20 años de “Sign ‘O’ the Times”

prince.jpg

Los 80 son de Prince”, dijo Bowie en una de esas performances de mecenas-gurú que tanto gusta hacer. Posiblemente tenía razón, porque pocos músicos han dado semejante rosario de obras arriesgadas, rompedoras y decisivas para, en este caso, la evolución de la música negra.

20 años hace desde que Prince publicó, “Sign ‘O’ the Times”. Un doble álbum al estilo del “White Album” de The Beatles, el “Songs in the key of life” de Wonder, o el “Exile on Main Street” de los Stones, todas ellas maravillas dobles de la historia del pop.

“Sign ‘O’ the Times” aglutina lo mejor de Prince. Por una parte bebe de los clásicos imprescindibles, de Little Richard o James Brown a Parliament, pasando por Sly & The Family Stone y Hendrix, y por otra, centrifuga todos esos sonidos por la vía psicodélica, hasta crear una marca propia y ecléctica, con ejercicios interpretativos de primer orden (fantásticas “It” y “Strange Relationship”). No falta el delicioso flower pop (“Starfish & Coffee”, y esa percusión arrastrada que suena del revés entre coros desdoblados de intensos colores, o la encantadora “Forever in my life”), el electrofunk (“Sign ‘O’ the Times”, un medio tiempo de alta tensión e historias de decadencia urbana). Contiene misticismo rebosante (la arrebatadora “The Cross” es puro Hendrix de fin de siglo, en pleno acto de fe), rabioso power pop (“Play in the sunshine”, con la mente sucia marca de la casa), y rock con actitud (la efectiva I Could Never Take The Place Of Your Man”). Y por supuesto, una buena dosis de funk en estado puro e irresistible (la electrificante “Housequake”, la arrogante It’s Gonna Be A Beautiful Night”,o la bellísima y ardiente balada, “Adore”). Hasta tiene p-funk blanqueado con ingenio, para todos los públicos (“U got the look”, con una espectacular Sheena Easton de invitada). 

Una producción visionaria del propio Prince, sofisticada y llena de arreglos juguetones y sonidos furtivos, completa una obra única que supuso el techo creativo de su autor, y que hoy, 20 años después, sigue estando considerada entre las más revolucionarias e influyentes. Y lo que es mejor: no ha perdido un gramo de vigencia, y sorprende y engancha como el primer día.

Ir al inicio de página...

Comentarios:

Para acabar cantando en la final de la Super bowl…

Lo dijo Chema303 el 13.02.2007 a las 14:44

Qué honor para la Super Bowl, sí…

Lo dijo Acid Queen el 13.02.2007 a las 14:51

Dios, es que ese disco es muy bueno. ¡Pero qué bien suena “Starfish & Coffee”. Y “The Cross”. Mucho temazo suelto en este disco, sí señor.

Acabaría cantando en la Super Bowl, pero se llevó el premio a la gira más lucrativa el año pasado…

Lo dijo Sr. Crus el 13.02.2007 a las 15:31

no pueden dejar de nombrar a ”the ballad of dorothy parker” y ”if I was your girlfriend”, para mi gusto las mejores canciones del disco, y tampoco ”hot thing”, que tiene una versión remixada in-cre-i-ble en el disco ”ultimate” del 2006
saludos

Lo dijo bob george el 17.03.2007 a las 08:04

Deja tu comentario...