Arab Strap y Violent Femmes en el Wintercase 2006

Reconozco que la velada de anoche era de esas que si no es porque tenía el abono, no hubiera ido. Sensación que continuó durante todo el concierto de Arab Strap. Porque ¿qué postura he de adoptar como público, ante una banda que no tiene el más mínimo interés por tocar en ese escenario ante mí? Hacía tiempo que no veía una actitud tan repelente: el cantante más preocupado por no perder de vista la cerveza que por cantar, fue incapaz de emocionar al más llorica, y la pose general fue perezosa y emparrada. Para ver un mal ensayo me quedo en casa. A decir verdad brillaron en algunos momentos, los más intensos, que fueron los menos. El resto fue tan aburrido que hasta ellos se aburrían. Sensación que pasó al público, convertido en un coro de palomos tordos entre tanto blablablá (algo que por cierto, empieza a ser habitual y por tanto, preocupante). En definitiva: Arab Strap, un horror. No se puede ser tan pretencioso cuando no pareces ni profesional. Afortunadamente la noche estaba a punto de dar un giro radical.

23 años han pasado desde que en 1983 viera la luz el primer disco de Violent Femmes, y fue precisamente “Blister in the sun”, el clásico inolvidable con que empezó su flamante concierto. Qué buena actitud (ellos sí tenían ganas, y supieron transmitirlas al público), y qué buenos músicos. Divertido y emocionante como pocos. Y un rosario de instrumentos de lo más variado: bajos de una sola cuerda, bajos de cuatro que suenan como guitarras de seis, percusión incansable y canciones arrolladoras. Increíble la cantidad de sonidos que es capaz de sacar el bajista (incluida una caracola de mar que sonaba a magia), y espectacular el saxofonista sexagenario que les acompaña. Reconozco de nuevo que nunca fui especialmente fan de los Violent Femmes. Ahora me arrepiento de no haber disfrutado en su tiempo de ese folk-rock de impacto que practican, que por momentos me hizo recordar gratamente el pasado concierto de Springsteen en Valencia. Y acabaron con un bis de “Gone daddy gone” que ya fue la monda. Menos mal que tenía el abono y fui.

vfemmes.jpg

Por lo demás lo de siempre: organización desorganizada (los de la puerta no sabían la diferencia entre abono y entrada), demasiada gente, y la sensación de que todo el mundo ha ido de gorra menos tú. 

Mañana sábado, Maxïmo Park y The Spinto Band. Ganas les tengo a ambos, sobre todo a los primeros, que mucho tienen que haber cambiado para que no me sigan pareciendo de lo mejorcito que hoy por hoy puede pisar un escenario. Ya os contaré.

Ir al inicio de página...

Comentarios:

Por cierto, la foto no es de ayer, es “prestada” de su web… que lo sepais.

Lo dijo Acid Queen el 17.11.2006 a las 03:25

Pues por un lado me sabe mal lo de Arab pero por otro me alegro, ya que quería ir pero he preferido comprarme la entrada del sábado, espero que no me decepcionen….

A Violent Femmes no los conozco, ¿son de esos grupos como Juliette que no te los pondrías en casa pero que a los conciertos los seguirías por todo el mundo?

Lo dijo La gatita norte el 17.11.2006 a las 08:30

No, estos son mejor, porque tienen cuatro o cinco temas que conoces de sobra y te gustan, pero que no sabes que son de ellos…

Lo dijo Acid Queen el 17.11.2006 a las 10:02

ji,ji,…jo,jo,jo,…. JA,JA,JA,JA,JA

Lo dijo Kramp el 17.11.2006 a las 12:14

A mi varias canciones de los Arab me gustaron. Si que es verdad que había un poco de pasotismo, pero yo creía que eran así de normal. Como ya iba prevenido contra ello, no me parecieron malos.

Y en cuanto a lo del público maleducado, pues ayer me enteré de la clave.
No tenemos razón, la culpa no es del público, sino de los músicos que tocan bajito.
O al menos esa era la explicación que le daba un adepto del “drama” a su novia “fabrica-porros”, cuando esta se quejó de lo que hablaba la gente.

Lo dijo bidelo el 17.11.2006 a las 13:48

Kramp aún se ríe del profesor Bacterio que tocaba guitarritas minúsculas y recogedores de césped.

Lo dijo bidelo el 17.11.2006 a las 13:50

El caso es que los Arab Strap tuvieron sus momentos de sonar bien pero es que la desgana era tremenda (como no los había visto antes desconozco si es marca de la casa). Violent femmes me encantaron y se notó la diferencia en la audiencia que estaba totalmente entregada. Como se agradecen esos buenos músicos en edad de prejubilación disfrutando con lo que hacen! (sin tanta pose, peinadito y actitud “moderna”).

Lo dijo farrah, pasando por aquí el 17.11.2006 a las 21:14

Deja tu comentario...