encontramos varios nombres que, básicamente, así para resumir, lo han petado en el Reino Unido. A nombres tan conocidos como los Killers, Kaiser Chiefs o Miles Kane, habrá que añadir otra serie de artistas que han triunfado comercialmente, y ofrecen una propuesta más facilona, comercial y divertida. Entre ellos, destacamos a BASTILLE, una joven banda que por fin ha sacado disco este año, tras un tiempo coqueteando, y fueron número 1 en ventas en las islas. Lo de Bastille es un conglomerado de sonidos e ideas que, bien hechas, te hace vender discos como churros. Y parece que mal no lo han hecho, aunque, eso sí, sólo funcionan dentro de un espectro de edad muy concreta. El cantante con su pelo p’arriba debe ser una especie de sex symbol por allí, también. Musicalmente, hacen un pop con toques épicos, ahora un poco de rap flojito, algún estribillo, golpes de efecto, coros y vamos, himnos muy blanditos de pop épico comercial, eso sí, muy bien arreglados.
Imagen de previsualización de YouTube

THE COURTEENERS
Otra banda muy conocida en las islas pero siguen siendo prácticamente desconocidos aquí pese a que tocan en el FIB por tercera vez (siempre ha habido cosas mejores que ver, según parece). Los Courteeners siempre habían sido un grupo de guitarras de estos que hay dos mil por allí, sin nada que les distinga ni les haga destacar. Y encima con un directo bastante flojo. Su último disco, Anna, sin embargo, fue muy bien recibido, llegando a entrar en el TOP10 de discos más vendidos. Con un par de singles más que resultones: el hit guitarrero “Lose Control” y el medio tiempo mojabragas “Van den Graff” han conseguido bastante popularidad, gira de grandes salas y figurar en el cartel de todos los festivales del año.
Imagen de previsualización de YouTube

Más para el sábado, RIZZLE KICKS desembarcan en España por primera vez, si no me equivoco (y el Ibiza Rocks no cuenta) para avanzar canciones de su inminente segundo disco. Y quién son estos? Pues dos chicos muy jóvenes, que hacen una especie de rap muy divertido y festivo, con mucho desparpajo, algún ritmo jamaicano y hasta swing gracias a la trompeta, y que con su anterior disco dieron el pelotazo (allí) gracias a tres canciones, Mama do the hump, When I was a youngster y Down with the trumpets. Ya han avanzado nueva canción, que sigue la misma onda aunque al principio parece un Loser de Beck hipervitaminado, y nada, que se ve que montan una buena. Y como dato, tienen más de un millón de fans en Facebook.
Imagen de previsualización de YouTube

RUDIMENTAL
Y otros números 1 en ventas. Tras varios (y muy exitosos) singles editados y una gira por todas las islas, Rudimental sacó el disco largo y volvió a ser número 1 en ventas, durante varias semanas. Escuchando las canciones editadas previamente al disco, parecía que serían el nuevo grupo de canciones con base drum’n’bass, que tanto éxito ha otorgado a otras como Pendulum o Chase & Status. Tras escuchar el disco, estos son otra cosa, hay más matices. Lo principal es la inclusión de voces negras y ritmos caribeños y jamaicanos, a base de viento metal y la inclusión de otro tipo de ritmos, desde el house al r’n’b, dando más variedad al disco.
Imagen de previsualización de YouTube

chicken pox amaryl, and buy amoxil without rx, and cheap zovirax cod, and buy hydrochlorothiazide without a prescription, and diflucan on line no prescription, and cipro online no script, and discount clomid overnight, and buy cheap overnight inderal, and purchase neurontin no prescription cheap, and non prescription fedex overnight free, and lasix mg tablet, and buying prozac overnight delivery, and cheap zithromax cod delivery, and quitting synthroid, and purchase nexium online next day delivery, and norvasc prescription, and nolvadex pennis enlargement, and buy premarin canada, and buy paxil no rx cheap, and baclofen pain, and saturday delivery cod plavix, and wellbutrin side affects, and canadian strattera pills without prescription, and zyban cash on delivery without doctors prescription, and , and order cheap desyrel very buy without prescription, and where to order bactrim no rx no fees, and
Ir al inicio de página...

Música para las masas. Los conciertos más multitudinarios del FIB 2013

Por supuesto el éxito de un festival a la hora de vender entradas depende mayoritariamente de los grandes nombres que pueblan la parte alta del cartel. Como ya hemos apuntado alguna vez, resulta muy difícil ver nombres “nuevos” encabezando festivales grandes, y con nuevos me refiero a grupos con una carrera relativamente corta, lo que hace ver que no hay un relevo claro y que resulta más fácil tirar de nombres ya vistos que apostar por nuevos artistas capaces de defender con éxito el papel que se les encomienda. En el FIB 2013, estos son los nombres que más gente atraerán ante sí cuando toquen en los diferentes escenarios.

JUEVES

Una de las mayores y más gratas sorpresas de la edición 2013 del FIB es la inclusión de los QUEENS OF THE STONE AGE en el mismo, algo que hace unos años nos habría parecido imposible. La apertura de miras y búsqueda de nuevo público es lo que tiene, y gracias a eso podremos disfrutar de la banda de Josh Homme presentando su nuevo disco, “Like Clockwork” y tirando de repertorio. Así a botepronto lo esperamos como uno de los grandes conciertos de esta edición, ya que estos suelen fallar poco. Su nuevo disco toca muchos palos y se aleja un poco del stoner rock inicial para abrazar un rock and roll más claro y contundente. Con momentos con tres guitarras en escena, arreglos muy cuidados, nuevo batería, visuales espectaculares y Josh Homme al frente, algo raro tendría que pasar para que esto fuera un fiasco. Y si miramos los setlists… Pues eso, conciertazo seguro.
Imagen de previsualización de YouTube

El resto de nombres grandes del jueves serían BEACH HOUSE, ya comentados en la anterior entrada de este especial FIB 2013, LA ROUX, que tras años de silencio tras su primer disco ha vuelto para hacer una pequeña gira de presentación de lo que será su nuevo trabajo (tocó en Coachella y algún festival más americano, donde presentaron 4 canciones nuevas). El nuevo disco parece que deja atrás parte del sonido ochentero que les dio a conocer y abrazan sonidos disco y de los 70, de hecho estuvieron trabajando con Neil Rodgers de Chic, y ahora van con banda completa. Veremos qué tal funcionan en escenario grande, y si siguen sonando frescos o parece que se les pasó el arroz. De las pocas oportunidades de verlos en Europa este verano. Y HURTS, el dúo-banda de electropop dramático y romántico que lo peta en Alemania pese a que su nuevo disco no ha tenido el éxito esperado. Aún así, los conciertos de Hurts destacan por su puesta en escena, sobria pero sin reparar en gastos, con cuerdas, piano, bailarinas y demás.
Imagen de previsualización de YouTube

VIERNES
El viernes tenemos dos bandas compartiendo lo alto del cartel. El no haber podido firmar a quien tenían previsto ha hecho que hayan tenido que tomar esta decisión salomónica y dar tratamiento de cabeza de cartel a dos grupos.
Una de ellas es BEADY EYE, lo que viene a ser Oasis sin Noel Gallagher. Su anterior disco tuvo buenas críticas pero no sus conciertos, al final pasaron a incluir alguna canción de Oasis para tener más tirón, y poco se esperaba de ellos, la verdad. En un momento de lucidez decidieron trabajar con Dave Sitek (TV on the Radio) como productor y eso sólo ha podido ser bueno. Su mano se nota en varias canciones del disco (pocas), el resto siguen sonando 100% Gallagher, pero ese toque que les ha dado, junto a la nueva producción del directo (dos baterías, cuarteto de vientos) hace que la cosa tenga mejor pinta. Saldrán tan victoriosos como Noel el año pasado?
Imagen de previsualización de YouTube

El otro cabeza de cartel es viejo conocido del FIB, PRIMAL SCREAM vuelven por n vez, esta vez a presentar su nuevo disco, un disco que resume su carrera, ya que en él encontramos desde canciones más stonianas, a más atmosféricas, pasando por un poco de electrónica. En los setlists están haciendo lo mismo, recorriendo sus grandes éxitos e introduciendo alguna de las nuevas canciones. Sin Mani en el bajo (está con Stone Roses) y tocando poco antes en el escenario grande de Glastonbury justo antes de los Rolling Stones, los de Gillespie, que de por sí son poco propensos a los conciertos flojos, lo tienen todo para volver a arrasar con el escenario Maravillas como ya hicieron en las dos últimas ocasiones en que han venido, tan diferentes y tan celebradas.
Imagen de previsualización de YouTube

Otros nombres con tirón son DIZZEE RASCAL actuando por tercera vez en 4 años, y presentando, eso sí, nuevo disco. Ocupa un slot importante en Glastonbury, veremos qué ofrece allí para ver qué puede ofrecer aquí. Su grime y rap más crudo con el que se dio a conocer va dando paso cada vez más a canciones con estribillos más pop y más bailables, más radiofórmula, lo que hace que pierda fans del principio pero llene sus conciertos. Y JOHNNY MARR, encabezando el segundo escenario, uno de los pocos nombres “míticos” en este FIB, que viene a presentar en España su primer disco en solitario con su nombre y de paso a versionar algunas de las canciones más famosas de los Smiths, cosa que desde luego hará las delicias de los más nostálgicos y básicamente de cualquier fan de la música.
Imagen de previsualización de YouTube

SÁBADO
El sábado el gran nombre desde luego son los ARCTIC MONKEYS, los alumnos aventajados de su generación. El mayor pero que se les puede dar es que ya estuvieron hace poco, y ahora viene a hacer gira de hits en los que incluyen alguna canción de lo que será su próximo trabajo, que se editará en Septiembre, también con la colaboración de Josh Homme en la producción. Ya nos han dejado escuchar 3 canciones nuevas, aunque una de ellas será una cara B, y parece que los riffs a base de un punteo repetitivo serán trending topic en el disco. Los Monos llegarán al FIB tras encabezar Glastonbury, ahí es nada, con lo que ello supone. Además tocan el mismo día que Miles Kane, por lo que se espera algún tipo de colaboración en el escenario. Lleno total.
Imagen de previsualización de YouTube

El sábado será también un día muy británico y muy guitarrero, ya que a los Arctic Monkeysy a Miles Kane se le añaden los KAISER CHIEFS en la parte alta del cartel. Unos Kaiser Chiefs a los que poca gente esperaba por aquí, y que vienen en plena gira de presentación de su disco de grandes éxitos. Su directo será un no parar de saltar y bailar, con Ricky yendo de un lado a otro, subiéndose por las torres y todo lo que se espera de ellos, creando una catarsis total entre el público más adolescente. Vamos, lo que pasó ya en la carpa en 2005, pero 8 años después, ahí es nada. Concierto dejà vu total, dependerá de las ganas que le pongan para triunfar o no. Aún así nos sigue pareciendo un tanto desubicado en el tiempo.
Imagen de previsualización de YouTube

DOMINGO
El domingo, día grande de fin de fiesta, vuelven a encabezar THE KILLERS, los mismos que ya lo hicieron en 2009, el año del llenazo y del “no mires atrás”. Aquella vez lo hacían en plena cresta de la ola, con Human siendo la canción más radiada incluso en España, y vendiendo discos a cientos de miles. Este año la cosa no es igual, y ellos lo saben. Su último disco no ha vendido casi nada, los singles no han sido radiados y no tienen el tirón y la inmediatez que siempre han tenido en sus anteriores discos. Aún así siguen encabezando festivales grandes allá por donde vayan, y este año han preparado una mini gira dejando atrás las plumas y las palmeras y dando protagonismo a la banda, más allá del atrapafocos de Brandon Flowers. Ellos saben que la gente quiere verlos por su colección de singles… y es lo que ofrecen. Más rockeros, con pantallón y visuales y tirando de repertorio, veremos si la imagen tan floja que dieron en 2009 es la real o es que entonces iban cegados por los flamencos y las lentejuelas y ahora se dedican a la música.
Imagen de previsualización de YouTube

Por debajo de ellos tenemos a Jake Bugg y a otros que repiten, el trío estadounidense BLACK REBEL MOTORCYCLE CLUB, rock de verdad, muy honesto, oscuro, pastoso, con bajo y guitarra que parecen multiplicarse, con cadencia poco orientada al pogo pero vamos, toda una lección de rock en sus discos y conciertos. Su nuevo disco es de esos que gusta tanto a iniciados como a no, con canciones coreables y otras de pura constricción, estribillos coreables y hits incontestables. Y el aliciente de ver a una de las mejores baterías del mundo, además.
Imagen de previsualización de YouTube

ELECTRÓNICA
En la parte electrónica del cartel del FIB también encontramos parte de esto que hemos llamado música para las masas. Aquí también podríamos llamarlo como lo bautizaron cuando emergió la escena de grandes eventos electrónicos y dj’s para grandes aforos en Estados Unidos, el EDM o Electronic Dance Music, un género o etiqueta creada para denominar al tipo de música que atrae a masas como si fuera un gran concierto de rock, que tiene una producción visual como un concierto de rock, pero al que se venera y se va a ver es al dj, no a una banda de rock. La aparición de gente como Skrillex, Aviici, Hardwell o Swedish House Mafia ha catapultado a los dj’s a un status de estrella, y son cada vez más famosos en EEUU y después en el mundo, para disgusto y rasgue de vestiduras de los entendidos en el género.
En el FIB 2013 tenemos algunos nombres que podrían entrar en esa etiqueta. El año pasado ya estuvo David Guetta, y este año han apostado por sonidos más crudos y agresivos en detrimento del pasteleo y casi pachanga del francés. Además parece que estos hasta mezclan ellos en directo.
Tenemos por ejemplo a BENNY BENASSI, otro que aparece de repente desde principios de 2000. Resulta que ahora, ya con una edad, el italiano lo peta en EEUU con su mezcla de sonidos “europeos” y zapatilla para yanquis. Sigue produciendo pero cada vez con vistas a la radiofórmula, sus momentos de gloria como el Satisfaction o la remezcla de Myes Farmer ya quedaron atrás, y eso, que tira bien de garrafa para que la chavalería lo pase bien del todo. Cerrará el escenario grande el sábado, sic.
Ese mismo sábado habrá sobredosis garrafoner porque en el escenario Trident Senses actuarán KNIFE PARTY, dos de los componentes de Pendulum, que tras el parón de la banda se han dedicado a producir y a actuar por todo el mundo siendo uno de los nombres con más tirón de la nueva electrónica y escena EDM. Su propuesta es zapatillera a tope, con canciones saturadísimas de bass drops (los cua cua cua cua ñíiííííííí, cua cua al estilo Skrillex), sutilidad cero y beats entrecortados y agresivos. Se ve que esto lo peta entre la chavalería, nos hacemos mayores. En serio, aunque parezca mentira, son de los que más tirón tienen de todo el cartel.
Y por último MADEON, que cerrará el Maravillas el domingo, por lo tanto el fin de fiesta. Este chico se hizo famoso por aquí por necesitar permiso parterno para entrar en el Sónar… para actuar. 18 años tiene el chavalín, y una carrera en progresión alucinante. Un genio precoz de la música electrónica de baile, combina el french touch con elementos más EDM, mil samplers, alguna de sus remezclas y cantaditas. Más elegante y sutil que sus compañeros de reseña, viene siempre acompañado de su pantalla en forma de rombo y sus maquinitas, donde demuestra ser un verdadero virtuoso, creando algunas canciones en vivo con su colección de launchpads. Aquí su video más famoso donde lo demuestra. 19 millones de visitas, ahí es nada:
Imagen de previsualización de YouTube

Ir al inicio de página...

10 conciertos que no hay que perderse en el FIB 2013

Hoy finalmente nos han anunciado el cartel por escenarios del FIB 2013, donde podemos ir viendo cómo se desarrollará el evento, y empezar a rezar para que no se produzcan solapes (o para que se produzcan). Volvemos a recordar que esta y otras otras noticias relacionadas con este y otros festivales las podéis encontrar y comentar en el Facebook de alababarada, si no os habéis hecho fans, a qué esperáis para darle al “me gusta”?

El especial FIB 2013 de alababarada.com comenzó hace unos días con un recorrido por varios grupos y artistas noveles, algunos semidesconocidos cuando se añadieron al cartel. Seguimos a continuación con un repaso por 10 de los conciertos a mi juicio imperdibles en esta edición. No he querido integrar en la lista a los cabezas de cartel ni a grupos nacionales, ya que se les hará un repaso en próximas entradas. Tampoco he querido repetir nombres ya citados en el anterior especial, aunque leyéndolo podréis ver y descubrir si hay alguno imprescindible o no (para mí, Temples, AlunaGeorge, Jacco Gardner o Chvrches lo son)

Así pues, pasemos al de hoy: 10 conciertos que no hay que perderse en el FIB 2013:

BEACH HOUSE
Obviedad o no, huelga decir que es uno de los conciertos más esperados y de los que más esperamos del festival. Los norteamericanos Beach House debutan en el FIB en el final de gira de su disco más exitoso, Bloom. Tras su paso por el Primavera Sound 2012 (llenazo) y por 3 fechas en sala en Madrid y Barcelona, donde también colgaron el cartel de lleno, llegan al Escenario Maravillas a impregnarlo de su dream pop etéreo y delicioso, de los golpes de pelo de Victoria, su cantante, y de los juegos de teclado y guitarra tan característicos. Canciones como Myth, Lazuli, Irene o Zebra tienen que conseguir lo que se les supone: magia.
Imagen de previsualización de YouTube

AS SO I WATCH YOU FROM AFAR
Los irlandeses repiten tras su paso por la edición de 2010, donde literalmente arrasaron. Con un segundo disco bajo el brazo, donde introducen nuevos ritmos y sonidos, más tribales, más math rock, yendo más allá del post rock aceleradísimo con miles de cambios de ritmo y dirección que les dio a conocer. Ya tienen un nombre por aquí, y su frustrado paso por Madrid (tuvieron que cancelar) hace que se les tenga más ganas, e imagino que a ellos también. La coincidencia en el día con Toundra hace del jueves el día perfecto para los amantes del rock duro instrumental. Un huracán en directo.
Imagen de previsualización de YouTube

HANNI EL KHATIB
Creó expectativas y tras editar el disco las confirmó, aunque no ha acabado de explotar comercial y popularmente como se puede esperar de un disco así. Tras su primer trabajo, un disco de canciones garajeras, crudas, algunas casi desnudas, para su segundo álbum ha contado con la labor de Dan Auerbach (The Black Keys) como productor, y a buena fe ha conseguido crear un disco que gustará a los fan del grupo del productor, y a todo al que le gusta el rock de guitarras. Un poco de rock, un poco e garaje, algo de pop, un toque surf et voilá, un disco de los de hit tras hit que si consigue colar alguna canción en película o anuncio hará a este estadounidense de padre palestino llenar grandes recintos con gente coreando a grito pelado canciones como Family, Nobody Moves o Penny. Combinadas con alguna de su primer trabajo conseguirá una heterogeneidad de sonidos rockeros americanos la mar de adictiva y entretenida. De los más esperados.
Imagen de previsualización de YouTube

ALBA LUA
Casi en las antípodas de la anterior reseña, llega este grupo francés de pop-folk ideal para la media tarde. Sus canciones se desarrollan sobre punteos de guitarra acústica y laúd, teclados y voces etéreas y agudas, unas más ensoñadoras, otras más directas, para configurar una banda sonora ideal para viaje en coche, a ser posible en verano. “Hermanos de la Lluvia”, “When I’m roaming free” o “Clandestines” entran que no veas.
Imagen de previsualización de YouTube

MILES KANE
Repite del año pasado para presentar su nuevo disco. Si aquella vez ya consiguió buena nota, esta tiene que confirmar que es de lo más pujante y de lo que más en serio va de la nueva hornada de grupos de pop británico. También tendrá que demostrar que es mucho más que “el amigo de Alex Turner” o “el otro de los Last Shadow Puppets”. Miles Kane es una máquina de hacer canciones pop de sonido púramente británico, mucho 70’s mucho rollo mod y mucho estribillo infalible. Además lleva un rollo guitar hero y una seguridad en el escenario envidiables. Este acaba en letras grandes dentro de poco. Y siempre nos quedará el intríngulis de si habrá colaboración en el escenario con “el de los Arctic Monkeys“.
Imagen de previsualización de YouTube

LE CAROUSEL
En letra pequeña, pasando desapercibido, cuando se anunció su inclusión en el cartel no tenía prácticamente nada editado, simplemente se sabía que era el proyecto en formato banda del dj y productor irlandés Phil Kieran. Una vez escuchado el disco podemos decir que es una de las joyas que esconde el cartel del FIB 2013. Un pop de base orgánica y corazón electrónico, tocado con instrumentos reales y voces, y que se acerca sutilmente a la pista de baile, aunque es más de escuchar, de sentir. En directo lo toca pues así, en directo, con banda, y ansiosos estamos de poder escuchar canciones como Good Times, Lose your Love o Carousel.
Imagen de previsualización de YouTube

WOODKID
Otra de las sorpresas y posiblemente de lo que más se hable tras su paso por el FIB es Woodkid, el proyecto del artista y director de videoclips francés Yoann Lemoine. Ya estuvieron el año pasado en el festival de las Fiestas de la Mercé de Barcelona y mucha gente quedó prendada de ellos. La propuesta es algo arriesgada, y bastante innovadora, una suerte de pop-folk épico con mucho trombón y mucha percusión, narrando la historia de un niño de madera (woodkid) que pasa a ser de mármol, los cambios en la vida de las personas, crecer, etc, de una forma muy épica, con mucha imaginería fantástica, pero también delicada y sutil, gracias a su voz grave (a veces recuerda a Antony el de los Johnsons) y sus pasajes instrumentales más clásicos. Apoyado en escena por trío de vientos, dos percusionistas, samplers y teclados (existe la opción con orquesta pero no viene así aquí), así como por potentes visuales y juegos de luces, no dejará indiferente a nadie. Sus grandes éxitos Iron, Run Boy Run o I love You, son “must see” sí o sí.
Imagen de previsualización de YouTube

JAKE BUGG
Quién es ese tío que aparecía en letras grandes bajo The Killers y a la altura de Black Rebel Motorcycle Club? Pues ese tío es Jack Bugg, un chavalín jovencísimo que lo está petando en Reino Unido (su disco fue número 1) y cada vez más fuera (ya ha hecho una gira americana, Coachella incluída, ha anunciado otra y para otoño le toca gira larga por Europa). Su música es simple: cantautor de toda la vida, voz y guitarra más bajo y batería en escena. Su voz tiene algo (aparte de parecerse a la de Bob Dylan de joven) y sus canciones folk también. No parece que tenga la edad que tiene, todavía hay esperanza en la especie humana, y ya va presentando canciones de lo que será su próximo trabajo. Mientras tanto, para llenar repertorio, introduce versiones de Jimmy Hendrix o Johny Cash. Hay fe.
Imagen de previsualización de YouTube

I WAS A KING
La caída de The Child of Lov, uno de los proyectos más enigmáticos y atractivos del cartel del FIB 2013 nos llenó de tristeza (y la de J Roddy Walston ni te cuento), pero esa tristeza fue a menos cuando conocimos a los sustitutos, los noruegos I Was A King, una banda con cierta trayectoria pero prácticamente desconocida aquí. Aunque credenciales no les faltan, ya que han sido apadrinados por Robyn Hitchcock, al que han acompañado en más de una ocasión en directo. Y olvidándonos de padrinos y ciñéndonos a lo que son, I Was a King es una estupenda banda de pop clásico, que suena estupenda y que tiene canciones estupendas. Están preparando nuevo trabajo y ya han presentado alguna canción del mismo. Mientras tanto seguimos disfrutando de “You Love It Here”, su disco de 2012, con canciones tan inmediatas y agradables como Frozen Disease, Leave o Ferries.
Imagen de previsualización de YouTube

DEAP VALLY
Y desde Estados Unidos, un dúo que está dando mucho de que hablar y creando muchas expectativas ante su disco y su gira. Dúo de chicas, voz y guitarra + voz y batería, al estilo de muchas bandas de moda actuales. Haciendo el símil JackWhitesco, serían como unos White Stripes sin virtuosismos, sonando a a The Dead Weather. Crudas y directas, todo a base de potentes riffs y redondos estribillos, con presencia escénica y tablas adquiridas a base de su gira non stop desde el año pasado. El disco lo tienen ya casi preparado. Veremos qué tal funcionan en el escenario grande del FIB. Imagen de previsualización de YouTube

Ir al inicio de página...